Itinerario y ruta de 2 días por Lisboa

Esta ruta de dos días por Lisboa te ayudará a planificar tu viaje. Todos los sitios están marcados en nuestro mapa, por lo que podrás ubicarlos sin problemas.

Es recomendable contratar tours con los que ahorrarás tiempo y  aprovecharás más tus visitas, ya que los guías especializados te explicarán a fondo la historia y detalles de cada lugar.

Si consultas cuáles son los mejores barrios para alojarte, verás que el centro histórico es una de las mejores opciones, porque muchas de las atracciones están en esa zona.

Día 1 de Ruta por Lisboa

Nuestro primer día ruta por Lisboa comienza en la Plaza de los Restauradores, ubicada al inicio de la Avenida da Liberdade, frente a la estación Rossio, donde se emplaza el obelisco conmemorativo de la Independencia de Portugal.

A un par de manzanas de los Restauradores está la Plaza Rossio, corazón de la ciudad, en cuyo centro se alza la estatua de D. Pedro IV. En uno de los lados de la plaza veremos el Teatro Nacional Doña María II, inaugurado en 1846, y el Café Nicola, uno de los más tradicionales de Lisboa, donde podremos aprovechar para comprar alguno de los deliciosos cafés que producen.

Seguiremos hacia la Plaza Figueira, a pocos pasos de Rossio, donde está la estatua ecuestre de Juan I, y frente a la cual se ubica la confitería más antigua de Lisboa, la Confeitaria Nacional. Es una buena oportunidad para probar su Bolo Rei, de receta secreta.

Volveremos a la Plaza del Rossio para descender por la Rua Augusta. En el camino a la plaza pasaremos por la Casa Macario, fundada en 1913, donde, dicen, se vende el mejor vino Oporto del país, además de otras bebidas de alta calidad, café y chocolate. 

Siguiendo por la Rua Augusta llegaremos a la Plaza del Comercio, la más importante de Lisboa. En uno de los lados de la plaza se alza el Arco da Rua Augusta, uno de los monumentos históricos de la ciudad.

Caminaremos por la Rua do Arsenal, pasando frente al Ayuntamiento, hasta la Rua Nova do Almada. Subiendo por esa calle apenas unas manzanas estaremos en el Chiado, el elegante barrio lisboeta.

Sobre la Rua Garret están las mejores tiendas, restaurantes y bares tradicionales, entre ellos el Café A Brasileira, de 1905. En su terraza está la famosa estatua de Fernando Pessoa del escultor Lagoa Henriques.

Volveremos por Rua Garret hasta Rua Nova do Almada y unas pocas manzanas al norte encontraremos el Elevador de Santa Justa, sobre Rua do Ouro, que une La Baixa con el Barrio Alto. Desde el último nivel podremos dirigirnos a la terraza, para tener una espectacular vista de la ciudad.

 

Llegaremos hasta el Mirador da Graça, para completar nuestro panorama de Lisboa y el Tajo. Allí podremos aprovechar para almorzar y tomar un descanso.

Después de almorzar visitaremos el Castillo San Jorge y sus hermosos jardines, con espectacular vista al Tajo.

Bajando por la Rua de Santa Cruz do Castelo y Rua da Saudade llegaremos a la Catedral de Sé donde, además de apreciar su interior, tendremos oportunidad de visitar el Tesoro y ver sus colecciones.

Podemos dedicar el resto de la tarde a recorrer Alfama y luego cenar en alguna de las muchas casas de fado que hay en el barrio.

Día 2 de Ruta por Lisboa

Comenzaremos nuestro Día 2 de ruta por Lisboa visitando la Torre de Belém, del siglo XVI, ubicada a orillas del Tajo. Originalmente una torre de defensa, fue más tarde el punto desde donde partieron muchas de las expediciones portuguesas hacia otros continentes.

Hacia el este, por la misma Avenida Brasilia, se encuentra el Monumento a los Descubrimientos.

 Luego cruzaremos la Praça do Imperio para dirigirnos al Monasterio de los Jerónimos, de 1502, en cuyo interior se encuentran las tumbas de portugueses ilustres.

A poca distancia de aquí se encuentra la Pastelería Belem. Aprovecharemos para comprar los pasteles cuya receta permanece en secreto desde hace siglos.

Desde aquí nos dirigiremos andando hasta el Puente 25 de Abril, uno de los puentes colgantes más largos del mundo. Los autobuses 52 y 53 cruzan el puente, así que tomaremos alguno de ellos para recorrerlo y admirarlo.

Al  llegar al extremo de Almada visitaremos el Santuario de Cristo Rei, que se encuentra muy próximo a la salida del puente. Es una corta caminata desde el puente hasta Alto do Pragal, emplazamiento del Santuario.

Después de visitar el santuario podemos ir en autobús hasta la Costa da Caparica, para almorzar y pasar la tarde disfrutando de su playas, la Laguna de Albufeira o el parque Arriba Fosil. 

¿Tienes más días?

Si tienes más días, te recomendamos muy especialmente que vayas a  Sintra, una fantástica villa a poco más de 30 kilómetros de la ciudad, con mucho para recorrer. Vale la pena conocer sus palacios, playas, y el Parque Natural Sintra-Cascais.

Cascais, también a la misma distancia, es otro hermoso lugar con bellas playas y un muy interesante casco histórico, que invita a perderse por sus callecitas.