Jardines y Palacio de Verano

Los Jardines de Verano de San Petersburgo, uno de los parques más hermosos de la ciudad, son una creación más de Pedro el Grande. Su construcción comenzó en 1704, casi al mismo tiempo que la de la misma San Petersburgo.

Para este proyecto, Pedro I ordenó traer toda clase de plantas, árboles, semillas y objetos decorativos, como esculturas y columnas, desde todas partes de Rusia y también de otros países de Europa. En 1707 el proyecto estaba completo en sus líneas generales y en 1719 ya estaba totalmente terminado, con sus 70 fuentes, unas 250 esculturas, senderos, laberintos, pabellones, un palomar y una gruta. En 1773 se agregó una reja, sostenida por 36 columnas de granito, en el límite  del parque sobre el Neva.

Los Jardines de Invierno estaban (y aún se pueden ver así) divididos en dos partes: una "recepción" y un sector privado. El diseño es geométrico, tal como el de los Jardines de Versailles, que el zar quería imitar.

Como los Jardines fueron separados del Campo de Marte por una excavación y el río Moika conectaba a través de un canal con el río Fontanka, el complejo se convirtió en una isla en la que la familia imperial celebraba pequeñas fiestas y bailes cuando residían en el Palacio de Verano. Sobre el Neva se construyeron galerías que se usaban especialmente para estas recepciones.

En 1777 una inundación destruyó muchas plantas, fuentes, estatuas y pabellones del parque, que nunca fue completamente restaurado, aunque Catalina la Grande reconstruyó ocho de las fuentes.

En el siglo XIX los Jardines fueron abiertos al público y una de las grutas fue transformada en una cafetería. 

Palacio de Verano

Junto con la construcción de los Jardines de Verano, Pedro el Grande construyó una casa de madera en las proximidades del Neva y el Fontanka. Pero esta casa no parecía apropiada como residencia del zar de Rusia, por lo que entre 1710 y 1712 se construyó otra en piedra, en la esquina noroeste de los Jardines de Verano. 

El Palacio de Verano de Pedro  I fue usado como residencia veraniega para el zar y su familia hasta la muerte de Pedro el Grande. Comparado con los grandes palacios rusos, éste es pequeño, ya que tiene sólo 14 habitaciones.

Se trata de un edificio de dos plantas con siete habitaciones en cada una, con una fachada sencilla decorada con un friso de 29 relieves que corre entre las ventanas de cada planta, todo alrededor de la casa, que representan escenas de la mitología y victorias rusas en la Guerra del Norte.

En la primera planta se alojaba Pedro I y en la segunda su esposa Ekaterina con sus hijos. También había un taller y una prisión. Las habitaciones estaban decoradas con paneles de roble, grabados y pinturas.

 Cuando el zar y su mujer murieron, el palacio quedó abandonado durante años, hasta que fue puesto nuevamente en uso como residencia de verano para miembros de la corte imperial.

Hoy es una de las sedes del Museo Ruso y se exhiben objetos decorativos y personales de la familia de Pedro y Ekaterina, así como el mobiliario, restaurado a su esplendor original después de la Segunda Guerra Mundial.

Visita los jardines de San Petersburgo

Si quieres descubrir los mágicos paisajes de los Jardines de Verano, te recomendamos realizar un tour por los jardines de San Petersburgo. Nuestro guía te llevará también a conocer el maravilloso Jardín Mikhailovsky, que combina elementos de jardín francés y jardín inglés, y el Campo de Marte, que fuera antiguamente un gran pantano.

palacio verano

Horario: 

Jardines: todos los días de 10:00 a 21:00 horas en verano y, hasta las 19:30 horas en invierno. 

Palacio: de miércoles a lunes de 10:00 a 18:00 horas.

Precio: 

Jardines: gratis.

Palacio: 300RUB.

Dirección: 

Kutuzov embankment, 2, Sankt-Peterburg.

Cómo llegar: 

Metro: paradas Nevsky Prospekt o Gostiny Dvor.