Moscú

Menú

Qué visitar en Moscú: 10 lugares imprescindibles

La idea de visitar Moscú nace en muchos de nosotros como una invitación a desvelar un enigma. ¿Qué placeres nos deparará esa ciudad lejana, misteriosa, que pasa gran parte del año cubierta de nieve y donde se habla un idioma que nos resulta extraño hasta en los caracteres de su escritura?

Y la respuesta es: muchos. Moscú resulta una agradable sorpresa para los viajeros que se asoman a ella con curiosidad y la expectativa de meterse de lleno en la cultura rusa. En este post te presentamos cuáles son los planes indispensables para conocer Moscú y dejarte deleitar por una de las ciudades más bonitas y antiguas de Rusia.

Y cuando termines de conocer los imprescindibles, no te pierdas nuestra lista de 35 cosas que ver y hacer en Moscú. Con ellas terminarás de sumergirte en la esencia de la capital rusa. Comencemos.

1. Plaza Roja y Mausoleo de Lenin

La Plaza Roja es el verdadero corazón de Moscú. Al estar parado en ella y mirar a tu alrededor cuesta creer la cantidad de edificios monumentales que la rodean: la preciosa San Basilio, el imponente Kremlin, las elegantes galerías GUM, el Museo Estatal de Historia... 

Pero además la plaza es colosal en sí misma: con 23.100 m2 de superficie es una de las más grandes el mundo. Pone la piel de gallina tan solo imaginar lo que habrán sido los multitudinarios actos comunistas que se llevaron a cabo en ella.

Y hablando de la época comunista, debemos mencionar que en la Plaza Roja se halla también el Mausoleo de Lenin, una pirámide de color rojo en la que se exhibe el cuerpo embalsamado del líder revolucionario. ¡No podrás creer las colas que se arman en su puerta de rusos que se acercan a visitarlo!

Por su importancia histórica y simbólica, la Plaza Roja es uno de los primeros lugares que querrás visitar cuando llegues a Moscú. Para sacarle todo el jugo a la plaza y a los principales edificios de sus alrededores es una buena idea reservar un tour privado por Moscú.

Plaza Roja de Moscú

2. Kremlin

Una de las cosas que sin dudas llamará más tu atención cuando estés en la mítica Plaza Roja son las murallas del Kremlin. Mirando desde afuera, las cúpulas que asoman te permitirán comenzar a imaginar las maravillas que encierra. No querrás dejar pasar mucho tiempo antes de atravesar sus muros, y harás muy bien.

Lo primero que querrás ver cuando entres es la Plaza de las Catedrales, donde se encuentran catedral de la Dormición, del Arcángel Miguel y de la Anunciación, a cual más bonita que la anterior. Pero en el recinto amurallado también encontrarás otros edificios de interés, como la Iglesia de los Doce Apóstoles y el Campanario de Iván el Grande. Con sus 81 metros de altura, el campanario fue durante mucho tiempo la estructura más alta de la ciudad. ¿Se puede subir a la cima? Claro que sí, y desde allí disfrutarás espléndidas vistas de Moscú.

En el Kremlin también hay un gran cañón de bronce (el más grande del mundo, de hecho), la Campana del Zar, una inmensa campana de 200 toneladas e interesantes museos, como el de la Armería. No cometas el error de creer que en su interior solo hay armas: tiene una increíble colección de tesoros, ¡que incluyen magníficos huevos Fabergé! No te lo pierdas.

Kremlin - Moscú

3. Catedral de San Basilio

¿Acaso hay algo que diga más "Moscú" que las cúpulas de San Basilio? El colorido perfil de la catedral es una de las imágenes más fotografiadas de la ciudad, y un verdadero símbolo de Moscú en el mundo entero. Sin embargo, al estar de pie frente a ella, el juego de formas, volúmenes y colores es realmente impactante. Las fotos no llegan a hacerle justicia, créenos. O mejor no, no nos creas. Ve por ti mismo a comprobarlo en cuanto llegues a la ciudad.

Pero la increíble arquitectura exterior no es su único encanto. Por dentro, la catedral está decorada con bellísimos murales y tiene una excelente colección de íconos rusos. Además, todos los días se presenta en ella un coro masculino de canto tradicional ruso que es una veradera joya. La visita a San Basilio es una fiesta para todos los sentidos.

