Tokio

Menú

50 cosas que ver y hacer en Tokio

Tokio es un destino que se vive, principalmente, en el sinfín de experiencias que te llevan a sumergirte en su cultura. Claro que la ciudad tiene sus imprescindibles y no debes perdértelos. Pero esas pequeñas delicias como atravesar el cruce peatonal más transitado del mundo o dormir en un hotel cápsula, son las que terminan convirtiendo tu viaje en algo incomparable.

Y como Tokio es tan atractiva como inmensa, hemos preparado esta lista con 50 cosas imperdibles para ver y hacer que te simplificará mucho la tarea de organizar tu recorrido por la ciudad. ¡Vamos por ellas!

1. Visitar el famoso mercado de pescado de Tsukiji. Ya no hace falta que madrugues para intentar ver las famosas subastas, porque ahora se realizan en otro lugar. Lo que nos lleva a que también debes…

2. Ver las subastas del mercado de Toyosu, el nuevo mercado de pescados más grande del mundo. Podrás asistir al espectáculo desde las plataformas preparadas para ello.

3. Subir a la Skytree, la torre más alta de la ciudad. Para disfrutar de excelentes vistas en sus miradores.

4. Pasear por las tiendas de electrónica de Akihabara. Las más importantes se encuentran en Chuo dori, la calle principal. Y las de imperdible estilo retro, en sus alrededores.

5. Conseguir algún accesorio curioso en Takeshita-dori, una de las calles emblema de Harajuku, el barrio de las Lolitas y los cosplayers.

6. Avistar monos en libertad en el Parque de los Monos. Está en el Monte Takao, una montaña natural con un paisaje encantador, a la que puedes subir en teleférico o telesilla. Una de las excursiones más recomendables para hacer en Tokio.

Monte Takao - Tokio

7. Descubrir los Jardines Orientales del Palacio Imperial. Son bellísimos. Eso sí, piénsalo dos veces si tienes planes de apuntarte en la visita guiada al interior del Palacio: ¡se ha ganado la fama de ser la más aburrida de Tokio!

8. Perderte en la noche de Shinjuku. Para conocer los pachinkos, el barrio rojo de Kabukicho y los idol cafés. Si reservas un tour nocturno el guía puede serte de gran ayuda para descubrir los mejores lugares.

9. Visitar los Golden Gai, los bares diminutos de Shinjuku. Son tan pequeños, que la mayoría de ellos solo tiene espacio para cinco o seis comensales. Pueden tener un aspecto algo desvencijado, pero gozan de gran popularidad, sobre todo entre artistas e intelectuales.

10. Explorar todo lo que Kabukicho tiene para ofrecer: los love hotels, la estatua gigante de Godzilla y los bares temáticos como el Robot Restaurante. ¡Nunca te cansarás de recorrer este lugar!

11. Disfrutar de una de las mejores vistas del monte Fuji. No tienes que alejarte demasiado de Tokio, y durante el camino es imposible no cruzarse con estampas del Japón más tradicional y auténtico. Puedes apuntarte a esta excursión a Hakone y el Parque Nacional Fuji que te lo pone todo realmente fácil.

12. ¡Comer ramen! Puedes hacerlo en la Ramen Street, dentro de la Estación de Tokio, donde hay más de una decena de locales especializados. Debes hacer el pedido y pagar en una máquina, todo en japonés. Por suerte hay imágenes que sirven de orientación para saber lo que estás pidiendo. Pero en verdad no importa demasiado. ¡Todos son riquísimos!

Ramen - Tokio

13. Visitar un karaoke. ¡Claro que sí! No puedes dejar de vivir esa auténtica experiencia nipona en la capital de Japón.¿Qué tal en un piso 47 con toda Tokio a tus pies? Es la propuesta del Karaoke47 del Keio Plaza Hotel.

14. Conocer el Daibutsu, el Gran Buda de Kamakura. Tiene 13,5 metros de altura y es el segundo más alto de Japón. Kamakura es una ciudad preciosa, con importantes templos rodeados de naturaleza salvaje. Puedes reservar una excursión guiada y meterte de lleno en la apasionante historia del lugar.

