Visegrad

La ciudad de Visegrad se encuentra a orillas del Danubio, a unos 43 km de Budapest. Además de su encanto, Visegrad tiene dos atractivos turísticos principales: la ciudadela, y los restos del palacio de Matías Corvino.

La fortaleza de Visegrad

La fortaleza de Visegrad tiene dos partes. Una es el castillo, ubicado en lo alto de una colina, y que sirvió de refugio a la familia real durante el siglo XV. El primer castillo fue construido por el rey Carlos I de Hungría alrededor de 1325. Durante la invasión turca fue muy dañado, y ya no volvió a ser usado. En la parte baja de la colina vemos un sistema de fortificaciones que conectaban el castillo con el Danubio.

En el centro de estas fortificaciones se alza la Torre de Salomón, del siglo XIII, de 31 metros de altura. Actualmente se utiliza como sala de exhibiciones del Mátyás Király Múzeum. Allí se pueden ver las reconstrucciones de las fuentes góticas del palacio, esculturas renacentistas y otros objetos representativos de la historia de Visegrad.

La ciudadela

La Ciudadela es una parte del sistema de construcciones que formaban la fortaleza. El edificio se encuentra en la cima de la Colina del Castillo, y su función consistía en proteger la zona del valle del Danubio, la principal ruta comercial entre Buda y Esztergom. También servía como aduana.

Puedes visitar Visegrad con un guía experto en una excursión de medio día desde Budapest

También existe un bonito tour por el Valle del Danubio que recorre la ciudad de Visegard.

visegrad

Cómo llegar: 

En coche, por la autovía 11. En Hydrofoil, desde Vigadó tér) Visegrad está en la ruta Budapest-Esztergom).