Consejos

Planifica el viaje

  • Reserva tu vuelo y alojamiento con anticipación para conseguir buenos precios. Nuestro buscador de vuelos baratos puede ser de ayuda. También puedes conocer ahora las mejores opciones de alojamiento en la ciudad.

  • El Cairo es una ciudad que amerita evaluar la opción de contratar un guía particular. Incluso si eres de los que prefieren moverse por libre, tal vez debas considerar contratar tours privados para conocer algunas de las atracciones. Evitarás los conflictos relacionados con la diferencia cultural, el idioma y el caótico tráfico.

  • La mejor época del año para visitar El Cairo es entre noviembre y marzo. Si estás buscando buenos precios, evita los meses de diciembre, enero y febrero, que concentran la mayor cantidad de turismo.

  • Es una gran idea reservar un servicio de traslado para simplificar los viajes desde y hacia el aeropuerto. De esa forma un chofer se encargará de todo y evitarás cualquier tipo de complicación en momentos clave (¡y muchas veces estresantes!) del viaje, como son la llegada y la partida.

Atracciones turísticas

  • Aprovecha para hacer excursiones a lugares alejados el día viernes. Como es el día de descanso de la ciudad, las calles estarán un poco menos abarrotadas.

  • En los alrededores de las principales atracciones turísticas, principalmente en las pirámides, encontrarás muchos locales que insistirán en ofrecerte todo tipo de ayudas y servicios a cambio de una propina. Si no estás interesado en su asistencia no respondas ni hagas contacto visual, eso solo los alentará a seguir insistiendo.

  • No está permitido escalar las pirámides, así que no lo intentes. Puedes llevarte una reprimenda de algún policía o incluso ser arrestado.

  • La entrada general a las pirámides no incluye todo lo que puede hacerse en ellas. Si quieres recorrer el interior o conocer el Museo del Bote Solar tendrás que conseguir las respectivas entradas.

Sobre el terreno

  • Sé extremadamente cuidadoso cuando estés caminando por la ciudad. Las calles y veredas no se encuentran bien mantenidas y no es extraño encontrarse con agujeros (¡incluso de varios centímetros!). Por otra parte, el tráfico en las calles es una verdadera locura y en muchos puntos te costará trabajo cruzar hasta el otro lado. Tómate tu tiempo, no querrás arriesgarte a ser arrollado en medio de la calzada.

  • El agua del grifo no es apta para beber. Tendrás que tener siempre a mano una botella de agua. Cuando la compres, asegúrate de conocer el precio que pagan los locales y regatea hasta conseguirlo. Es muy común que los comerciantes intenten cobrarte más solo por ser turista, pero si demuestras que conoces los precios te venderán la botella por el precio adecuado.

  • Egipto es un país predominantemente musulmán, y aunque no es extremadamente conservador, sí hay ciertos códigos de vestimenta que es preciso respetar. Las mujeres deben llevar cubiertos los hombros y las piernas hasta la rodilla. Los hombres, por su parte, deben evitar usar camisetas sin mangas. Al momento de entrar en una mezquita las mujeres deben cubrirse también la cabeza y las piernas hasta los pies.

  • Lleva calzado cómodo: uno abierto para moverte por la ciudad y unas zapatillas de trekking para las excursiones al desierto.

  • Acostúmbrate a salir siempre con gorro. Si lo olvidas en el hotel, lo lamentarás.

Gran Pirámide Egipto