30 cosas que ver y hacer en Lisboa

Lisboa es esa capital abierta al mar, desde ella partieron numerosos navegantes en época de descubrimientos, por eso es símbolo de aventura y presagio. Por otro lado, sus antiguos y traqueteantes tranvías, sus edificios con fachadas repletas de azulejos y sus barrios antiguos donde en cada esquina resuenan los versos del fado, convierten a Lisboa en una de esas ciudades que cuando se conocen, no se olvidan.

Lisboa lo tiene todo. Echa un vistazo a sus imprescindibles, pero no te conformes solo con lo más importante y utiliza esta lista para encontrar la verdad oculta de Lisboa:

1. Una de las primeras cosas que tienes que hacer en tu viaje a Lisboa es ir a la Plaza de Comercio y disfrutar de su animado entorno. Fíjate en cómo se abre al mar a través de unas preciosas escaleras que te llevan hasta el Casi das Columnas.

2. Sube al Elevador de Santa Justa para llegar al barrio Alto, desde aquí disfrutarás de unas vistas magníficas a la Baixa, la Plaza de Rossio, la Plaza del Comercio y el Castillo de San Jorge.

3. El Elevador de Santa Justa te dejará en el barrio de Carmo, donde podrás ver las famosas ruinas del Convento del Carmo, de ahí que su tejado sea el mismo cielo. La imagen es digna de un buen post en Instagram.

4. Ve a visitar la Sé, que es la Catedral de Lisboa. Aprecia sus detalles, su austeridad y sus particularidades históricas a través de un tour por el centro histórico con atapa y copa de vino incluido.

5. Pasea por el barrio de Alfama. Se trata de uno de los barrios más bohemios de la ciudad, con serpenteantes callejuelas, fachadas y balcones encantadores, plazas muy tranquilas y obras de arte urbano. ¡No te lo pierdas!

6. Conoce el Castillo de San Jorge, una antigua fortificación musulmana reconquistada a mediados del siglo XII y convertida en Palacio Real. Si lo miras desde las colinas más altas de Lisboa, verás como sobresale recto y horizontal de entre las desordenadas callejuelas de la ciudad.

7. Recorre los principales miradores de Lisboa  y descubre las mejores y más románticas perspectivas de la ciudad. En nuestra lista de imprescindibles encontrarás enumerados nuestros favoritos.

8. Sube al tranvía 28 y ve parando en los puntos más interesantes de la ciudad. Este tranvía es un icono de la ciudad y su trayecto es histórico.

9. Pero si no te gusta viajar con tanta gente alrededor, contrata el autobús turístico para recorrer los puntos turísticos de la ciudad con más comodidad, aire acondicionado y audioguía.

10. No te puedes ir de Lisboa sin haber cenado en una taberna o un restaurante local mientras disfrutas del fado en directo. Este género musical es único en el mundo y te pondrá la piel de gallina. No te pierdas nuestra lista de recomendados, o bien contrata un tour con cena + espectáculo de fado, para dejarlo todo resuelto de antemano.

11. En la calle de la Baixa encontrarás un sinfín de espectáculos improvisados. Pasea por ella y déjate encantar por el ambiente de este lugar mientras te distraes en alguna de sus tiendas.

12. Y ya que hablamos de pasear... te recomendamos que vayas a caminar entre las pintorescas casas con bohardillas de Praça de Figueira. La plaza que las reúne es uno de los lugares con más ambiente de la ciudad día y noche.

13. Conoce la Street Pink, una calle rosa muy particular que causa estragos en la comunidad instagramer. La encontrarás en Rua Nova do Carvalho.

14. Ve al Monasterio de los Jerónimos y no te pierdas su iglesia y su hermoso claustro, para muchos, uno de los más bonitos en todo el mundo.

15. Ya que estás por la zona, ve a ver el Monumento a los Descubrimientos, construido en 1960 al margen del río Tajo para conmemorar los 500 años de la muerte de Enrique el Navegante.

