Budapest

La urbe más poblada de Hungría se encuentra a dos horas y media de viaje desde Viena. Es una hermosa ciudad que vale la pena recorrer para descubrir por qué se ganó el mote de “la perla del Danubio”. 
La ciudad está dividida en dos grandes partes: Buda, la parte antigua y Pest, la cara moderna. En ellas se encuentran sitios emblemáticos como:

Castillo de Buda

También conocido como Palacio Real, el Castillo de Buda es el símbolo inconfundible de la parte antigua de la ciudad. En él se encuentran la Galería Nacional Húngara, con una impresionante colección de arte local, y el Museo de Historia de Budapest. Como está ubicado en lo alto de una colina, desde sus alrededores se obtienen impresionantes vistas de la ciudad.

Parlamento

El perfil del Parlamento de Budapest es una de sus marcas registradas. El impresionante edificio (uno de los parlamentos más grandes del mundo) puede ser recorrido por dentro. En él descubrirás salas de increíble diseño.

Puente de las Cadenas

El puente que une las ciudades de Buda y Pest es el más antiguo de la ciudad y el más famoso de todo el Danubio. Su silueta iluminada durante la noche ofrece un espectáculo magnífico.

Bastión de los pescadores. Es el lugar desde donde tendrás las mejores vistas del Parlamento y de todo Pest en general. Se trata de una terraza de estilo neogótico y neorromántico cuyas siete torres representan las tribus fundadoras de Hungría.

Visita Budapest desde Viena

Planear un viaje por libre a Budapest desde Viena puede resultar algo agobiante. Tendrás un viaje de casi tres horas y muchas cosas por descubrir en la ciudad, con lo que sería un día más que intenso. Si quieres disfrutar de la visita de manera relajada te recomendamos contratar un tour que incluya los traslados y un guía experto.

Pasaremos a buscarte por el hotel y te enterarás de los detalles más jugosos de cada visita gracias a tu guía.

Cómo llegar a Budapest desde Viena

Tren

En OBB el precio oscila entre los 13 € y los 40 € aproximadamente. El trayecto dura dos horas y cuarenta minutos y es la opción más cómoda de transporte público.

Autobús

Es la opción más económica. En Flixbus los billetes cuestan entre 8,99 € y 29,99 €. El trayecto toma dos horas y cuarenta minutos aproximadamente y puedes sacar los billetes tanto en la estación como por internet.

Servicio de traslado

Aunque la opción es la más cara de todas tiene la ventaja de que un chofer pasará a buscarte por tu alojamiento en Viena para llevarte directo al centro de Budapest. Puedes reservar un transfer a Budapest desde aquí.