40 cosas que ver y hacer en Venecia

En Venecia hay tantos lugares imprescindibles para ver como experiencias esenciales que vivir. Pasear en góndola, tomar un café en la piazza San Marcos y beber un’ombra de vin son piezas infaltables del rompecabezas véneto. En esta lista te contamos cuáles son las 40 cosas que tienes que ver y hacer en Venecia para disfrutar de lleno la ciudad y sacarle el máximo jugo a sus canales. Algunas son un secreto a voces, mientras que otras son confidencias de venecianos de pura cepa (no las andes divulgando). Ponte cómodo y vamos por ellas.  

1. Recorrer el Gran Canal en vaporetto. La línea 1, la turística, te lleva desde Piazzale Roma hasta la Piazza San Marcos. En el camino vas descubriendo los hermosos palacios y edificios que se levantan a los lados del canal. Intenta sentarte en la parte posterior del vaporetto para poder tener las mejores vistas y tomar buenas fotos. 

Vaporetto en el Gran Canal - Venecia

2. Visitar temprano el Puente de Rialto para llegar en el mejor momento al Mercado. Por la mañana es cuando los puestos de fruta, verdura y pescado se encuentran en máxima ebullición. No te lo pierdas. 

3. Hacer un paseo en góndola. Para disfrutar de los canales desde otra perspectiva. Sin ánimos de romper el hechizo y la magia del momento, recuerda confirmar antes de hacer el recorrido el precio y la duración del paseo. Si prefieres tener las cosas resueltas de antemano y no llevarte sorpresas, también puedes reservar un paseo en góndola desde ahora. Es una de las mejores actividades para hacer en Venecia.

4. Alucinar con las obras de la Galería de la Academia, uno de los museos más importantes de Italia. Expone trabajos de Tizziano, Bellini, Canaletto, Veronese y Tintoretto, entre otros.

5. Reservar con antelación para subir a la Torre del Reloj. Es una de las figuritas difíciles de Venecia, porque hay que hacer la reserva con tiempo, pero el paseo realmente vale el esfuerzo. Además de ver la ciudad desde las alturas, te explican cómo funciona el reloj astronómico. Con la entrada puedes ver también el Museo Correr, el Museo Arqueológico y la Biblioteca Marciana.

Torre del Reloj - Venecia

6. Sentarse a tomar un café en la Piazza San Marcos. Si es en el antiguo Café Florian, mucho mejor, pero te arriesgas a dejar en rojo tu tarjeta: el café puede costar hasta 10 € y el suplemento por músicos, hasta 6 €. Una opción más amigable con el bolsillo: el Café Lavena. Igualmente auténtico pero con precios más razonables.

7. Visitar la playa en la isla de Lido. Está muy cerca de Venecia y tiene bonitas playas y buena oferta de entretenimiento. Una buena opción para ponerle un poco de arena y sol al viaje a Venecia.

8. Tomar el mejor helado del mundo en Gelacoteca Suso. Que no te desanimen las colas: van muy rápido y la corta espera vale la pena. Además de que tienen una gran variedad y el sabor es de otro planeta, los precios no son caros. Una auténtica ganga en una ciudad donde muchos precios están por las nubes.

Tomarse un helado en Venecia

9. Tomar un Spritz. Es una bebida típica el norte de Italia que consiste básicamente en vino blanco, agua con gas y Campari o Aperol. Tiene un color anaranjado inconfundible que verás una y otra vez sobre las mesas de los bares y terrazas de Venecia acompañado de unas chips o una tapa.

10. Descubrir la colección de caballos de Constantinopla del museo de la basílica de San Marcos. A decir verdad no deberías perderte ninguna de sus gemas, que son muchas: desde la Pala de Oro a los mosaicos de la cúpula, pasando por las maravillosas vistas desde su terraza exterior. Puedes hacer una visita guiada al interior de la basílica para conocer cada detalle junto a un guía especializado.

