Salobreña

Salobreña es una localidad ubicada en la Costa Tropical de Granada de una belleza indescriptible y un clima muy agradable. Se encuentra coronada por un imponente y bello castillo que corona este municipio como si fuera la guinda del pastel.

Breve historia

Se han descubierto vestigios arqueológicos que datan de la época del Neolítico, y los primeros asentamientos empezaron a aparecer en el tercer milenio antes de Cristo, que se dedicaban a la agricultura y ganadería. Los fenicios llegaron en el siglo XIII a.C., aunque la ciudad que fundaron, llamada Selambina, cayó en manos de los cartagineses después. Fueron los fenicios los que construyeron su famoso castillo.

Los romanos lo conquistaron todo en el siglo II a.C., de ahí que hayan sido numerosos los restos arqueológicos de esta época que se han encontrado por la zona. Salobreña pasó a ser una alquería a partir del 711, es decir, una comunidad rural ubicada en el territorio costero de Elvira. Fue entonces cuando se bautizó con el nombre de Shalubanya, del cual vendría su nombre actual.

La época musulmana acabó en 1489, y los musulmanes fueron relegados a las alquerías de las inmediaciones. Los Reyes Católicos dieron a Francisco Ramírez la alcaldía de Salobreña en recompensa por su conquista del lugar. El castillo de Salobreña, que albergó un palacio nazarí, tuvo importancia militar hasta el siglo XVIII. Fue en esta época cuando, al igual que en Nerja, se potenció mucho el cultivo de la caña de azúcar, y tras la Guerra de la Independencia, ya en el siglo XIX se importaron técnicas desde Cuba para esta industria que fomentó la economía del lugar.

Qué ver en Salobreña

  • Castillo de Salobreña: sin duda, es su principal atractivo turístico. Este castillo de origen fenicio, aunque fue reconstruido por los romanos y los árabes posteriormente, se encuentra en muy buen estado de conservación. Durante la época nazarí fue una cárcel real, una alcazaba y un alcázar. Tras la reconquista de Granada, se convirtió en una fortaleza cristiana. Subir al castillo es una obligación, no solo para contemplar sus almenas y su arquitectura, sino por las vistas que ofrece al pueblo y a Sierra Nevada.

  • Iglesia de la Virgen del Rosario: es de estilo mudéjar, y fue edificada en el siglo XVI sobre una antigua mezquita. Aunque se incendió en el siglo XIX, conserva muchos elementos de la original. No os perdáis la fachada de la puerta lateral: tiene unos preciosos azulejos árabes, así como tampoco podéis perderos su torre almenada.

  • Parque de la Fuente: es un parque muy verde con una gran variedad de flora y fauna. Es ideal para ir en familia: hay parques y se celebran un sinfín de actividades culturales, así como varios mercadillos en verano, en especial el que organizan cada martes y viernes.

  • El Peñón: se trata de uno de los lugares más emblemáticos de Salobreña, en él se han hallado restos arqueológicos de la época romana, y es un lugar ideal para pasar un día de playa, con aguas tranquilas y cristalinas, y un ambiente fresco y veraniego. Además, si subes a la cima del peñón, obtendrás unas vistas preciosas de la costa y el pueblo.

Salobreña - Granada

Cómo llegar: 

Coche: por la A-44 son 67 km, y el viaje ocupa 1 hora aproximadamente.

Autobús: la compañía ALSA tiene un servicio de autobuses que van desde la Estación de Autobuses de Granada hasta Nerja. El trayecto son 55 minutos aproximadamente.