Nikko

En la Prefectura de Tochigi, 150 kilómetros al norte de Tokio, está Nikko, ciudad declarada Patrimonio de la Humanidad por la belleza arquitectónica de sus templos y santuarios y la naturaleza que los rodea.

Para no perderte ninguno de los lugares imprescindibles de Nikko, te recomendamos una excursión guiada desde Tokio.

¿Qué ver en Nikko?

Nikkō Tōshō-gū

Es el santuario más importante y fue construido en 1636 en honor de Ieyasu Tokugawa, quien está sepultado allí. Por su arquitectura y decoración es uno de los más exuberantes de Japón.

Más de doce edificios y 5100 esculturas talladas en madera se distribuyen en un hermoso bosque. La mayoría de los salones están decorados con brillantes colores y sus techos cubiertos con hojas de oro. Para su construcción y ornamentación trabajaron 15.000 artesanos y se usaron dos millones y medio de hojas de pan de oro.   

No dejes de ver en el santuario:

  • Omotemon, la puerta de entrada, custodiada por dos deidades.
  • Gohonsha, el santuario principal.
  • Pagoda de cinco pisos "Gojunoto".
  • Las famosas esculturas "Tres monos sabios" (Establo Shinkyusa), "Elefantes de Sozonozo" y "Dragón llorando" (Salón Honjido)
  • Establo sagrado "Shinkyusha".
  • Los Tres Sanjinko (Almacenes Sagrados), "Kamijinko" "Nakajinko" y "Shimojinko".
  • Camino "Kamishindo", con 37 toro (linternas de piedra).
  • Mausoleo de Tokugawa Ieyasu.

IMPORTANTE: el templo está en remodelación hasta el 2024. La famosa torii Yomeimon y algunos edificios no están abiertos al público actualmente.

Templo Rinno-ji

Es el templo budista más importante de Nikko. El gran complejo fue fundado en el siglo VIII por el monje que introdujo el budismo en Nikko.

Para ver en Rinno-ji:

  • Sanbutsudu, el edificio principal, donde hay tres estatuas de madera cubiertas en oro de Amida, Senju-Kannon y Bato-Kannon.
  • Casa del Tesoro, museo con colecciones relacionadas con el Budismo y el clan Tokugawa.
  • Shoyoen, un pequeño jardín japonés.

Santuario Futarasan

Fue fundado en el 782 por Shodo Shonin, el mismo monje que fundó Rinno-ji. Está dedicado a las deidades de los tres Montes Sagrados: Nantai, Nyoho y Taro.

El complejo está formado por varios santuarios, jardines y bosques de árboles sagrados.

¿Qué más ver en Nikko?

  • Shinkyo, el "Puente sagrado", uno de los tres puentes más bellos de Japón. El puente actual fue construido en 1636, aunque se cree que había uno mucho más antiguo en ese lugar.
  • Abismo de Kanmangafuchi, una zona de cascadas y rápidos sobre el río Daiya, que parte del Puente Shinkyo. El sendero que corre a lo largo del río está jalonado por unas 70 estatuas del bodhisattva Jizo, deidad protectora de los niños.
  • Villa Tamozawa, de 1899. Tiene 4500 m2 y 106 habitaciones y era residencia de verano de la familia imperial.

Visita Nikko

La visita a Nikko es una excelente oportunidad para aprender acerca de la cultura y las tradiciones de Japón. Te recomendamos hacer este paseo en compañía de un guía experto de habla hispana para aprovechar la visita al máximo.

En nuestro recorrido privado por los templos y santuarios de Nikko visitaremos la zona sagrada de Sannai. Allí descubriremos el santuario Tōshō-gū, el santuario Futarasan, el Mausoleo Taiyuinbyo y el Templo Rinnō-ji.

¿Cómo llegar a Nikko?

Si prefieres llegar por tu cuenta, las mejores opciones son:

La más simple y barata: tren línea Tobu desde Asakusa a estación Tobu en Nikko. El viaje dura 2 horas y cuesta tren 1360 JPY (11,12 € - 12 usd). Tobu ofrece el "Nikko City Area Pass" que incluye el viaje en tren, autobuses locales en Nikko y las entradas a los templos por 2670 JPY(21,80 € - 23,50 usd)

La más rápida: tren Shinkansen (Tren Bala) desde Ueno hasta Utsonomiya y ahí combinación con línea JR Nikko. En total es un poco menos de dos horas. Necesitas JR Pass para el Shinkansen.

Santuario sintoísta ubicado en la ciudad de Nikko