11. Cruzar el Gran Canal como un veneciano: en traghetto y de pie. El traghetto, además, te da la oportunidad única de viajar en góndola por un precio de ganga: ¡menos de un euro! Eso sí, no te acomodes demasiado: ¡el viaje es corto! En cinco minutos estás al otro lado.

Traghetto en Venecia

12. Flipar con el lujo de los interiores del palacio Ducal, decorados con mármol y detalles dorados. Además de los grandes salones, la armería y la prisión también valen la pena. Puedes hacer una visita guiada para conocer cada rincón y obtener entradas sin colas.

13. Pasar al menos una noche en Venecia. Y encontrar el mejor alojamiento. Si quieres estar cerca de todo, las zonas de la plaza San Marcos y Cannaregio son las mejores para disfrutar de un entorno irrepetible. Si prefieres ahorrar, busca en el Lido o en Mestre y pasa el resto de días aquí, pero te lo advertimos, la zona es muy industrial y no tiene encanto la mires por donde la mires. 

14. Comprar una máscara veneciana de recuerdo. O mejor aún: ¡hacerla tú mismo! En Peterpan Masks, un negocio familiar cerca de la estación San Stae el vaporetto, puedes fabricar tu propia máscara aprendiendo técnicas que pasaron de generación en generación. Imperdible si estás con niños en Venecia.

15. Comer un cicchetto y beber un’ombra di vin. Los cicchetti son las “tapas” venecianas, y el vino es un clásico de la ciudad. ¿Dónde probarlos? En los bacari, bares de tapas. Si estás en la zona del mercado de Rialto puedes llegar hasta Al Mercá, en Campo Bella Vienna 213.

Puente de Rialto - Venecia

16. Descubrir el barrio judío de Venecia, el primer ghetto de Europa. Para ver los edificios de varios pisos alrededor del Ghetto Nuovo, el Museo Judío y los monumentos en homenaje a las personas asesinadas durante el holocausto. 

17. Atravesar todos los puentes del Gran Canal. No son muchos: el Puente de la Academia, el Puente de la Constitución, el Puente de los Descalzos y el puente de Rialto, el más famosos de todos. Cada uno con su estilo, los cuatro ofrecen preciosas vistas del Gran Canal y ayudan a completar la imagen de Venecia.

18. Dejarte sorprender por la Scuola Grande di San Rocco. Seguramente tienes grandes expectativas acerca de la Piazza San Marcos o el Palacio Ducal, pero tal vez no hayas escuchado hablar mucho sobre esta verdadera joya decorada por Tintoretto a lo largo de más de 20 años. Te dejará sin habla.

Scuola Grande di San Rocco - Venecia

19. Vivir el Carnaval. Poder organizar la visita para que coincida con las fechas el carnaval (generalmente en febrero), es tocar el cielo con las manos. Las máscaras, los trajes y la magia que envuelve la ciudad en esa época son irrepetibles.

20. Visitar la isla de Murano. La segunda isla más grande de la laguna de Venecia tiene fama internacional por sus artesanos del vidrio. Visitar una fábrica de cristal en Murano es una experiencia única y apasionante. Puedes hacer esta excursión a las islas de Murano, Burano y Torcello para descubrir la historia y la cultura de los alrededores de Venecia.

21. Perderse por las calles de Venecia. Para descubrir esos rincones en los que se respira la verdadera esencia de la ciudad.

22. Fotografiar el Puente de los Suspiros desde el Ponte della Paglia. Desde allí tienes la mejor panorámica. Y si quieres ir un paso más allá, anímate a caminar por el puente como lo hacían los condenados con la visita Itinerarios Secretos al Palacio Ducal.

Puente de los Suspiros - Venecia

23. Observar Venecia desde lo alto en el Campanile. Esta construcción de casi 100 metros de alto es la más alta de Venecia. Desde la cima tienes maravillosas vistas de la ciudad ¡y puedes subir en ascensor! ¿Te lo vas a perder?

24. Comer pasta artesanal para llevar. Hay varios lugares desperdigados por la ciudad en los que puedes probar todo el sabor italiano a precio de ganga. Por ejemplo, en Dal Moro: entre 6 y 8 € por un cono para llevar con salsa a elección.

