Catedral de Cristo Salvador

La iglesia ortodoxa más alta del mundo tiene una larga historia que contar. Situada en el centro de Moscú, cerca del Kremlin y a orillas del río Moscova, la Catedral de Cristo Salvador es uno de los edificios más imponentes y polémicos de toda Rusia.

Pasado turbulento

La bellísima iglesia ortodoxa de Cristo Salvador fue diseñada por el arquitecto ruso Konstantin Ton en honor a la victoria rusa sobre Napoleón. Su construcción llevó más de cuarenta años y la iglesia se abrió al culto en 1883.

Menos de cincuenta años después, en 1931, el edificio fue dinamitado por orden de Stalin. En su lugar, pretendía construir el Palacio de los Sóviets, que iba a ser el edificio más grande del mundo. Sin embargo, con la llegada de la Segunda Guerra Mundial las obras debieron suspenderse y el proyecto del palacio quedó inconcluso.

En 1958 en el lugar donde estaban los cimientos del coloso comunista se instaló la piscina más grande del mundo, con 129 metros de diámetro.

Pero un malestar persistía en parte de la sociedad, que presionó para que el templo fuera reconstruido. En 1994, finalmente, todo volvió al comienzo. Con un elevadísimo presupuesto, solventado en parte por el estado, comenzó la reconstrucción del templo original, bajo la dirección del arquitecto Posokhin. El objetivo fue tratar de recrear la construcción original con el más alto grado de detalle, para lo cual se realizó un profundo trabajo de investigación.

La catedral se reconstruyó usando mármol blanco y granito rojo y gris. Destacan sus cúpulas doradas, algunas de las cuales alcanzan los 105 metros de altura. Gracias a ellas Cristo Salvador es la iglesia ortodoxa más alta del mundo.

Qué ver en la catedral de Cristo Salvador de Moscú

Lo primero que admirarás en el lugar es el imponente exterior blanco, coronado por las cúpulas doradas.

En el interior hay siete zonas de distintas alturas en las que podrás ver una gran variedad de obras de arte sacro. Destacan esculturas y pinturas tanto en la nave principal como en las dos galerías que la rodean. Los paneles de mármol que conducen a la sala principal, por su parte, exponen una crónica de las victorias militares de Rusia.

Al acceder a la catedral es posible ingresar a un mirador de 40 metros de altura, donde se obtienen maravillosas vistas panorámicas. El recorrido solo se realiza mediante visitas guiadas.

Visita la catedral de Cristo Salvador

La catedral es el lugar perfecto para sumergirse en la historia de Moscú y tratar de comprender las contradicciones que ha tenido que abrazar a lo largo del tiempo como parte de su idiosincrasia. La mejor forma de no perderte detalle sobre la historia y la arquitectura del lugar es haciendo el recorrido junto a un guía experto.

Te recomendamos especialmente este tour en el que conocerás también otros imprescindibles de la ciudad, como el metro de Moscú.

catedral cristo salvador

Horario: 

Todos los días de 08:00 a 18:00 h

Precio: 

Entrada gratuita.

Dirección: 

Ulitsa Volkhonka, 15.

Cómo llegar: 

Metro: línea 1 (roja) estación Kropotkinskaya.