¿Sabías qué?

La catedral de San Basilio estuvo a punto de ser destruida en numerosas ocasiones. Napoleón quiso dinamitarla y los bolcheviques también. Por suerte, ninguno de los planes fue llevado a cabo y la catedral logró mantenerse en pie. En 1990 fue declarada Patrimonio de la Humanidad.

Catedral de San Basilio - Moscú

4. Novodévichi

El monasterio de Novodévichi es otro de los lugares más interesantes de Moscú. Y no solo por su arquitectura, sino también por su historia. Sí, por que hasta ahora hemos hablado de edificios increíbles que te roban el alma con solo mirarlos. Pero en Moscú la historia detrás de las construcciones es casi tan apasionante como ellas mismas. ¿De qué va la de Novodévichi? De conflictos de poder y princesas encerradas, en sus partes más interesantes. Por ejemplo, aquí encerró Pedro I a su hermana Sofía, que intentaba arrebatarle el trono y a Eudoxia, su primera esposa, que se oponía a sus reformas políticas.

Hay mucho más para descubrir acerca de la historia de Novodévichi. Por ejemplo, que con el tiempo se convirtió en Museo de la Mujer Emancipada. Te recomendamos hacer la visita junto a un guía experto.para no perderte lo más jugoso. 

Por otra parte, además del edificio del convento, es interesante visitar el cementerio que se halla junto a él (es el más famoso de Moscú) y un pequeño lago que, dicen, es el que inspiró a Chaikovski a componer la famosísima El lago de los cisnes. ¡Pura poesía!

Novodévichi - Bruselas

5. Catedral de Cristo Salvador

Aunque tiene fuerte competencia en la catedral de San Basilio, la del Cristo Salvador es uno de los templos más importantes de la ciudad. De hecho es la sede del Patriarca Ortodoxo de Moscú y de todas las Rusias, así que, oficialmente, es más importante que su colorida rival.

Está ubicada muy cerca del Kremlin, junto al río Moscova, y se encuentra rodeada de un bonito jardín con setos de flores. Sus cúpulas más altas superan los 100 metros de altura y la convierten en la iglesia ortodoxa más alta del mundo.

Pero sus impresionantes características arquitectónicas no son lo más apasionante de esta catedral. Te sorprenderá saber que, en realidad, el edificio que se levanta hoy frente a nuestros ojos no es sino una reconstrucción del original, que fue mandado a demoler por Stalin. Así es: en 1931 todo el edificio voló por los aires, y recién en 1994 fue construido nuevamente.

¿Quieres saber más sobre esta historia de novela? Haz la visita en un tour guiado para que un guía experto te revele todos los detalles.

¿Sabías qué?

En el lugar donde se emplazaba la catedral, Stalin pensaba construir el Palacio de los Sóviets. Aunque esa idea nunca se concretó, los cimientos del edificio sirvieron para instalar la piscina más grande el mundo, de casi 130 metros de diámetro.

Catedral Cristo Salvador - Moscú

6. Metro

Ah, el metro de Moscú. Su belleza es tal que se ha ganado el mote de “Palacio subterráneo”. Y es que al caminar por sus estaciones cuesta mucho creer que uno se encuentra en el metro y no dentro de una suntuosa sala palaciega.

Las estaciones del metro están decoradas en distintos estilos, y muchas de ellas tienen elegantes terminaciones en dorado, vidrieras, esculturas y arañas. Algunas de las más visitadas por los viajeros son: Novoslabódskaya, Belorrúskaya y Komsomólskaya.

Pero además, toda la decoración tiene un importante contenido simbólico, porque cada estación relata la historia de algún evento o aspecto destacado de la historia de Rusia.

Si te interesa descubrir la simbología oculta detrás de tanta belleza, no dudes en reservar una visita guiada para recorrer el metro de la mano de un guía experto de habla hispana.

¿Sabías qué?

La red de metro de Moscú tiene 222 estaciones. Entre ellas, 48 fueron declaradas patrimonio cultural y 40 monumentos arquitectónicos.

Metro de Moscú

7. Kolomenskoye

Kolomenskoye es un parque y museo en las afueras de Moscú. Está ubicado junto al río Moscova y tiene una espléndida colección de edificios de los siglos XV a XX. Es un lugar perfecto para conocer la arquitectura rusa de siglos pasados.