25. Visitar uno de los campos más auténticos y desconocidos de la ciudad: el Campo dei Santi Giovanni e Paolo. El contraste de las fachadas de la iglesia y el hospital civil es precioso.

26. Ver una ópera en el teatro de la Fenice. No todos los días se tiene la oportunidad de asistir a uno de los teatros de ópera más famosos el mundo. 

27. Visitar el Museo Correr, para descubrir objetos de uso cotidiano y arte desde los comienzos de la ciudad hasta el presente. Y aprovechar para ver también la Biblioteca Marciana y el Museo Arqueológico, que pueden recorrerse con la misma entrada.

28. Hacer una escapada a Padua. Llegas con el tren en menos de media hora y puedes ver los maravillosos murales que pintó Giotto en el interior de la capilla Scrovegni. Para mejor, el templo está tan cerca de la estación de tren, que puedes ir caminando. Eso sí, reserva las entradas con tiempo porque el aforo es limitado.

Padua desde Venecia

29. Descubrir en los canales los vehículos más insólitos (a ojos del extranjero): barcos policía, bomberos, grúas… ¡Seguramente encontrarás muchas cosas más si vas atento!

30. Ver Venecia de noche. Si no te enamoras de Venecia cuando las luces encendidas de la ciudad se reflejan en las aguas de los canales, es probable que tengas un corazón de hielo.

31. Conseguir un recuerdo de cristal de Murano. Una de las cosas más típicas que puedes llevar de regreso a casa.

32. Pasar por la calletta Varisco (¡o al menos intentarlo!): tiene la fama de ser la más estrecha del mundo. Su ancho es de apenas 53 centímetros.

33. Visitar la pequeña isla de San Giorgio Maggiore para conocer su basílica y escapar del bullicio de Venecia. Desde el campanario de la basílica tienes una hermosa panorámica de la ciudad; y si te sientas en la terraza del Giorgio Café, junto al puerto deportivo, puedes disfrutar de excelentes vistas de los palacios y la costa.

San Giorgio Maggiore - Venecia

34. Descubrir la ciudad de Romeo y Julieta. El viaje a Verona desde Venecia toma menos de una hora y media y en la ciudad hay monumentos sorprendentes, como la Arena de Verona, uno de los anfiteatros romanos más conocidos del mundo. También puedes visitar la casa (ficticia) de Julieta para ver su estatua el mítico balcón. Imprescindible para románticos y enamorados.

35. Pasear por el Cannaregio para conocer el verdadero ritmo de la ciudad. Es la zona menos turística ¡y una de las más bonitas! Allí es donde viven los venecianos (al menos los pocos que quedan en Venecia).

36. Aventurarte hasta la punta de Venecia. Comienza el recorrido cruzando el puente de la Academia y, después de visitar la basílica Santa María della Salute, sigue caminando hasta la Punta della Dogana. Desde ahí tienes unas de las mejores vistas de Venecia, con el Gran Canal a la izquierda y el canal de la Giudeca a la derecha. Un paseo especial para el atardecer.

Punta della Dogana - Venecia

37. Salir de noche. El lugar más animado es el Campo Santa Margerita, donde encuentras bares con terrazas repletos de universitarios y un gran ambiente.

38. Descubrir una gema oculta: la iglesia de la Madonna dell’Orto, que guarda algunas de las mejores obras de Tintoretto. Si conoces su arte o eres amante del arte en general, no puedes perdértelo.

39. Entrar en una de las librerías con más encanto del mundo: Acqua Alta. Con una escalera de libros, libros guardados en una góndola y gatos durmiendo la siesta sobre las tapas. Para buscar y encontrar alguna joya que leer durante el resto del viaje.

40. Disfrutar de un espectáculo de ópera en un palacio del siglo XV. Una experiencia íntima donde cada acto se realiza en un salón diferente del Palazzo Barbarigo Minotto. La propuesta se llama Musica a Palazzo y es una excelente forma de pasar una noche en Venecia.