Viena con niños

Viena es una de las ciudades más elegantes y distinguidas de Europa. Es difícil imaginarse que también puede ser un fabuloso destino para disfrutar con niños, pero así es. Mientras que algunas de las principales atracciones de la ciudad incluyen propuestas para ellos, otras se encuentran a un tiro de piedra de lugares que resultan encantadores para toda la familia.

No te será difícil planear un itinerario que incluya diversión para todas las edades y convierta el viaje a Viena en unas vacaciones familiares inolvidables, llenas de recuerdos y fotografías magníficas.

Al momento de planear tu itinerario detalladamente, te recomendamos también echarles un vistazo a nuestras visitas guiadas por Viena. Seguramente hallarás entre ellas algunas que te sirvan para simplificar paseos con los peques. ¡A disfrutar!

Viena con niños

Parque Prater

El Parque Prater es un lugar que combina a la perfección ocio con diversión. Se trata nada menos que del parque de diversiones más antiguo del mundo. Entre sus más de 250 atracciones hay propuestas para todas las edades: montañas rusas, un tren fantasma, carrousel y una gigantesca noria de casi 60 metros de altura.

Parque Prater, Viena

Además, el parque se encuentra ubicado en un maravilloso entorno verde con caminos que invitan a caminatas relajadas y momentos de distensión. La entrada al parque es gratuita y el predio está repleto de puestos de comida en los que podréis probar tanto platos vieneses tradicionales, como comida rápida. Tratad de dejar la visita para un día soleado para poder aprovecharla al máximo.

Haus der Musik

Es un lugar imprescindible. Se trata de un moderno museo interactivo donde los adultos se divertirán tanto como los niños. La propuesta es que los visitantes se involucren de manera activa en el universo de la música y usen todo su cuerpo para develar los misterios del sonido. Los niños no querrán irse del lugar y los adultos se sorprenderán gratamente con muchas de las actividades.

Además de encontrar información sobre los grandes compositores vieneses y la historia de la Filarmónica de Viena, todos los integrantes de la familia podréis convertiros en directores virtuales de la orquesta y crear música con vuestro propio cuerpo en la Brain Opera. Por otro lado, el edificio tiene un excelente restaurante. Sí, ¡ya habíamos dicho que es imprescindible la visita!

Precio

General: 13 €
Niños hasta 12 años: 6 €
Niños menores de 3 años: gratis

Escuela Española de Equitación

Este es uno de esos casos en los que uno de los símbolos más destacados de una ciudad es en sí mismo una extraordinaria atracción para los niños. No es necesario adaptar la visita en nada para que los más pequeños puedan disfrutar de este fabuloso espectáculo, declarado Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. Ya sea que recorran los establos como que asistan a un entrenamiento o uno de los shows, los niños disfrutarán de la belleza de los caballos. La Escuela Española de Equitación es un clásico de Viena apto para todo público.

Solo una recomendación: si vais a ver un espectáculo, aseguraos de reservar con tiempo las entradas para que incluyan asiento. Nadie disfruta un espectáculo de una hora si tiene que verlo de pie y con los niños.

Precio

General: 15 €
De 7 a 18 años: 7,50 €
Hasta 6 años: gratis

Torre del Danubio

La altísima estructura de 252 metros es un paseo entretenido para adultos y niños. Las espectaculares vistas encantarán a todos y, sin duda, para los más pequeños será muy divertido el viaje de 34 segundos en ascensor hasta la cima. Si queréis, podréis beber o comer algo en el restaurante para hacer que la visita dure un poco más. Durante el verano, seguramente también os sorprenderéis con los intrépidos que se acercan a la Torre del Danubio para practicar bungee jumping.

Precio

General: 14,50 €
Niños de 6 a 14 años: 9,90 €
Hasta 6 años: gratis

Torre del Danubio, Viena

Palacio de Schönbrunn

El Palacio de Schönbrunn es otro de los íconos de Viena que disfrutan adultos y niños por igual. Mientras que los mayores podrán deleitarse con la historia y la arquitectura del lugar, hay muchas actividades especialmente pensadas para niños:

  • Un museo infantil donde pueden aprender acerca de la vida cotidiana de los niños de la familia imperial.