El enorme complejo nació cuando Basilio III de Moscú mandó a construir en la zona la iglesia de la Ascención, en honor a su hijo Iván, que llegaría a convertirse en “El terrible”. Con el tiempo otros edificios se sumaron al conjunto hasta que se convirtió oficialmente en un parque-museo.

¿Qué puedes ver en Kolomenskoye? La iglesia de la Ascención, que dio comienzo a todo el conjunto; el Museo de Arquitectura en Madera, donde puedes ver edificios muy, muy antiguos; la preciosa Puerta Frontal, y la Iglesia de Nuestra Señora de Kazán, con preciosas cúpulas azules con estrellas doradas, entre otras cosas.

La antigua hacienda imperial tiene mucho para ver y descubrir. Tanto, que es una buena idea hacer la visita en compañía de un guía de habla hispana que te lo explique todo.

Kolomenskoye - Bruselas

8. VDNKh

Es probable que durante tu visita a Moscú te entre la curiosidad por saber cómo era la vida durante el régimen comunista. Cuando ese momento llegue, pon rumbo al VDNKh. No te sientas apabullado por su críptico nombre: no es sino la sigla en ruso para “Exposición de los Logros de la Economía Nacional de la URSS”. ¿Te queda algo más claro de qué va la cosa? Pues déjanos aclarártelo.

El VDNKh es un monumental centro de exposiciones en el que se realizaron las primeras muestras de los logros alcanzados por la URSS. Al principio solo se exponían logros agrícolas, pero pronto se sumaron ámbitos como la ingeniería, energía, cultura y educación.

Hoy quedan muchos pabellones de exposiciones. Pero lo que más vale la pena ver son las fuentes y monumentos. La Fuente de la Amistad de los Pueblos es sin duda la más famosa e impactante, con sus inmensas esculturas doradas que representan a cada una de las naciones de la URSS. Otras también bonitas y populares son la fuente Flor de Piedra y la escultura Obrero y koljosiana.
Si quieres profundizar más en la historia de la URSS, también puedes hacer esta visita en un tour junto a un guía experto de habla hispana.

VDNKh - Bruselas

9. Calle Arbat

La calle Arbat es una de las calles más populares de Moscú. Es una calle peatonal de más de 500 años.

Las casas de recuerdos son muy populares en la calle Arbat. En ellas tienen matrioshkas, gorros con orejeras, peluches y remeras con personajes rusos famosos, como Yuri Gagarin o Lenin. (Sin embargo, no te recomendamos comprar aquí. En el mercado de Izmailovo encuentras precios mejores y la misma variedad).

Arbat es un lugar ideal para dar un paseo tranquilo disfrutando la arquitectura y los espectáculos callejeros de músicos, pintores y malabaristas, entre otros. Además puedes sentarte a comer algo en sus muchos cafés y restaurantes.

Y en Arbat también hay muchos sitios de interés histórico, como la casa museo de Pushkin, el teatro Vajtángov o el restaurante donde cenaba Chéjov: Praga.

Calle Arbat - Moscú

10. Parque Gorki

El parque Gorki es el más importante de Moscú. Tiene una impresionante superficie de 120 hectáreas en las que hay lagunas, jardines e incluso una playa artificial con tumbonas.

Si eres aficionado al deporte puedes acercarte a la ciclovía junto al río Moscova para patinar o andar en bici, pedalear en los pedalines del lago o dar saltos en su skate park.

Durante el verano, puedes refrescarte en la fuente de aguas danzantes y tomar clases de yoga y baile al aire libre. Y si estás con niños, hay zonas de juegos en las que se lo pasarán fenomenal.

Un rincón interesante para descubrir en el parque Gorki es el cementerio de estatuas, donde se reúnen muchas estatuas de la época comunista que fueron desmanteladas. Puedes visitar este y otros lugares clave de Moscú junto a un guía de habla hispana en este tour a pie por el Moscú imprescindible.

Parque Gorki - Moscú

Viaja más, por menos dinero

Suscríbete a nuestra newsletter y recibe descuentos y ofertas personalizados.


15

tours en Moscú desde 0,00 €

Ver todos