Historia de Berlín

La Berlín dividida del año 1200

En sus orígenes Berlín fue una ciudad dividida: nació de dos asentamientos en ambas orillas del río Spree, una en la isla Cölln (Colonia), y la otra, opuesta, bautizada Berlín.

En la actualidad, la antigua Cölln es la Isla de los Museos, y la primera Berlín se ubica en el barrio antiguo. En 1230 se le concedió el título de “ciudad”, y en 1307 ambas ciudades se unieron en una, tomando el nombre de Berlín, aunque sólo con fines estratégicos-militares, ya que cada una conservó su independencia administrativa.

En 1415 Federico VI Hohenzollern es elegido Margrave de Brandemburgo, con el nombre de Federico I. La dinastía Hohenzollern continuó reinando en Alemania hasta el final de la Primera Guerra Mundial

La Guerra de los Treinta años y su época de gloria

Después de la devastación que supuso la Guerra de los Treinta Años (1616–1648), Berlín tuvo una época a de gloria entre 1740 y 1786, con el reinado de Federico II, el Grande, responsable de la reorganización militar del reino, creador de un nuevo código legislativo, promotor de la industria y las artes, todo lo cual llevó a Alemania a convertirse en una de las mayores potencias europeas.

En los siglos XIX y XX Berlín fue un centro cultural y filosófico de Europa, lo que también la puso en el ojo de tormenta de intensos movimientos sociales y políticos, como la Revolución de Marzo de 1847, que intentó instaurar una república. 

Del Segundo Reich a Adolf Hitler

En 1871 pasó a ser la capital del recién creado Imperio Alemán (Segundo Reich) y el rey Guillermo I tomó el nombre de Káiser, que fue sucedido por Guillermo II en 1888. 

Con la derrota de Alemania en la Primera Guerra, el Imperio se disolvió tras la abdicación de Guillermo II en 1918. En 1919 nació la República de Weimar. Después de una nueva época de esplendor, Adolfo Hitler tomó el poder en 1933, para conducir a Alemania a la destrucción que supuso la Segunda Guerra Mundial

hitler desfile