Museo Freud

El Museo Freud se encuentra en la casa que el psicoanalista ocupó con su mujer y sus seis hijos entre 1891 y 1938, año en que partió a Londres exiliado. También tenía allí su consultorio, en otro de los apartamentos del edificio de cinco plantas, donde vivían varias familias.

La casa fue construida en 1891, luego de demoler una vivienda más antigua donde había vivido Victor Adler, un político austríaco. Está a pocas manzanas de la Iglesia Votiva del Divino Salvador.

El barrio Alsergrund, donde se encuentra la casa, tuvo una gran cantidad de habitantes judíos hasta la época de las deportaciones masivas.

Exhibición permanente

La muestra permanente presenta objetos de la vida cotidiana que pertenecieron a Freud, como así también libros, fotos y manuscritos.

La decoración del lugar se hizo en 1971 con el asesoramiento de Anna Freud. Se dispusieron en las habitaciones los muebles originales que usó la familia, antigüedades de la colección de Freud y primeras ediciones de sus libros.

Con los años se agregaron una tienda y una sala de conferencias y exposiciones.

No está entre los museos más importantes de la ciudad, pero puedes hacer una visita si tienes días libres en Viena, ya que tiene cierta importancia histórica.

Horario: 

Todos los días de 10:00 a 18:00.

Precio: 

10€

Dirección: 

Berggasse 19

Cómo llegar: 

Metro línea U2, parada Schottentor; línea U4 parada Rossauer Lande.
Autobús línea 40A, parada Berggasse.
Tram líneas 1 y D, parada Schlickgasse.