Catedral de Viena

La Catedral Viena es conocida como Catedral de San Esteban de Viena o Stephansdom. Punto de partida ideal para los turistas que se proponen recorrer Viena, la catedral está ubicada en el centro de la ciudad.

Se trata de una imponente y maravillosa construcción que fue edificada sobre las ruinas de una iglesia románica dedicada a San Esteban en 1147 y que hoy representa el símbolo religioso más importante de la ciudad.

Estilo y arquitectura

Su estructura particular la convierte en uno de los monumentos de Viena más atractivos y visitados por los turistas. Con 137 metros de altura, en esta construcción de estilo gótico se extiende una gran torre en forma de aguja que puede ser observada desde distintos puntos de la ciudad, como así también la escalera en forma de caracol dispuesta en su interior permite llegar a la cúspide y obtener una visión panorámica de toda Viena.

Asimismo, en la parte posterior de la Catedral Viena llama la atención el Tejado de los Azulejos conformado por más de 250 mil de estas piezas.

En cuanto a su interior, se observan distintos estilos arquitectónicos resultado de diferentes épocas. Una de sus particularidades es la de contar con bóvedas en donde descansan los restos de gran parte de los miembros de la familia Habsburgo, además de haber sido el lugar donde se realizó el funeral de Mozart.

Por último, pueden mencionarse como puntos más destacados de la Catedral Viena la Campana Pummerin, el Púlpito de Pilgram, las catacumbas y la imagen de Cristo crucificado.

catedral viena

Horario: 

Lunes a sábado de 06:00 a 22:00 horas.
Domingos y festivos de 07:00 a 22:00 horas.

Precio: 

Gratis

Dirección: 

Stephansplatz 1

Cómo llegar: 

Metro U1 y U3 o autobús 1A, 2A y 3A, Estación Stephansplatz.