35 cosas que ver y hacer en Berlín

Berlín está marcada a fuego por su pasado, y aún hoy puedes leer en sus cicatrices los detalles de su historia. Pero lejos de haberse quedado estancada en esa faceta turbulenta, Berlín se ha lanzado de manera decidida hacia el futuro y se ha convertido en una ciudad multicultural, vibrante y cosmopolita.

En cada esquina de Berlín puedes mirar hacia el pasado o hacia el futuro y encontrar algo interesante para experimentar.

En esta lista de 35 cosas para ver y hacer te damos los mejores consejos para que disfrutes de tu paso por la ciudad conociendo su costado más profundo pero sin perderte la diversión. Echa un vistazo a estos planes y vive Berlín como un local.

Y si todavía no los conoces, te invitamos a descubrir los 10 lugares imprescindibles de la ciudad. ¡Vamos!

1. Visitar la cúpula del Reichstag, el parlamento alemán. Desde allí tienes unas alucinantes vistas de la ciudad. No olvides reservar las entradas por adelantado, porque es un lugar muy concurrido.

Reichstag - Berlín

2. Averiguar qué hora es en la otra punta del mundo en el Reloj Mundial de Alexanderplatz.

3. Descubrir la cara más antigua de la ciudad en el barrio de San Nicolás. Puedes visitarlo junto a un guía dentro de un tour a pie por lo mejor de Berlín. Es una de las mejores actividades para hacer en la ciudad.

4. Caminar por los preciosos jardines de Luiseninsel. La isla se levanta en un riachuelo del Tiergarten, el parque público más famoso de Berlín.

5. Ver el impresionante altar de mármol y ónix de la Catedral de Berlín. Ya que estás allí, no te pierdas tampoco el imponente órgano: ¡tiene más de 7.000 tubos!

Catedral de Berlín

6. Visitar la mayor galería de arte al aire libre del mundo: East Side Gallery. Es un paseo por el arte y la historia todo en uno. El autobús Hop-on Hop-off de la ciudad te acerca de la manera más cómoda.

7. Descubrir por qué tiene ese nombre el Palacio de las Lágrimas. Como te imaginarás, la historia es triste. Puedes apuntarte a un tour de Berlín durante la Guerra Fría para develar este y otros enigmas de ese período clave de la historia de la ciudad.

8. Admirar la belleza de la Puerta de Brandenburgo y su Victoria conduciendo un carro tirado por caballos. Es el punto clave de Berlín.

9. Conocer una belleza egipcia. No, no nos hemos confundido de post. Es que en el Museo Nuevo encuentras el precioso busto de Nefertiti. No dejes de ir a verlo cuando visites la Isla de los Museos.

10. Disfrutar la cara verde de Berlín en bicicleta. Como la ciudad es muy llana, cualquiera puede disfrutar de ella sobre dos ruedas. Alquila una bicicleta o, mejor aún, apúntate a un tour guiado para que te lleven a hacer el mejor recorrido.

11. Recorrer en silencio el monumento al Holocausto. Tiene casi 3.000 bloques de hormigón que sirven de homenaje a los judíos exterminados por el régimen nazi. Es impactante.

Monumento al Holocausto - Berlín

12. Probar curryworst, las salchichas más típicas de Berlín. ¿Eres vegano? No hay problema, en Viasko (Erkelenzdamm 49) encuentras versiones veganizadas de este y otros platos típicos.

13. Mirar al horror a los ojos en el campo de concentración de Sachsenhausen. Si puedes hacer la visita junto a un guía experto, aprovéchalo, porque las instalaciones del lugar no están en el mejor estado de conservación y las explicaciones del guía te vendrán bien para entender lo que estás viendo.

14. Conocer las historias de los alemanes que se atrevieron a cruzar el muro con una visita al museo de Checkpoint Charlie.

15. Caminar por Unter den Linden, la calle principal de Berlín. Para disfrutar las tiendas, los restaurantes y sus famosos tilos. ¿Sabías que Unter den Linden significa “Bajo los Tilos” en alemán?

16. Probar las Berliner pfannkuchen. Estos dulces son tan tradicionalmente berlineses que llevan el nombre de la propia ciudad. En Bäckerei Siebert (Schönfließer Str. 12) vienen preparándolas desde 1906. Prueba las de arándanos: son especialmente deliciosas.