  • Fabulosos jardines repletos de flores.

  • Laberintos verdes donde perderse y disfrutar del aire libre.

  • Un teatro de marionetas con encantadores espectáculos, entre los que se encuentra La flauta mágica, de Mozart

Precio

General: desde 3,80 €
De 6 a 18 años: desde 3 €
Hasta 6 años: gratis

Palacio de Belvedere

Uno de los espacios más bonitos de Viena, el Palacio de Belvedere, desarrolló una divertida propuesta para entusiasmar a los niños en el recorrido por sus principales obras de arte. El folleto llamado “Art Detective on the Trail of Masterpieces” nos invita a encontrar errores y responder preguntas acerca de las obras de arte que nos mantendrán sumamente entretenidos durante toda la visita al palacio superior.

Precio

General: 8 €
Menores de 18 años: gratis

Palacio Belvedere, Viena

Zoom

Un museo infantil interactivo con cuatro áreas de exploración distintas:

  • Hands-on Exhibition. Para niños de 6 a 12 años, donde está prohibido no tocar.

  • Ocean. Un verdadero océano de experiencias para pequeños de entre 8 meses y 6 años. Con objetos coloridos, túnel de espejos, planos inclinados y colchón de agua, entre muchas otras cosas.

  • Studio. Para que puedan realizar sus más locas fantasías artísticas. Tendrán a su disposición materiales no convencionales y de difícil acceso en el hogar, para que puedan experimentar sin límites.

  • Animated Film Studio. Los niños de entre 8 y 14 años, podrán experimentar en grupo con tecnologías de punta para crear su propia película de animación.

Precio

Depende de la actividad.

Ópera de Viena

Encontrarás varios lugares donde llevar a tus peques a ver ópera en Viena. Entre ellos destacan:

  • Ópera popular de Viena (Volksoper Wien). Algunas de sus óperas resultan particularmente atractivas para los niños, como Hansel y Gretel o Pinocho.

  • Ópera estatal de Viena. Una excelente opción, ya que sus óperas están especialmente adaptadas para el público infantil y además tienen pequeños artistas en escena.

  • Teatro de marionetas de Schönbrunn. En el que la ópera cobra vida a través de los títeres.

Otra sugerencia para tener en cuenta es que también puedes llevarlos a ver un ballet o una opereta. Tal vez el programa sea menos intenso y les resulte más entretenido.

Autobús turístico

El autobús turístico es un esencial para las familias viajeras. Es una forma cómoda y práctica de conocer los principales atractivos de la ciudad que además resulta muy entretenida para los niños. En Viena hay un fabuloso autobús que ofrece paradas ilimitadas y wifi gratis en todos los buses. Os llevará a la Ópera estatal, el Palacio de Schönbrunn y el Palacio Belvedere, entre muchos otros lugares.

¿Lo mejor? Los niños pagan menos de la mitad. Puedes reservar los lugares online ahora mismo para disfrutar el paseo apenas llegues a la ciudad. Échale un vistazo al tour para conocer las 37 paradas.
Si tu bebé aún usa carrito, será mejor reemplazarlo por un portabebés durante este paseo.

Precio

General: 25 €
De 3 a 12 años: 11,25 €
Menores de 3 años: gratis

Comer en Viena con niños

Naturkost St. Josef es una excelente opción para comer en familia en Viena. Cocinan platos vegetarianos con ingredientes y tienen una tienda de productos orgánicos también. Hay snacks saludables, jugos naturales de frutas y verduras, sopas y ensaladas. Además, tienen un menú especial para los peques, cambiador y juguetes disponibles. ¡No te lo pierdas!

Dirección

Zollergasse 26

Moverse por Viena con niños

El transporte público es gratuito para niños hasta seis años, mientras que los menores de 15 pagan la mitad.

Para llegar desde el aeropuerto hasta el hotel puedes contratar un servicio de traslado que simplificará las cosas al máximo. Un chofer te estará esperando a ti y a tu familia apenas pongáis un pie en la ciudad para llevaros directo al alojamiento de la manera más rápida posible. Puedes reservar el vehículo ahora y dejar todo resuelto de antemano.