Palacio Gripsholm

El castillo de Gripsholm nació como una fortaleza en el siglo XIV. A mediados del siglo XVI fue remodelado por el rey Gustav I para servir como residencia real. Hoy alberga una admirable colección de retratos y es un excelente lugar para conocer la historia de la monarquía sueca.

Tesoros bien conservados

En el interior del castillo hay una colección única de muebles y obras de arte que ha ido creciendo con el correr del tiempo. Algunos de sus salones permanecen intactos desde épocas tan remotas como el siglo XVI. El exquisito teatro del siglo XVIII que alberga una de sus torres es uno de los mejor preservados del mundo.

Una colección única

La colección de retratos del castillo tiene obras que van desde los días del rey Gustav I hasta el presente. Sus 4500 retratos la convierten en la colección de retratos más grande del mundo. En ella no solo hay miembros de la realeza, sino también personalidades destacadas de las disciplinas más variadas. ¡Incluso encontrarás a uno de los cantantes de ABBA allí!

Ubicación privilegiada

El castillo se encuentra junto al lago Mälaren, a 60 kilómetros de Estocolmo y es fácil llegar hasta allí en tren. En los alrededores hay mesas y bancos donde hacer un picnic y disfrutar las vistas del castillo y el lago si el tiempo lo permite.

El castillo se encuentra a pocos kilómetros del centro de Mariefred, una bonita ciudad que también vale la pena recorrer antes de regresar a Estocolmo.

    Palacio Gripsholm

    Horario: 

    De abril al 14 de mayo: sábado y domingo de 12:00h a 15:00h.

    Del 15 de mayo a septiembre: todos los días de 10:00h a 16:00h.

    Octubre y noviembre: sábado y domingo de 12:00 a 15:00h.

    Precio: 

    General: 130SEK.

    Reducida: 65SEK.

    Dirección: 

    647 31 Mariefred, Suecia.

    Teléfono: +46 159 101 94

    Cómo llegar: 

    Tren: desde la Estación Central tomar el tren hacia Eskilstuna, con parada en Läggesta. Después coger un autobús hasta Mariefred.