Berliner pfannkuchen de Berlín

17. Conocer los palacios más bellos en una escapada a Potsdam. ¿Te imaginas una ciudad de cuento vuelta realidad? Bueno, así es Potsdam. Y está muy cerquita de Berlín. Si quieres visitarla sin jaleos, apúntate a un tour guiado y dedícate solo a disfrutar.

18. Descubrir lo que sucedía bajo Berlín durante la Guerra Fría. Desde el búnkers nucleares hasta escapes bajo el Muro, en el Berliner Unterwelter, el Museo de Historia Subterránea de Berlín, te lo cuentan todo.

19. Animarte a un paseo en barco por el río Spree. La ciudad vista desde las aguas cobra otro espíritu completamente distinto. ¡Descúbrelo!

20. Encontrar tu cerveza ideal. No estamos hablando solo de elegir una marca, sino de dar con el tipo justo de cerveza. Por supuesto, para eso tendrás que probar varias. Empieza por la popular Erdinger Hafeweizen, una de las favoritas de los berlineses.

21. Vivir la magia de Berlín iluminada. Un paseo nocturno no puede dejar de incluir la Catedral de Berlín, que se ilumina de manera preciosa. Si quieres descubrir muchos otros lugares especialmente bonitos de noche, no te pierdas este tour nocturno con cerveza incluida.

Berlín de noche

22. Dar una caminata por el Treptower Park, un oasis verde en el medio de Berlín. También puedes optar por recorrerlo en bicicleta o incluso subirte a un bote. Un plan perfecto para cuando necesites un momento de relax.

23. Conseguir un recuerdo típico para llevar a casa: una jarra de cerveza, un oso de Berlín, un trozo del muro… No importa qué, pero asegúrate de elegir algo que te ayude a revivir los mejores momentos del viaje.

24. Descubrir las sorpresas que depara el Barrio Judío. Desde galerías de arte hasta bonitos patios, pasando por animado mercado y lugares donde palpita la historia, como el antiguo cementerio judío. Hay un tour guiado perfecto para recorrer el barrio sin perderse lo esencial.

25. Encontrar el mejor alojamiento en la ciudad. Cerca de Alexanderplatz si quieres estar a un paso de todo. En Neukölln o Friedrichshain si buscas que sea económico. En Potsdamer Platz si piensas dedicarte a disfrutar la animada vida nocturna de Berlín. Y, hablando del tema, debes dedicar al menos una noche a…

26. Conocer alguno de los clubes y discotecas más famosos de la ciudad (¡o todos ellos!): Berghain, Weekend Club y Watergate.

27. Visitar alguno de los más de 50 mercadillos que pueblan la ciudad. Si buscas uno que además de buenas gangas tenga un gran ambiente, no lo dudes: el de Mauerpark es el indicado.

28. Ir de compras a Kurfürstendamm o Friedrichstraße, son las calles de compras más famosas de Berlín. Si prefieres los centros comerciales, visita Leipziger Platz y sorpréndete con la fabulosa arquitectura del Mall of Berlin.

29. Descubrir la ubicación del búnker de Hitler. Puedes apuntarte a una visita guiada por el Berlín del III Reich para hacerlo en compañía de un guía especializado y comprender uno de los momentos más oscuros de la ciudad.

Búnker de Hitler

30. Conocer las dos caras de Potsdamer Platz: el gran centro comercial Sony Center y los relajantes jardines de Quartier Daimler Chrysler.

31. Comer un pretzel con cerveza en el Pratergarten. Es uno de los patios cerveceros más auténticos de la ciudad. De hecho los fines de semana es difícil conseguir asiento porque está repleto de berlineses disfrutando un momento de relax.

32. Darte un chapuzón en el lago Wannsee. Tiene una playa artificial muy chula y llegas muy fácil desde la estación de S-Bahn de Nikolasse.

33. Ir a comer en los alrededores de la plaza Kottbusser Tor, en el barrio de moda de Kreuzberg. La pequeña Estambul tiene muchos lugares con buen ambiente donde comer. Como por ejemplo Burgermeister, una hamburguesería famosa con opciones vegetarianas. En U1 Schlesisches Tor.

34. Hacer un momento de silencio al visitar Bebelplatz, el lugar donde tuvo lugar la famosa Quema de Libros en 1933.

Bebelplatz - Berlín

35. Vivir el espíritu de la Navidad en el mercadillo navideño de Spandau. Si visitas la ciudad en esta época, no puedes dejar de conocerlo, especialmente si estás con niños en Berlín.