Itinerario y ruta de 3 días por Viena

Una de las opciones más recomendables a la hora de visitar los rincones de la encantadora Viena es contratando un tour con un guía experto. Si quieres visitarla a tu aire y estás estudiando los posibles itinerarios de tu viaje, quizás te ayudan nuestras propuestas, consultar el mapa y buscar los mejores barrios para alojarte.

Día 1 de Ruta por Viena

En nuestro el primer día en Viena podemos comenzar el recorrido por la Catedral Viena. Ubicada en el corazón de la ciudad, justo en la estación de metro de Stephansplatz, se encuentra cercana a otros edificios emblemáticos de la localidad. A la izquierda, por la calle Kärntner Strasse, se puede llegar a la Ópera de Viena, donde es posible recorrer su interior y museo por lo que si disponemos de tiempo podremos tomarnos dos horas para conocerla por completo.

Justo detrás de la Ópera se podrá acceder al Museo Albertina, en el cual se disponen las colecciones gráficas más extensas del mundo. 

Podemos almorzar luego en alguno de los restaurantes que se encuentran en las calles aledañas. Más tarde, continuaremos con el recorrido alrededor de la avenida Ringstarsse de Viena y llegaremos al Palacio Hofburg, centro del reino de los emperadores Habsburgos.

El Palacio Hofburg es el castillo más grande de la ciudad por lo que si se quiere es posible estar media tarde recorriéndolo, más si se considera que en sus instalaciones también se encuentra el Museo Emperatriz Sisi y la Escuela Española de Equitación

Para completar la tarde lo recomendable es tomar los tranvías 1 y 2 (o el Viena Ring Tram que es más caro pero ofrece una explicación del recorrido en diferentes idiomas), que bordea la Ringstrasse y ofrece una vista panorámica de algunos de los edificios más importantes de la ciudad como es el caso del Parlamento de Austria, el Ayuntamiento, la Iglesia Votiva, el Museo de Historia Natural y el Museo de Historia del Arte, entre otros.

En el final del recorrido, llegando hacia la noche, será posible observar la arquitectura especial de la Hundertwasserhaus y del barrio comercial que la rodea.

Día 2 de ruta por Viena

El segundo día de nuestro recorrido por la capital austríaca puede comenzar con una visita al Palacio Schönbrunn, residencia de verano de los Habsburgo a la que es posible llegar mediante el metro U4 que nos deja en la estación Schönbrunn. Las inmensas instalaciones permiten pasar una mañana también disfrutando al aire libre y conociendo su famoso zoológico.

En el mismo día también es posible conocer el Palacio Belvedere, al que se puede llegar en metro parando en la estación Karlsplatz. En sus instalaciones es posible encontrar bares y restaurantes para almorzar. 

La tarde y noche queda reservada para el Prater Viena, parque de diversiones al que es posible llegar por el metro U1 y U2 hasta la Estación Praterstern. Aquí hay atracciones como la Noria Gigante y de espacios verdes y de recreación. Anímate a hacer el tour de las tabernas vienesas y el parque Prater con un guía experto.

Día 3 de ruta por Viena

El tercer día es posible aprovechar la mañana para recorrer los bosques de Viena. Existe la posibilidad de realizar una excursión hacia el sur de estos bosques, la cual dura medio día y ofrece un paseo por la abadía cisterciense Heiligenkreuz, el pabellón de caza de Mayerling, y la localidad balnearia de Baden.

Durante este recorrido también se puede incluir una visita a la Torre del Danubio.

Por la tarde, es posible volver hacia el centro histórico para realizar las compras en Viena. Las peatonales Kärntnerstrasse y Graben y la avenida Mariahilferstrasse, ubicada en la Ringstrasse, ofrecen tiendas y lugares de esparcimiento, como es el caso de bares y restaurantes en los que es posible descansar degustando la famosa Tarta Sacher.

Si luego de tan extenso recorrido aún no se encuentran lo suficientemente cansados, el día 3 puede terminar con una visita por el famoso “barrio de los museos”, el cual limita con el casco histórico de la ciudad.