Parque Tsarítsino

En una superficie de 405 hectáreas, el Parque Tsaritsino combina un complejo arquitectónico del siglo XVIII, invernaderos, un parque histórico y modernas zonas ajardinadas con una fuente musical.

Sueño de una zarina

Tsarítsino nació como la residencia suburbana de la zarina Catalina II. En 1775, Catalina la Grande compró una magnífica estancia con invernaderos que producía uvas y limones, entre otros. A partir de ese momento, el lugar comenzó a ser conocido como Tsaritsa, “el pueblo de la zarina”. Sin embargo, el sueño rural de la zarina estuvo marcado por el infortunio desde el comienzo.

La primera construcción no fue del agrado de Catalina II, que mandó a destruirla. Los proyectos posteriores no contaron con la financiación necesaria para concretarlos a tiempo, y después de la muerte de la zarina las construcciones inconclusas fueron paralizadas.

Después de la Revolución rusa, la finca pasó a manos del gobierno, que la convirtió en museo.

¿Qué ver en el parque Tsarítsino hoy?

En tu visita al parque Tsarítsino disfrutarás de un equilibrio perfecto entre naturaleza y cultura. Entre otros, podrás visitar:

  • Museo del Palacio Kazakova. Alberga exposiciones permanentes y temporales y es sede de numerosos eventos y conciertos. El museo tiene colecciones de escultura, pintura, alfarería, porcelana, trajes, tallas en madera y hueso y mucho más.
     
  • Conjunto arquitectónico. Incluye, además del Gran Palacio, un Pequeño palacio, la Casa de Pan, la Casa de Ópera y el Tercer Cuerpo de Caballería, entre otros. Son edificios de espléndida arquitectura completamente restaurados. Sus paredes relatan la historia de Tsarístino, que pasó de ser el gran sueño de una zarina a un lugar abandonado para renacer nuevamente como museo y lugar de esparcimiento de los moscovitas.
     
  • Invernaderos. Con una historia de 250 años, el complejo fue restaurado en 2011. Es posible visitar tres invernaderos en los que las frutas exóticas maduran durante todo el año junto a flores y hierbas aromáticas.
     
  • Puertas y puentes. Conectan distintas zonas de la finca y dotan al jardín de una belleza de otro mundo. Destaca el Gran puente sobre el barranco, una de las principales estructuras del conjunto y una obra maestra de ingeniería. Con 80 metros de largo es uno de los puentes rusos más grandes del siglo XVII. Tiene una rica decoración con arcos que recuerdan a los portales de las catedrales góticas.
     
  • Fuente musical. Una impresionante fuente de aguas danzantes inaugurada en 2006, con luces que cambian de colores y dibujan maravillosas figuras al compás de la música.
Parque Tsarítsino - Moscú

Horario: 

Complejo del palacio

Martes a viernes de 10:00 a 18:00 h

Sábados de 10:00 a 20:00

Domingos de 10:00 a 19:00

Invernaderos

Miércoles a viernes de 10:00 a 18:00 h

Sábados de 10:00 a 19:00 h

Parque

Todos los días de 06:00 a 00:00 h

Precio: 

Entrada al Gran Palacio: 350 RUB

Dirección: 

Dolskaya Str, 1

Cómo llegar: 

Metro: estaciones Tsaritsyno y Orekhovo.