16. En el barrio de Belén está también la famosa pastelería ‘Pastéis de Belém’, donde podrás probar sus famosos pastelitos que son fruto de una receta secreta del convento. Muchas confiterías han intentado imitar a estos pastelitos, pero lo cierto es que es una opinión bastante unánime que como los de Belém, no los hay en ningún sitio.

17. No te pierdas la Torre de Belém. Descubre su historia y fotografíala desde todas sus perspectivas. Se trata de uno de los monumentos más bellos de Lisboa.

18. Cuando estés en la torre, busca la gárgola del Rinoceronte. Cuando la encuentres, obsérvala bien, porque es protagonista de una leyenda muy particular que podrás leer en el apartado de la Torre de Belém de nuestros imprescindibles.

19. Cruza el Puente de Vasco de Gama, el segundo más largo de Europa con sus 12,3 km.

20. Para muchos, el puente 25 de abril es mucho más bonito. Este puente colgante está considerado como uno de los principales símbolos de Lisboa. La construcción de acero se extiende casi 2 km y realmente es una maravilla.

21. Ve a la Plaza del Rossio, siéntate en alguna de sus terrazas y disfruta de un entorno irrepetible. Está ubicado en la Baixa y destaca por la estatua de D. Pedro IV y el Teatro Nacional Doña María II.

22. En la Plaza del Rossio se podrás visitar el Café Nicola. Su fachada art déco y su particular historia le han convertido en el café más famoso de Lisboa.

22. Ve a la Rua Augusta para posar por el Arco del Triunfo de Lisboa, es una de las calles peatonales más emblemáticas de la ciudad.

23. Disfruta de la gastronomía de Lisboa yendo a alguna de sus tasquinhas del barrio de la Mouraria. En nuestra sección de qué comer encontrarás los platos más tradicionales. También puedes optar por contratar un tour gastronómico para que un guía te lleve a probar los mejores y más suculentos platos.

24. Si eres un nostálgico y tu momento del día favorito es el atardecer, ve a las orillas del Tajo y míralo desde aquí. Es una zona muy paradigmática porque desde aquí partieron muchos navegantes para explorar el mundo, por lo que es un símbolo de viaje y aventura.

25. Para ver arte moderno por doquier visita el Museo de Arte Contemporáneo Bernardo Collection. Aquí se encuentran obras míticas de Andy Warhol, Pablo Picasso, Salvador Dalí o Marcel Duchamp, entre otros.

26. Piérdete por el Chiado, el barrio conocido como el más bohemio del país, en muchas ocasiones, de hecho, se le compara con el Montmartre de París porque en el se reúnen artistas, pintores y músicos para tertuliar e inspirarse.

27. Escápate a Arrábida y el Cristo Rey. Un autobús te llevará a descubrir los tesoros de los alrededores de Lisboa, como lo son el Parque Natural de Arrábida y sus castillos medievales o el Cristo Rey, una enorme estatua a 28 metros de altura con un pedestal de 75 metros. También realizarás una cata de vinos en Bacalhoa, en una de las mejores bodegas de Portugal. ¿Qué más se puede pedir?

28. También puedes ir a Fátima, Nazaré y Óbidos. En Fátima encontrarás el famoso Santuario en el que ha habido supuestas apariciones de la virgen, de ahí que sea uno de los lugares más religiosos del mundo. Nazaré es un pueblo de pescadores muy pintoresco y en Óbidos te deleitarás con la esencia medieval portuguesa y una deliciosa cata de licores de la región.

29. Si disfrutas de los museos, ten en cuenta que los domingos son completamente gratuitos de 10:00 a 14:00 h. Echa un vistazo a nuestra sección de museos de Lisboa y decántate por el que más te guste.

30. Ve a Sintra y al Palacio da Pena con un tour muy completo en el que verás, entre otras maravillas, el Palacio Nacional, el Castillo dos Mouros, el Palacio de Monserrate, el Cabo da Roca y Cascais.