Qué visitar en Venecia: 10 lugares imprescindibles

Venecia está rodeada de un halo casi místico. Pasar de soñar con ella a vivirla puede ser un paso difícil de dar: ¿por dónde comenzar a descubrir la ciudad? ¿Cuáles son sus imprescindibles? En este post te hacemos un perfecto resumen para que vayas bajando a tierra el viaje de tus sueños.

Lo primero será, te imaginarás, descubrir la belleza de sus canales. Pero Venecia también es hogar de algunos de los monumentos y edificios más importantes de Italia. Te contamos cuáles no te puedes perder.

Y si quieres descubrir también las experiencias imperdibles en la ciudad, échale un vistazo a nuestras 40 cosas para ver y hacer en Venecia. Ahora sí, comencemos.

1. El Gran Canal

El Gran Canal es la avenida principal de Venecia. Conecta la estación central de tren, Santa Lucía, con la Piazza San Marcos, el corazón de la ciudad. Es realmente sorprendente ver el tráfico de barcos, góndolas y vaporetti yendo y viniendo por el agua como lo harían coches y autobuses en una ciudad “normal”.

Una excelente forma de conocer el Gran Canal es subir a los vaporetti, los autobuses acuáticos. Durante el paseo ves puentes, iglesias, palacetes y otros edificios de románticas fachadas

Consejo

Si tu presupuesto no te permite hacer un paseo en góndola, en el Gran Canal encontrarás una oportunidad única: usar un traghetto para cruzar el Gran Canal en las zonas donde no hay puente. ¡Puedes vivir la aventura de subir a una góndola por menos de un euro

Gran Canal - Venecia

2. Puente de Rialto

El puente más antiguo y famoso de Venecia cruza sobre el Gran Canal y es uno de los grandes atractivos de la ciudad. Verlo desde el agua, mientras surcas las aguas en el Vaporetto, te llena de emoción, y las vistas desde el puente hacia las aguas son fascinantes. Pero aún hay más para disfrutar, porque caminar por las rampas y visitar sus tiendas también es una experiencia encantadora. Eso sí, los precios allí están por las nubes, es mejor dejar las compras para otro lugar.

Es muy fácil llegar al puente: en el lado este del Gran Canal, en la callejuelas que hay entre la Piazza San Marcos y el puente, encontrarás muchos carteles señalando el camino.

Si cruzas el puente desde San Marcos, al bajar encuentras también el Mercado de Rialto, otro lugar imprescindible. Tiene un gran ambiente y colorido. Allí venden desde frutas y verduras hasta pescados frescos.

Un consejo: si visitas el puente de Rialto de día, regresa también de noche, y viceversa. Las dos postales son únicas e imperdibles. 

Puente de Rialto - Venecia

3. Plaza de San Marcos

La plaza de San Marcos es el centro neurálgico de Venecia. No importa cuántos días pases en la ciudad, la mayor parte del tiempo estarás allí: descubriendo sus principales monumentos, mirando escaparates de tiendas y disfrutando del ambiente

Una curiosidad acerca de la plaza es que se encuentra en una zona baja de la ciudad, por lo que es uno de los primeros lugares en sufrir el “aqua alta”. En esos momentos, la plaza se cubre de agua y se llena de pasarelas, que sirven para llegar a los monumentos imprescindibles sin necesidad de usar botas.

Por último, no podemos dejar de hablar del obligado café en la piazza: tiene un precio alto (ronda los 10 €) pero la experiencia lo vale. Sobre todo cuando es acompañada por música en vivo. La dolce vita en su máxima expresión.

Plaza San Marcos - Venecia

4. Basílica San Marcos

La basílica de San Marcos es uno de los edificios más destacados de Venecia. Si no sabes que fue diseñada por arquitectos venidos desde Constantinopla, puede sorprenderte su estilo oriental. Es uno de los grandes exponentes del estilo bizantino en Europa, y vale la pena hacer una visita guiada por el interior en la que te descubran los interesantes detalles de su arquitectura.

También puedes ingresar gratis y deleitarte con un sinfín de lujosos detalles decorativos. Ahora bien, si quieres hacer el paseo completo y descubrir el Tesoro, la Pala de Oro (el retablo) y el Museo, ahí sí tendrás que pagar ingreso. ¿Si vale la pena? Sí que lo vale: con la entrada al museo ves una maravillosa colección de caballos de Constantinopla y accedes a la terraza exterior, que da fascinantes vistas de la plaza y sus otros monumentos y edificios. 

Basílica San Marcos - Venecia

5. Palacio Ducal

El palacio Ducal fue sede del gobierno de la República de Venecia, una de las grandes potencias comerciales del mundo hasta 1797, año en que fue derrotada por Napoléon. Es uno de los edificios más visitados de la ciudad y su belleza te dejará con la boca abierta. Lo reconoces fácilmente por su puerta de acceso principal: la Porta della Carta, coronada con el león alado que se ha convertido en símbolo de Venecia.

