Qué visitar en Berlín: 10 lugares imprescindibles

Pocas ciudades tienen un abanico de propuestas para hacer a los viajeros tan variado como Berlín. ¿Te gusta el arte? En el Muro de Berlín encuentras uno de los museos a cielo abierto más grandes del mundo. ¿Te interesa la historia? En Berlín puedes asomarte a uno de los capítulos más interesantes y terribles de la historia del siglo XX. ¿Eres un apasionado de la cultura? La Isla de los Museos reúne cinco de los museos más importantes del mundo en un solo lugar.

Berlín es arte, historia y cultura en una versión siempre actualizada. Porque la ciudad ha tenido que resurgir de sus cenizas más de una vez y ha aprendido a reinventarse a sí misma con maestría.

Te invitamos a que conozcas sus diez puntos esenciales para que empieces a soñar con una visita que no olvidarás jamás. Una vez que los conozcas al dedillo, no dejes de leer nuestra lista de 35 cosas para ver y hacer en la ciudad. No querrás dejar ninguna afuera de tu itinerario. Ahora sí, ¡comencemos!

1. Puerta de Brandeburgo

La Puerta de Brandenburgo es el símbolo de Berlín por excelencia. Fue construida en 1788 y es una de las 18 puertas que llegó a tener la ciudad en el pasado. ¿Te preguntas por qué es tan importante? Pues bien, para empezar, su arquitectura es magnífica e imponente. Una de las cosas que más llamará tu atención cuando estés frente a ella es la Cuadriga, la escultura de la diosa Victoria en un carro tirada por cuatro caballos.

Por otra parte, la puerta fue punto de reunión para los berlineses en momentos clave de la historia de la ciudad. Por ejemplo, cuando se celebró el 20 aniversario de la caída del muro, cerca de 100 mil personas se reunieron aquí para participar de los festejos.

Además, a sus pies nace la calle más importante de la ciudad: Unter den Linden. Y a sus espaldas se encuentra el maravilloso Tiergarten, que parece un verdadero bosque en medio de la ciudad.

No dejes de visitarla tanto de día como de noche, cuando la iluminación le da un aire verdaderamente triunfal. Y si quieres conocerla hasta el último detalle, apúntate en un tour que te lleve a verla. Berlín tiene una historia muy interesante que descubrir y un guía de habla hispana te será de gran ayuda para descubrirla.

¿Sabías qué?

Te sorprenderá saber que la Cuadriga original fue llevada a París después de que Napoleón venció a Prusia en la batalla de Jena. Los berlineses recuperaron la estatua, que fue severamente dañada durante la Segunda Guerra. La que vemos hoy es una reconstrucción realizada en 1957.

Puerta de Brandenburgo - Berlín

2. Sachsenhausen

Estando en Berlín no podrás evitar ponerte a reflexionar acerca de distintos aspectos del nazismo, y conocer de primera mano el campo de concentración de Sachsenhausen te da una oportunidad única para profundizar en su cara más desgarradora.

Sachsenhausen fue uno de los campos de concentración más importantes de la Alemania nazi, y hoy es un centro de interpretación privilegiado en el que encuentras relatos de supervivientes, imágenes y documentación que permiten reconstruir el horror.

La visita es dura, por supuesto, porque recorres celdas de castigo, una zona de ejecuciones, crematorios y otros sitios igualmente escalofriantes. Pero si te interesa indagar en el pasado para comprenderlo mejor, es imprescindible. Te recomendamos que hagas la visita junto a un guía especializado para que te ayude a reponer la información histórica que termina de darle sentido a la visita.

Sachsenhausen - Berlín

3. Reichstag

La visita al Parlamento Alemán es una de las cosas que realmente no puedes perderte en Berlín. El edificio es realmente impactante, tanto por dentro como por fuera, y las vistas que tienes de la ciudad desde su cima quitan el aliento. La visita es gratuita y se hace con una audioguía muy útil para comprender lo que estás viendo.

