Iglesia de Riddarholmen

La iglesia de Riddarholmen es la única iglesia monasterio que se conserva de la época medieval en Estocolmo. Su increíble aguja de hierro se ve desde cualquier punto de la ciudad y es parte característica de su paisaje. En la iglesia descansan los restos de todos los reyes de Suecia fallecidos entre 1632 y 1950, con excepción de la Reina Christina, convertida al catolicismo.

Es uno de los edificios más antiguos de Estocolmo, construido en el siglo XIII. La construcción original, de estilo gótico, fue edificada en ladrillos rojos, pero con el correr del tiempo se añadieron nuevas capillas funerarias en distintos estilos y materiales.

La historia en un escudo

La iglesia presenta una impresionante colección de los escudos de armas de los miembros de la realeza que están enterrados en ella. Algunos sumamente particulares, como el de la princesa Margareta, que en vez de la tradicional cadena de ángeles y cruces alrededor del escudo muestra una guirnalda de margaritas.

Capilla Bernadotte

Una de las capillas más destacadas es la de la familia Bernadotte. Está decorada con exquisitos vitrales que muestran escudos de armas nacionales y regionales y lemas reales. Las paredes presentan textos que cuentan las hazañas de Carl XIV Johan, el primer monarca de los Bernadotte. Además, la capilla tiene monumentales sarcófagos construidos en piedra, uno de los cuales pesa 15 toneladas.

La iglesia se puede visitar durante el verano y el otoño y también en ocasión de conciertos y otros eventos especiales. El programa de conciertos ofrece música clásica, medieval y gregoriana.

Horario: 

Diciembre a abril: cerrado.

Mayo a septiembre: todos los días de 10:00 a 17:00h.

Octubre y noviembre: sábados y domingos de 10:00 a 16:00h.

Precio: 

Adultos: 50 SEK.

Menores de 7 a 17 años: 25 SEK.

Menores hasta 7 años: gratis.

Dirección: 

Riddarholmen, 111 28.

Cómo llegar: 

Autobús: 53, 19.

Metro: Línea T, estación Gamla Stan y caminata de algunos minutos.