El interior el palacio Ducal es pura poesía: la Scala d’Oro y su bóveda de estuco dorado, la monumental Sala del Gran Consejo y la Escalinata de los Gigantes, construida en mármol blanco. Cada uno de estos rincones sorprende.

Si quieres descubrir el interior en compañía de un guía que te revele todos los secretos, puedes reservar esta visita guiada que además incluye entradas sin colas. Este último detalle es fundamental en temporada alta, ya que de otro modo la espera suele ser muy larga.  

Palacio Ducal - Venecia

6. Puente de los Suspiros

Es otro de los puentes más famosos de Venecia. A diferencia del puente de Rialto no se encuentra sobre el Gran Canal, sino en la parte trasera del Palacio Ducal, sobre un pequeño canal que lo separa de los calabozos.

¿Sabías qué?

Aunque su nombre puede sonar muy romántico, en verdad se debe a los suspiros que lanzaban al aire los prisioneros al despedirse de la belleza del mundo exterior antes de entrar en los calabozos.

La mayoría de los viajeros se conforma con observar el puente de los Suspiros desde el exterior (puntualmente desde el Ponte della Paglia), pero si tu curiosidad va más allá, también puedes caminar por él. Para eso tienes que hacer la visita del Itinerario Secreto del Palacio Ducal. El recorrido te lleva a hacer el mismo camino que hacían los condenados.

Puente de los Suspiros - Venecia

7. Callejear

Perderte en las calles menos concurridas y más silenciosas de la ciudad es otro de sus esenciales. El espíritu de Venecia se descubre caminando por las calles empedradas y los pequeños puentes sobre los canales. Mirar hacia el cielo y ver las ventanas y balcones a los que los venecianos se asoman a diario es uno de los placeres más grandes de los que disfrutar en la ciudad.

Compra alguna fruta en las barcas-tienda que podrás encontrar ancladas en cualquier canal y camina sin rumbo por las calles de Venecia. Descubre pozos en donde recargar tu botella con agua fresca, puertas con coloridos timbres ornamentados y miles de puentes desparramados por toda la ciudad. Estarás bebiendo de su verdadera esencia.

Si quieres pasear por el centro histórico en compañía de un guía experto puedes reservar este tour por Venecia que incluye también la visita a la basílica de San Marcos y al Palacio Ducal.  

Calles de Venecia

8. Campanile de San Marcos

El campanile de San Marcos es el punto más alto de Venecia y un lugar emblemático de la ciudad. En verdad, lo que vemos hoy no es la construcción original, sino una réplica realizada hace poco más de un siglo cuando se desmoronó la primera.

¿Sabías qué?

Originalmente no se construyó para ser un campanario sino una torre vigía. Fue entre 979 y 991 cuando la torre recibió una cella campanaria, un espacio para campanas.

Desde lo alto del campanile tienes unas de las mejores vistas de la ciudad, a casi 100 metros de altura. No temas: puedes subir usando unas empinadas escaleras al estilo romántico o de manera más práctica en ascensor

Campanile de San Marcos - Venecia

9. Paseo en góndola

Es el clásico de los clásicos. Mientras que el vaporetto te puede llevar a recorrer el Gran Canal de punta a punta, el paseo en góndola te permite explorar canales más tranquilos y silenciosos, en los que discurre la vida cotidiana de la verdadera Venecia. La experiencia es más íntima y romántica, sobre todo si eliges hacer un paseo con serenata.

Montar en góndola no es algo barato, pero es una experiencia que solo se puede vivir en Venecia y que resulta algo así como su marca registrada. Si tu presupuesto no te lo permite, entonces podrás reemplazar la góndola por un vaporetto o traguetto y aun así disfrutar plenamente tu visita a la ciudad. Pero si puedes permitírtelo, es seguro que no te arrepentirás jamás.

Puedes reservar ahora el paseo en góndola por los canales de Venecia y disfrutarlo apenas llegues a la ciudad.

Paseo en góndola - Venecia

10. Islas Murano, Burano y Torcello

Las islas de Murano y Torcello son algunas de las más bonitas de la laguna de Venecia. Y la visita a cualquiera de ellas (¡o a las tres!) se ha convertido en parte infaltable del itinerario por Venecia.

Murano es famosa por sus fábricas de cristal, la basílica de Santa María y San Donato y su Museo del Vidrio.

En Burano te encontrarás con un montón de casitas de colores que le dan a la isla una energía fabulosa. La visita a las tiendas de encaje es parte obligada de esta isla.

Por último, en Torcello no puedes perderte la Catedral de la Asunción y la iglesia de Santa Fonseca, del siglo XI. 

Puedes reservar una excursión de medio día para aprovechar el tiempo al máximo y conocer las tres islas en un solo paseo.

Murano - Venecia