Marrakech con niños

Marrakech, con sus encantadores zocos, jardines y riads, es un magnífico destino exótico para visitar con niños. Los peques tendrán muchas oportunidades para moverse y jugar libremente en espacios abiertos y disfrutar de entrar en contacto con una cultura distinta.

Un paseo por los mercados de las plazas, con sus puestos coloridos y su fiesta de sabores siempre será entretenido para ellos. Además, la posibilidad de alojarse en un riad es siempre bienvenida por las familias, que siempre añoran sentirse como en casa

Otro de los encantos de Marrakech son las muchas ciudades y parajes naturales que se pueden visitar cerca. Entre nuestras excursiones encontrarás muchas a destinos paradisíacos que puedes aprovechar para simplificar la escapada con peques.

Plaza Djema el Fna

Será una visita obligada y es posible que os acerquéis a ella más de una vez a lo largo del viaje. Si la visitas con bebés, la recomendación es optar por el portabebés para poder pasear por sus puestos con comodidad. En la plaza los niños disfrutarán lo mismo que los adultos: de los colores, aromas y sabores de cada uno de los puestos, de su gente y del ambiente animado.

Los acróbatas, músicos y contadores de cuentos también serán un entretenimiento para toda la familia. Es recomendable la visita tanto de día como de noche, cuando podréis probar las delicias típicas de la cocina marroquí.

Jardines de Majorelle

Es un precioso jardín con frondosa vegetación. Sus paredes de color azul vibrante son muy llamativas. Es el lugar perfecto para disfrutar un día al aire libre sin salir de la ciudad. Los niños estarán felices de ver la variedad de plantas y pájaros que hay en él..

Como los jardines son tan populares, la espera para entrar suele ser larga. La cola para la entrada al museo, sin embargo, suele ser más corta. Si estás con peques, puede ser una buena idea comprar la entrada combinada para el museo y los jardines haciendo la fila en el museo. Os ahorraréis buena parte de la espera.

Precio

Jardines: 70 DH
Museo: 30 DH

Palacio El Badi

El Palacio El Badi es una buena opción para visitar con niños. Se trata de las ruinas de un antiguo palacio de lujo. Las dimensiones del monumento permitirán a los pequeños moverse a sus anchas y explorar los enormes patios por su cuenta. El detalle que les roba el corazón a los niños, son los nidos de cigüeñas que hay en cada torre.

Precio

Entrada general: 70 DH
Menores de 12 años: 30 DH

Palacio de la Bahía

Es un hermoso palacio en el que los niños se sentirán muy a gusto. Los ambientes son amplios y están bellamente decorados. Los peques se sorprenderán con los colores y diseños de los mosaicos. Hay también varios jardines para visitar en los que podrán distenderse y descansar rodeados de verde.

Precio

Entrada general: 70 DH

Palmeral

A solo 10 kilómetros del centro de la ciudad hay un maravilloso palmeral con más de 100 mil árboles. Es el escenario perfecto para un paseo en camello bajo la sombra de las palmeras. Para los niños será súper emocionante vivir la experiencia del desierto. Los paseos que ofrecen por el lugar suelen incluir vestirse con ropas beduinas y dar un paseo en dromedario siguiendo las rutas antiguas de las caravanas.

Puedes llegar hasta ahí en taxi o en un transfer que puedes reservar en línea. También tienes la opción de contratar una excursión que incluye la recogida por el hotel, el paseo en camello y un té de menta tradicional. Los niños deben montar en el camello acompañados de un adulto.

Ourika

La visita al valle de Ourika es una de las excursiones que querrás hacer fuera de la ciudad con niños. Podréis visitar un colorido mercado local y entrar en contacto con la naturaleza en las cascadas del Ourika. La primera cascada es de fácil acceso. Aunque el agua está muy fría es un bonito espectáculo natural, y para los niños será muy entretenido.

Si quieres visitar el valle, te recomendamos esta excursión que incluye el traslado en un cómodo minivan con aire acondicionado. Luego tendrás tiempo para recorrer el valle a tu aire o contratar un guía local que os lleve a descubrir sus secretos. Podréis organizar el paseo a la medida de tu familia.

Alojamiento en Riad

Los riads son alojamientos en casas tradicionales, organizadas en torno a un patio común. Es lo más cercano a hospedarse en una casa pero con servicios. Por lo general el personal de los riads es muy atento y cálido, y los niños suelen ser bienvenidos en estos lugares.

Uno de los inconvenientes puede ser las escaleras y las piscinas, que no están cercadas, pero si no piensas dejar a tus pequeños pasear solos por el lugar no tendría que ser un problema. Por lo demás, tener la posibilidad de comer comida casera y recibir un trato personalizado son grandes ventajas cuando se viaja con niños.

Moverse por Marrakech con niños

Será muy sencillo moverse a pie para visitar las principales atracciones de la ciudad, sobre todo si te alojas en la Medina, que es lo más recomendable estando con niños. Te recomendamos que uses el portabebés en vez del carrito.

Para ir al alojamiento en familia al llegar a la ciudad, lo más cómodo será optar por un servicio de traslado. Un asistente te estará esperando apenas bajes del avión para llevarte a destino sin que tengas que preocuparte por nada. Será una forma muy simple de resolver este momento clave del viaje. Puedes reservar el transfer en línea y dejar la llegada de tu familia a Marrakech resuelta desde ahora.