Cascadas de Ouzoud

En un pequeño valle en el Medio Atlas, a unos 150 kilómetros al noreste de Marrakech, rodeada por olivares y huertos, se encuentra la pequeña localidad de Tanaghmeit, a orillas del río Ouzoud. De este río nace la catarata más grande de África, con una caída de 110 metros de alto formada por tres escalones.

Las cascadas y alrededores

Desde Tanaghmeit sale un sendero que lleva a las cascadas, una de las principales atracciones turísticas del país y, también, uno de los lugares más visitados por los locales, que suelen ir a refrescarse en sus heladas aguas.

Desde allí lo mejor es subir hasta lo más alto y disfrutar de la vista asombrosa. Además del paisaje que la rodea, verás algunos molinos que todavía funcionan. Luego podrás descender hasta la hoya donde caen los pequeños saltos en que se va dividiendo la caída más alta a lo largo de su trayecto.

Numerosos senderos a lo largo del río permiten recorrer toda la zona de las cascadas. No faltan, claro, las tiendas y restaurantes (algunos en terrazas con unas vistas preciosas), y también hay zonas donde hacer picnic. Si te animas, podrás refrescarte en la fría agua de las cascadas.

Visita las Cascadas de Ouzoud

Lo más práctico es contratar una excursión de un día en minibús o 4X4 y acompañado por un conductor de habla hispana, por solo 33 €, para no perderte ninguno de los mejores rincones de Ouzoud.

Si prefieres, también puedes alquilar un coche, la ruta hasta las cascadas es bastante directa y lleva hasta Tanaghmeit, donde deberás dejar el coche para seguir a pie.

La opción más barata (aunque menos aconsejable) es tomar un autobús desde Marrakech a Azilal o Beni Mellal y desde allí un taxi a Ouzoud. El mayor inconveniente es que probablemente el taxi quiera cobrarte un precio exagerado por el viaje.

Cascadas de Ouzoud en Marruecos