Bosques de Viena

En la baja Austria, a poca distancia de la ciudad, es posible disfrutar de la naturaleza contemplando montañas, ríos y lagos. Se trata de los Bosques de Viena, los cuales se constituyen por una zona que abarca mil metros cuadrados e incluyen las partes más septentrionales de la cordillera de los Alpes. Su altura va desde los 160 hasta los 893 metros sobre el nivel del mar, limitando las colinas con los ríos Triesting, Gölsen, Traisen y Danubio.

Historia

Si bien se encuentran alejados de la dimensión imperial presente en cada punto de la ciudad, los bosques de Viena también cuentan con una importante historia: sirvieron de inspiración para que Johann Strauss componga sus valses y fueron el lugar de descanso de muchos vieneses agotados por las guerras napoleónicas. En 1987, gobernadores de los estados de Viena, Baja Austria y Burgenland firmaron la Declaración de los Bosques de Viena para proteger la naturaleza en la región, mientras que en el 2006 fueron declarados reserva de la biósfera.

Qué ver

El convento de Mayerling, la Abadía de Heilingerkreuz, la residencia de los príncipes Esterhazy, los balnearios de Baden y el Lago Neusield, son algunos de los lugares más representativos para visitar. Una de las opciones recomendadas para conocer el lugar es recorrerlo caminando, siendo dos puntos estratégicos las colinas de Kahlenberg y su gemela, Leopoldsberg. A estas es posible llegar a través de un camino de fácil acceso rodeado de una frondosa arboleda.

Visita los bosques de Viena

Si quieres conocer los lugares más destacados de los bosques de Viena y descubrir las fascinantes historias que guarda cada uno de ellos, lo más recomendable es hacer la visita en compañía de un guía experto. Te recomendamos especialmente este tour, que también te llevará a ver la mina de Seegrotte, actualmente el lago subterráneo más grande de Europa.

Cómo llegar a los bosques de Viena

Si se pretende comenzar el recorrido por el balneario Baden, tomar el autobús 552 desde Wien Mitte a Mariazell

bosques viena