Monumento a los Descubrimientos

El Monumento a los Descubrimientos se encuentra a orillas del río Tajo, muy cerca de la Torre de Belém y el Monasterio de los Jerónimos. Se trata de una construcción de 1960 que fue inaugurada para conmemorar los 500 años del fallecimiento de Enrique el Navegante.

Se puede subir hasta la cima para tener una de las vistas panorámicas más atractivas de la ciudad. Se llega por ascensor hasta el sexto piso y luego por escalera hasta el punto más alto del monumento.

1940 - Origen del monumento

Cuando en 1940 se realizó la Exposición del Mundo Portugués, se decidió montar los pabellones en Belém, a orillas del río Tajo, en el lugar desde donde partían los barcos de las grandes expediciones ultramarinas.

Se levantaron varios pabellones alrededor y en las cercanías de la Plaza del Imperio, entre ellos el Pabellón de los Portugueses en el Mundo, el Pabellón de Honor y de Lisboa, el Pabellón de los Descubrimientos y otros relacionados con la vida cotidiana. En el centro de la plaza se alzaba la Fuente Monumental.

Casi todos los pabellones se demolieron una vez finalizada la Exposición Mundial. Sólo se conservaron el Museu de Arte Popular y el Monumento a los Descubrimientos, en ese momento construido en madera, que había sido diseñado por el arquitecto Cottinelli Telmo y el escultor Leopoldo de Almeida.

El Monumento actual

En 1960, para conmemorar los 500 años de la muerte de Enrique el Navegante, se reconstruyó en hormigón el original de madera de la Exposición Mundial.

El monumento tiene 56 metros de alto y 20 de largo. Su forma representa una carabela estilizada. El mástil tiene dos escudos de Portugal en cada una de sus caras.

La figura del Infante D. Enrique, de 9 metros de alto, se alza en la proa, seguida por numerosos personajes ligados a la Era de los Descubrimientos, así como también reyes, navegantes, cartógrafos y artistas. Son en total 33 figuras de 7 metros de alto cada una, entre las que se encuentran Alfonso V, Vasco da Gama, Pedro Álvares Cabral y Luis de Camoes (poeta), entre otros.

Entre los símbolos representados están la bandera, el padrao (una piedra monumental que se usaba para indicar que un territorio era posesión portuguesa), la espada, el cuadrante y el astrolabio.

En la explanada de acceso hay un mosaico de una gran rosa de los vientos, con un planisferio en el centro. Fue diseñada por el arquitecto Cristino da Silva como regalo de la República de Sudáfrica. Por su tamaño, la verás mucho mejor desde la cima del monumento.

Monumento a los descubrimientos

Horario: 

Entre octubre y febrero: de martes a domingo de 10:00 a 18:00 horas.

Entre marzo y septiembre: de martes a domingo de 10:00 a 19:00 horas.

Precio: 

General: 4€.

Reducida: 2€.

Menores de 12 años: gratis.

Dirección: 

Av. Brasília, 1400-038 Lisboa.

Teléfono: +351 21 303 1950

Cómo llegar: 

Tranvía: 15, parada Mosteiro Jerónimos.

Autobús: 728, parada Mosteiro Jerónimos.