De aldea a capital de un reino

Durante le Edad Media Lisboa superó guerras, temblores y pestes para convertirtse en una potencia comercial marítima.

Origen de Lisboa

La Península Ibérica estaba ocupada por los cartagineses, quienes tenían un asentamiento en la colina del Castillo San Jorge llamado Olissipo. Fueron desplazados por los romanos en el 206 AC, pero no fue hasta el 138 AC que Olissipo pasó a formar parte del Imperio Romano. Se levantaron murallas alrededor de la ciudad para evitar las incursiones de tribus lusitanas, se le dio el nombre de Olisipo Felicitas Julia y categoría de ciudad romana.

Después de la caída del Imperio Romano, distintas tribus intentaron apoderarse de la Península Ibérica, entre ellas las de los alanos, los germanos y los hunos.

En el siglo V parte de la Península Ibérica fue invadida por los visigodos, que establecieron su corte en Toledo. Lisboa, que estaba en manos de los suevos y era llamada Ulixbona, fue también anexada en el siglo VI. Aunque perdió su influencia política, continuó siendo una de las ciudades comerciales más importantes de la región.

Edad Media

En el 711 los moros invadieron la Península Ibérica y tomaron la ciudad en el 714. Bajo el dominio árabe volvió a ser una potencia comercial y administrativa y el puerto por el que pasaba todo el comercio con el norte de África.

Se convirtió en la ciudad más grande de Europa y era llamada Al-Ushbuna. Se construyeron nuevas murallas, una mezquita, un castillo (que luego sería el Castillo de San Jorge), una medina y un alcázar. También la agricultura mejoró con un nuevo sistema de riego.

Cuando el Califato de Córdoba se dividió en el 1031, también lo hizo la Península Ibérica. El reino de León recibió el entonces Condado de Portugal, que en el 1139 se independizaría como Reino de Portugal.

En el 1147 un ataque cruzado logró tomar la ciudad, que fue destruida. Miles de musulmanes fueron masacrados. En el 1150 el rey Alfonso I de Portugal mandó construir una iglesia sobre las ruinas de la gran mezquita. Esta iglesia es la actual Catedral de Santa María.

Los siglos XII y XIII fueron de gran crecimiento para la industria naval y se creó el primer barco capaz de navegar por el océano. Esto les dio a los portugueses superioridad sobre otras ciudades comerciales y el control de todo el sur de España y los mercados europeos occidentales y orientales.

En el 1256 el rey Alfonso III trasladó la capital del reino desde Coimbra a Lisboa.

Entre el 1290 y el 1404, se registraron más de 10 terremotos de variada intensidad en Lisboa, que destruyeron parcialmente algunos edificios. En el 1333 se produjo una gran hambruna y una epidemia de Peste Negra en 1348. Estos desastres diezmaron la población, destruyeron el comercio y condujeron a protestas sociales varias.

Entre 1383 y 1385 se produjo una guerra civil en la cual la burguesía de Lisboa, compuesta por los más ricos y poderosos comerciantes, venció a la nobleza de Castilla, entonces reinante, y estableció la dinastía de los Avís.

Los principales edificios medievales se construyeron durante esta dinastía, y también la Universidad. Lisboa se convirtió en un centro comercial marítimo de la misma categoría que Venecia, Génova y las ciudades del Báltico. Con la toma de Ceuta en 1415 tomaron total control del Estrecho de Gibraltar y el Mediterráneo.