Bratislava

Capital y mayor ciudad de Eslovaquia, Bratislava es una interesante oportunidad para quienes se encuentren de visita en Viena dado que existe una distancia de tan sólo 60 kilómetros. Esta localidad situada a orillas del Danubio cuenta con 446.819 habitantes.

Bratislava cuenta con un atractivo pasado imperial, característica que se ve reflejada en su casco antiguo gracias a los diversos monumentos y casas de arquitectura barroca. La ciudad fue parte del reino de Hungría desde la llegada de los húngaros, en el año 895, hasta el fin de la Primera Guerra Mundial, 1919.

Qué ver en Bratislava

Algunos de los lugares más interesantes para el turismo en Bratislava son la

Plaza de Hlavne

Está ubicada en el corazón del casco histórico y donde se encuentra el viejo edificio del ayuntamiento.

Calles Michalska y Venturska

Allí se encuentran numerosos puntos históricos como el auditorio infantil Mozart Franz Liszt.

Academia Istropolitana

Fue la primera universidad de Eslovaquia, fundada en 1465 de la mano del papa Pablo II, por encargo del rey Matías Corvino de Hungría.

Castillo de Bratislava

Emblema de la ciudad que funcionó como fortaleza gótica, castillo renacentista y más tarde castillo barroco.

La ciudad de los Templos

Asimismo, esta antigua localidad cuenta con numerosos y destacados templos, como es el caso de la Catedral de San Martín, lugar de coronación de los reyes húngaros; la Iglesia de las Clarisas, monumento gótico del siglo XIV; la Iglesia de los Franciscanos, que fue construida en el siglo XIII y representa el edificio sacro más antiguo de la ciudad; la Iglesia de Santa Isabel, también conocida como la Iglesia Azul; entre otros.

Además de esta destacada arquitectura, resulta de gran interés para el turista recorrer los espacios naturales disponibles en la ciudad. Bosques, lagos y ríos son lugares de encuentro para el ocio al aire libre como es el caso del Parque Forestal de Bratislava, el jardín zoológico y el botánico, el lago Strkovec en Ruzinov, el Kuchajda en Nové Mesto, los Zlaté Piesky y Vajnory en el noreste y el Rusovce en el sur.

Visita Bratislava desde Viena

El centro histórico de Bratislava tiene muchos monumentos de los que vale la pena conocer su historia en detalle. Lo más conveniente para visitar la ciudad es hacerlo en compañía de un guía experto que pueda revelarte esas curiosidades que hacen las visitas mucho más interesantes.

Pasaremos a buscarte en autocar para hacer un recorrido guiado por el centro de la ciudad. Después tendrás tiempo para moverte a tu aire. La vuelta será en un entretenido crucero.

Cómo llegar a Bratislava desde Viena

  • En tren: tomarlo en la estación Sudbanhof que llega hasta la Estación Central de Bratislava o a Bratislava Petrzalka. El precio del billete es aproximadamente de 12 €.
     
  • En Autobús: tomarlo en la estación Sudtirolerplatz o en el aeropuerto de Viena, Schwechat. El trayecto hasta el aeropuerto de Bratislava es de 75 minutos. El billete tiene un precio aproximado de 12 €.
     
  • En barco: Los cruceros conocidos como Twin City Liner unen las ciudades recorriendo el Danubio en 75 miunutos. Salen desde Schwedenplatz y llegan junto al casco antiguo de Bratislava por un precio de 22 € aproximadamente. Para reservas o más información comunicarse al teléfono: (01) 588 80.
     
  • En transfer: una de las maneras más cómodas de llegar desde Viena a Bratislava es con un servicio de traslado. Si son cuatro pasajeros les costará menos que el viaje en barco (un auto de cuatro plazas cuesta 85 €) y tendrán toda la comodidad de viajar desde la puerta del hotel hasta el centro de Bratislava en un moderno vehículo solo para ustedes.

    Puedes reservar el transfer a Bratislava aquí.

  • En coche: El trayecto es de 78,4 kilómetros y puede llevar unos 55 minutos.
turismo bratislava