Dónde irse de tapas en Granada

Ir a Granada implica muchas cosas. Esta ciudad no solo vale para que te enamores de ella por su encanto histórico y sus entrañables callejuelas. Su gastronomía también es uno de sus puntos fuertes. Pero más allá de los platos tradicionales, hay algo que llama especialmente la atención y que forma parte intrínseca de la cultura del lugar: el tapeo.

Te lo decimos de una forma clara y concisa: si vas a Granada, tienes que irte de tapeo.

¿Por qué ir de tapeo en Granada?

¿Y por qué no ir? Si no vas, te perderás la oportunidad de sentarte después de un largo día de turismo, tomarte una cerveza bien fría, y disfrutar de las delicias gastronómicas de Granada a precio rata. Lo más interesante es que las tapas tienen a menudo el tamaño de una ración, por lo que, si vas a tapear por la noche, es probable que puedas cenar directamente en el bar: las tapas son completamente gratis, ¡lo que significa que solo pagarás por la bebida!

Lo bueno que tiene Granada es que ofrece calidad y opciones, a muy buen precio. Y el tapeo, con el tiempo, se ha convertido en un reclamo turístico importante: las terrazas se abarrotan de grupos de amigos, parejas y familias que van a disfrutar de unas deliciosas y generosas tapas y de una buena cerveza.

¿Dónde ir de tapeo en Granada?

Es aquí donde tenemos que hacer el esfuerzo. Empecemos por dónde no ir: El hecho de que el tapeo en Granada se haya convertido en algo tan típico, muchos establecimientos se han aprovechado para ofrecer productos de baja calidad, pero bastante más caros que en los lugares donde esta tradición aún pervive intacta.

Por lo general, te recomendamos que desconfíes de los bares que están alrededor de la Catedral, la Plaza Nueva o a lo largo de la Carrera del Darro. Los negocios que buscan llenarse el bolsillo a costa del tapeo y el turismo, huelen a leguas:

  • Fíjate en la publicidad que hacen, si es muy llamativa, duda.

  • Los precios son muy altos.

  • Mira el tipo de público que hay: normalmente despistados que han caído en las garras de la publicidad, y todos ellos suelen ser turistas, no hay locales.

  • Sigue tu instinto y mira las tapas que están consumiendo, si parecen de cartón, este no es tu sitio.

A continuación, te enumeramos una serie de bares de tapas de Granada que te garantizamos que son auténticos lugares de interés para disfrutar de esta tradición. Ten en cuenta que en algunos de ellos te pondrán la tapa que ellos quieran, y en otros podrás elegir tú la tapa de la carta o una pizarra.

Bodegas Castañeda

Bodegas Catsañeda es el lugar mítico de Granada por excelencia. Muchos dirían que es casi tan importante ir a la Alhambra como a este establecimiento. Siempre está lleno, por lo que es probable que tengas que esperar. Aquí te darán a elegir entre 4 o 5 tapas diferentes, y siempre hay arroz.

Precio: 2 cañas y dos tapas de arroz por 4,00 €

Dirección: calle Almireceros 1-3.

Los Diamantes

Es un lugar clásico de tapeo y está especializado en frituras de pescado y marisco. Siempre está a tope, pero no tardarás en encontrar un sitio para disfrutarlo. Recientemente abrieron uno en Plaza Nueva.

Precio: dos cañas y un platito de chocos por 4,40 €

Dirección: calle Navas 28, y Plaza Nueva 13

Bodegas la Bella y la Bestia

Aquí encontrarás las tapas más bestias del mundo, y por bestias entiéndase grandes. Te recomendamos que, si vas a este bar, vengas con hambre, porque saldrás sin ella. Las tapas aquí son fijas, lo cual significa que te irán trayendo las que vayan saliendo de cocina.

Precio: una cerveza vale 2,5 € y la tapa es colosal.

Dirección: calle Cárcel Baja, 14.

El Minotauro

En este bar destacan las roscas (que son bocadillos en forma de rosca), y todas las tapas, por si fuera poco, vienen acompañadas de patatas fritas y aceitunas. El ambiente es más juvenil y universitario y la decoración es muy original.

Precio: un tubo de caña con una rosa enorme por 2,20 €.

Dirección: Calle Imprenta 6.