15. Revivir la magia del pinball en los famosos pachinkos, mezcla de los pinball tradicionales y videojuegos.

16. Ver la Estatua de la Libertad. No, no nos confundimos de post. Sabemos que estamos hablando de Tokio y no de NY, pero en Odaiba los tokiotas tienen su propia Estatua de la Libertad. Ver para creer.

17. Visitar el parque de atracciones más antiguo de la ciudad: el Hanayashiki Park. Tiene muchas atracciones divertidas con el inconfundible toque oriental y retro.

18. Cruzar el Rainbow Bridge para llegar a Odaiba, uno de los mayores centros de entretenimiento de Tokio. Si quieres recorrer la isla en compañía de un guía experto, puedes apuntarte a este tour privado por la ciudad.

19. Disfrutar de las vistas desde el edificio el Gobierno Metropolitano. Tienes dos miradores para elegir: el de la Torre Sur, abierto hasta las 17:30 h o el de la Torre Norte, que cierra a las 23:00 h. ¡Ambos son gratis!

20. Fotografiar la modernísima torre de Tokio desde el tradicional templo Zojo-ji. El contraste entre las dos construcciones es uno de los más famosos y fotografiados de la ciudad.

Torre de Tokio

21. Asolearse en la playa artificial de Odaiba. Pero no intentes meterte al agua: ¡es de tan mala calidad que está prohibido hacerlo!

22. Revivir las míticas escenas de Lost in Translation en el Park Hyatt Hotel. Puedes tomar algo en el New York Bar, en un piso 52 y con alucinantes vistas de Tokio. En el bar hay música de jazz en vivo todas las veladas. De lo más elegante para ver y hacer en esta lista.

23. Morir de amor en el museo Ghibli. Recuerda reservar las entradas con tiempo, ¡no te arriesgues a quedarte afuera!

24. Y si eres fan de Miyazaki, tampoco te pierdas el reloj que diseñó para el edificio de televisión NTV. Tiene un espectáculo de luces y sonido a las 12:00, 15:00, 18:00 y 20:00 h.

25. Tomarte una fotografía frente al farolillo gigante del templo Sensoji. El desafío será hacerlo sin que nadie más entre en el cuadro. ¡Siempre está lleno de gente!

26. Internarte en el Japón más auténtico con una visita a Matsumoto, un destino fuera del circuito turístico clásico. Allí encuentras un impresionante castillo negro conocido como el Castillo del Cuervo y un santuario sintoísta en una arboleda junto al río.

Matsumoto - Tokio

27. Comprar un Ningyo Yaki en Nakamise Street. Es el recuerdo más típico de Asakusa. Se trata de una torta dulce hecha con pasta porotos. Sí, no es el clásico dulce occidental, pero vale la pena probarlo.

28. Relajarte en los jardines Hama Rikyu, unos de los más bonitos de la ciudad. Puedes llegar hasta ellos con un crucero fluvial desde Asakusa u Odaiba.

29. Descubrir los mejores lugares para vivir el hanami, la floración de los cerezos. Bueno, está bien, te damos algunas pistas: el parque de Ueno, el Sumida, el Shinjuku y los jardines de Chidorigafuchi son excelentes opciones. También puedes hacer un tour privado para que una guía experta te los descubra la lista completa de rincones de ensueño. Ten en cuenta que el hanami solo dura unos pocos días en el año, así que deberás estar muy atento a las fechas para no perdértelo. 

30. Ir a probar dulces al mercado de la calle Ameyoko. Las frutas bañadas en chocolate son una opción no demasiado exótica pero sí muy popular allí.

31. Pasear un domingo a la tarde por Akihabara, cuando su calle principal se hace peatonal.

32. Suspirar frente a los majestuosos edificios de Ginza. Puedes disfrutar las vistas desde el Kiriko Lounge, la zona de descanso del Tokyu Plaza Ginza, un maravilloso edificio acristalado.