Seguramente te llamará la atención el contraste entre el estilo neorrenacentista del edificio y la moderna cúpula de cristal que lo corona. Y es que la cúpula fue añadida en las remodelaciones encaradas en 1996 por el famoso arquitecto Norman Foster. Si bien en su momento generó bastante polémica por la forma en la que rompe con el equilibrio clásico del edificio, lo cierto es que los viajeros aman conocerla y se ha convertido en un gran atractivo de la ciudad.

Cuando ingreses, presta atención al llamativo sistema de espejos que permite iluminar el interior con la luz natural que ingresa a través de la cúpula.

Consejo

Para visitarlo apúntate con antelación de forma online, ya que las entradas suelen agotarse meses antes y las colas que se forman en el lugar para conseguir entradas para el día son imposibles. Si te animas a hacer la fila, no olvides llevar una identificación con foto ¡o la espera habrá sido en vano!

Reichstag - Berlín

4. Tiergarten

Ubicado junto a la puerta de Branderburgo, Tiergarten es el gran pulmón verde de la ciudad. Pero no solo te servirá para desconectarte en los momentos que necesites un poco de verde, sino que también podrás descubrir interesantes monumentos en su interior. Alberga la Columna de la Victoria, el Monumento a Bismarck y el Memorial a los Soldados Soviéticos.

Cuando te canses de caminar, puedes hacer un alto en el café de Neuer See, junto al lago. Tiene un ambiente acogedor, hermosas vistas y un espacio de juegos que apreciarás mucho si visitas Berlín con niños.

Si quieres añadir un poco de emoción al paseo, también puedes alquilar botes a remo o bicicletas.

El parque está lleno de rincones preciosos para descubrir, así que te recomendamos visitarlo sin prisa y dejarte sorprender a lo largo del paseo.

Tiergarten - Berlín

5. Muro de Berlín

Visitar Berlín significa enfrentar el desafío de intentar comprender o al menos reflexionar sobre la Guerra Fría. Y la visita al muro de Berlín es el momento clave en el que te encuentras cara a cara con los restos de una realidad brutal que mantuvo a Alemania dividida durante décadas.

Pero lejos de ser aquella barrera que dividió a un pueblo en dos de manera implacable, hoy el muro de Berlín es un espacio de libre expresión. A lo largo de más de 1,3 kilómetros, se suceden obras de arte que reflejan los sentimientos de la sociedad después de la caída del muro. Un lugar que no puedes perderte tanto si eres amante del arte callejero como si estás interesado en la historia del siglo XX.

Las pinturas del coche Trabant atravesando el muro y la del beso entre Erich Honecker y Leonid Brezhnev son dos de las más famosas. Asegúrate de pasar junto a ellas.

El muro está cargado de historia. Con tanto para descubrir, vale la pena apuntarse a un tour en el que un guía te pueda señalar los detalles más interesantes.

Muro de Berlín

6. Alexanderplatz

La Alexanderplatz es el centro neurálgico de Berlín. ¿Qué hay en ella? Simplemente de todo. Tienes tiendas, una mega estación intermodal de transporte, cafés, edificios históricos y mucho más. Es un lugar vivo que late al ritmo de Berlín.

La estación de transporte recibe el U-Bahn, S-Hahn y tranvías. En los alrededores de la plaza encuentras importantes monumentos, como la iglesia Marienkirche y la Casa Roja. Pero además, en las inmediaciones de Alexanderplatz (o simplemente “Alex”, como la llaman los berlineses) también tienes importantes centros comerciales, bonitos cafés y el mirador más alto de la ciudad, ubicado en Fernsehturm, la Torre de la Televisión.

Por si estos atractivos fueran pocos, allí además encuentras un reloj que marca la hora de diferentes países del mundo; una Fuente de la Amistad de impactantes dimensiones y el hotel Park Inn, que ofrece desde su restaurante de la planta 37 increíbles vistas de la ciudad.

Alexanderplatz - Berlín

7. Isla de los museos

Con ese nombre, te será fácil descubrir cuál es el principal atractivo de esta isla. Sin embargo, lo que seguramente te sorprenderá es la calidad e importancia de las obras que allí se reúnen. En un paseo por la Isla de los Museos puedes encontrarte con piezas tan importantes como el busto de Nefertiti, el Altar de Pérgamo o la Puerta de Ishtar. ¿Te intriga saber más sobre estos museos? Aquí te los presentamos de manera exprés:

  • El Museo de Pérgamo (Pergamonmuseum). Es el museo más visitado de Berlín. Cuando estés allí, no te pierdas la Puerta de Ishtar, la Puerta de Mileto o el Altar de Pérgamo.
     
