Puente de las Cadenas

En Budapest hay ocho puentes que conectan las orillas del Danubio. Estos puentes no son sólo una vía de comunicación, sino que son parte de la identidad de la ciudad. Uno de los puentes más famosos es el Puente de las Cadenas.

La construcción de este puente, el primero de Budapest, fue idea del conde István Széchenyi.

Historia del puente

Széchenyi había formado, en 1832, la Asociación de los Puentes de Budapest, que tenía como finalidad dar una solución definitiva al cruce del Danubio.

En uno de sus viajes, Széchenyi tomó contacto con el ingeniero inglés William Thierney Clark, a quien encomendó el diseño. El puente se construyó en piedra, entre 1842 y 1849, bajo la dirección del ingeniero escocés Adam Clark. Hasta la inauguración de este puente, de 380 metros de largo, sólo se podía cruzar el Danubio en embarcación.

En 1853 se emplazaron las cuatro estatuas de leones que custodian las entradas del puente, realizadas en piedra por el escultor Janos Marschalko. Cuenta una leyenda que estos leones son los guardianes de Hungría, y cobrarán vida el día que el país esté en peligro, y detendrán al invasor.

En 1945, el puente original (al igual que los otros puentes de Budapest) fue dinamitado por las tropas alemanas, ya en retirada. Fue reconstruido idéntico al original, y re-inaugurado en 1949, para su centésimo aniversario.

Por las noches, las cadenas del puente se iluminan, brindando un bello espectáculo.

Te recomendamos visitar el Puente de las Cadenas tanto de día como de noche, y no dejes pasar la oportunidad de verlo desde el río Danubio en un paseo en barco.

puente cadenas

Dirección: 

Sobre el Danubio, entre Clark Adám tér (Buda) y Roosevelt tér (Pest)

Cómo llegar: 

Metro línea M1 (amarilla), estación Vörösmarty tér. 
Tranvía línea 2.