Ginza - Tokio

33. Ir de compras al gran centro comercial DiverCity. Y fotografiarte junto al gran Gundam en su puerta o tomar algo en el Gundam Café.

34. Despreocuparte en tu llegada al aeropuerto con un servicio de asistencia en español. Puedes contratarlo para Narita o Haneda y hace tu llegada la mar de sencilla y relajada.

35. Probar el tofú servido de mil y una formas en Sorano. Un pequeño y bonito restaurante en Shibuya, con mesas privadas, una ambientación estupenda y precios razonables (para Tokio).

36. Subir a la noria Daikanransha. Con sus 115 metros de altura fue durante mucho tiempo la más alta del mundo.

37. Vivir la esencia de los spa japoneses en Oedo Onsen Monogatari. Por si te lo estás preguntando, la experiencia incluye vestir a la manera nipona tradicional, baño de pies, masajes, baño termal, comidas típicas y paseo por un bellísimo jardín.

38. Conocer el Roppongi Hills, un modernísimo complejo de apartamentos, oficinas, restaurantes, tiendas y ocio. Allí no dejes de subir al mirador de la torre Mori. Es uno de los mejores de la ciudad.

Torre Mori - Tokio

39. Llegar hasta la región de los Cinco Lagos, al pie del Monte Fuji. Si te pierden los paisajes naturales de Japón, no puedes perderte esta excursión a los Cinco Lagos, en la que ves también el precioso pueblo rural de Iyashi no-Sato, con casitas tradicionales de techos de paja envueltas en naturaleza pura.

40. Probar los dorayaki. Dos bizcochos redondos rellenos de judías confitadas... ¡Ya dijimos que los dulces japoneses son así!

41. Dormir en un hotel cápsula, como el moderno Nine Hours Akasaka. Para viajar al futuro en sueños.

42. Atreverte al cruce de Shibuya, el más transitado del mundo, con cinco sendas peatonales. Y si quieres quedarte un rato mirando el caos organizado de su tráfico peatonal, siéntate en el Starbucks. Tiene una panorámica perfecta.

43. Acercarte a la estatua de Hachiko, ubicada entre el cruce y la estación Shibuya. Se trata del famoso perro fiel que esperó a su amo a la salida de la estación durante más de nueve años. Sí, es el de la peli con Richard Gere.

44. Visitar el santuario Meiji Jingu un domingo. Para ver alguna pareja sintoísta casarse en una ceremonia típica.

45. Descubrir los santuarios de Nikko, uno de los centros de peregrinación sintoísta y budista más importantes de Japón. Para simplificar la escapada, puedes sumarte a un tour con los traslados incluidos.

Santuario de Nikko - Tokio

46. Intentar no perderte en la estación Shinjuku, la más transitada del mundo. Con sus más  de 200 salidas y 36 andenes, cumplir con este punto será todo un desafío.

47. Fotografiarte junto a la escultura con las letras Love que se encuentra muy cerca de la estación de Shinjuku. Es una de las cosas más típicas para hacer en el barrio, sobre todo si estás en pareja. 

48. Admirar con los contrastes de Tokio. Los impresionantes rascacielos se elevan en Tokio junto a templos en los que aún se conservan tradiciones milenarias. Si sabes dónde mirar, te sorprenderás con estos contrastes y llegarás a lo más profundo de la idiosincrasia tokiota. Muy recomendable hacer un recorrido junto a un guía experto que pueda descubrírtelos.

49. Sorprenderte con la belleza de la Estación Central de Tokio, de clara influencia occidental. Imposible no enamorarse de su cúpula.

50. Descubrir el mundo kawaii que existe bajo la estación. En la Tokio Character Street, localizada en la primera avenida de la Estación de Tokio. Llegas tomando las escaleras hacia el subsuelo en la salida norte Yaesu de la estación.

Viaja más, por menos dinero

Suscríbete a nuestra newsletter y recibe descuentos y ofertas personalizados.


15

tours en Tokio desde

Ver todos