  • El Museo Bode (Bode-Museum). Allí encuentras esculturas, obras de arte egipcio y bizantino y una fascinante colección numismática.
     
  • El Museo Antiguo (Altes Museum). En él tienes reliquias de las culturas griega, romana y etrusca.
     
  • El Museo Nuevo (Neues Museum). Aquí es donde puedes ver el busto de Nefertiti y otras fascinantes piezas egipcias y de la prehistoria.
     
  • La Antigua Galería Nacional (Alte Nationalgalerie). Con obras de arte del Clasicismo, Romanticismo y otros movimientos del siglo XIX.

Consejo

Si piensas dedicar solo un día a la Isla de los Museos, elige el jueves. Ese día los cinco museos abren sus puertas hasta más tarde (¡algunos incluso hasta las 22:00 h!), con lo que podrás aprovechar mejor el tiempo.

Isla de los Museos de Berlín

8. Catedral de Berlín

La catedral de Berlín es el templo más importante de la ciudad. Por fuera llaman la atención sus hermosas cúpulas verdes. Por dentro, enamora con los detalles de decoración del altar, la gran escalinata y el órgano. Y si te interesan las criptas, te gustará saber que aquí puedes visitar la de los Hohenzollern, que alberga a más de 100 miembros de la familia.

Pero lo que más apreciarás de toda la visita, sin duda, son las increíbles vistas que tienes si subes a la cúpula. Es verdad que la aventura puede ser algo cansada (¡la escalera tiene 300 escalones!), pero una vez que llegas a la cima y ves la ciudad entera enmarcada por el río Spree, te olvidas del cansancio en un santiamén.

Catedral de Berlín

9. Monumento al Holocausto

La visita al Monumento al Holocausto probablemente sea el momento más movilizador de todo el recorrido por la ciudad.

Su nombre oficial es Monumento a los Judíos de Europa asesinados y consiste en un inmenso campo cubierto por una cuadrícula de losas de hormigón. Al estar parado allí, rodeado por esas losas infinitas e impersonales, no puedes más que sentirse sobrecogido.

Si te interesa indagar en el simbolismo del lugar, puedes aprovechar este tour a pie por Berlín y conocerlo en compañía de un guía experto. Te brindará detalles sobre el monumento que de otro modo son difíciles de conocer.

Ya sea que lo visites solo o en compañía de un guía, a nuestro criterio el memorial es un lugar para visitar con sumo respeto, el ánimo dispuesto a la reflexión y, en lo posible, el celular en el bolsillo. La moda de hacerse selfies en todo momento y lugar nos quita muchas veces la oportunidad de aprovechar ciertas visitas para profundizar en nuestro costado más humano.

Monumento al Holocausto - Berlín

10. Checkpoint Charlie

Otro lugar para seguir descubriendo la historia del período más polémico de Berlín. Checkpoint Charlie era uno de los pocos lugares en los que se podía atravesar el Muro de Berlín. Por supuesto que solo podía hacerlo personal autorizado, como militares y funcionarios políticos.

Checkpoint Charlie ganó fama por las increíbles huidas que se intentaron en este lugar. Entre ellas, la más famosa es la de Peter Fechter, que murió en el intento después de haber sido alcanzado por una bala y que ninguno de los dos lados se acercara a brindarle primeros auxilios.

Hoy se puede ver una reproducción del puesto original, desmantelado en 1990, y cerca de allí hay un interesante centro de interpretación con información sobre la Guerra Fría y el Muro. Allí te enteras, por ejemplo, de sorprendentes historias de escape, algunas de las cuales involucran incluso globos aerostáticos.

Consejo

Si quieres conocer el lugar en un ambiente que se asemeje menos al de “feria de atracciones” (sin gente disfrazada de soldados que quieran cobrarte por posar para la imagen, por ejemplo), te recomendamos visitar el monumento de noche.

Checkpoint Charlie - Berlín