Consejos para tu visita a Marrakech

Planifica el viaje

  • Marrakech es un destino de todo el año, así que en cualquier temporada hay mucho turismo. También es un destino para escapadas desde España. Por eso te recomendamos reservar con antelación tu alojamiento, especialmente si quieres tener la experiencia de dormir en un riad, ya que la demanda es alta.
  • Hay mucho por conocer en los alrededores de Marrakech, paisajes naturales y antiguas ciudades. Aprovecha tu estancia en el norte de África para hacer excursiones a sitios increíbles y únicos.
  • Responde a la pregunta que muchos visitantes se hacen, ¿es Marrakech una ciudad segura

 

Atracciones turísticas

  • Las principales atracciones de Marrakech se pueden conocer en un día. Contrata un tour de medio día para recorrer los sitios históricos y monumentos más importantes, y dedica el resto de tu estancia a pasear por la ciudad a tu aire y sin prisas y conocer lugares cercanos.
     
  • Dormir en el desierto es una experiencia que difícilmente vuelvas a repetir. Aprovecha los tours de dos o tres días a distintas ciudades del Sahara, andando en camello y viendo salir el sol tras las dunas. 
     
  • Si necesitas un día de calma y relax, visita los Jardines Majorelle o los Jardines de la Menara, espacios verdes donde podrás hacer picnic entre bosquecillos y estanques.

 

Sobre el terreno

  • Recuerda que las actividades más interesantes son las que harás sin horarios y sin pagar entradas.
     
  • No dejes de probar las comidas y bebidas típicas de Marruecos. Descubrirás sabores totalmente nuevos y fascinantes. Algunos de los platos más típicos son tajine, el cuscus, la pastilla, la bissara, el zaalouk, el té de menta, el café (fuerte).
     
  • Si quieres contratar guías privados, sólo contrata guías oficiales, que estén identificados y pertenezcan a agencias de turismo. Para estar seguro de no ser engañado lo mejor es contratar las excursiones previamente.
     
  • En lo posible guíate por un mapa y evita pedir indicaciones. Es probable que la persona a la que preguntes se ofrezca a guiarte y acompañarte, y también es probable que se trate de un engaño. Declina el ofrecimiento en forma amable pero firme.
     
  • Siendo un país musulmán, es bastante conservador con respecto a la vestimenta (aunque menos que otros países). En el caso de las mujeres, es aconsejable no usar mini faldas ni escotes pronunciados; en el de los hombres, son desaconsejables las camisetas sin mangas.
     
  • Para visitar los edificios religiosos se requiere vestimenta apropiada, con hombros cubiertos y falda/pantalón por debajo de la rodilla. En las mezquitas está prohibida la entrada para los no musulmanes.
     
  • Lleva siempre papel higiénico y toallas descartables o desinfectante para manos, ya que en los baños de restaurantes o cafés no suele haber.
     
  • Cuando vayas de compras, pregunta el precio de lo que te interesa y asegúrate que es en moneda local (no euros o dólares). En los zocos y la mayoría de las tiendas recuerda regatear. Una vez que acuerdes un precio pide que te lo anoten en papel, si es que aún desconfías. Pero si el precio sigue sin parecerte justo después del regateo, no te sientas obligado a comprar.
     
  • Para los viajes en taxi vale el mismo consejo: acuerda el precio antes de subir, regatea y confirma que el pago es en moneda local. Evita tomar los taxis que están parados en la puerta de las principales atracciones: intentarán cobrarte más caro y algunos ni siquiera están autorizados.
     
  • Es habitual que los vendedores de tiendas y los ambulantes te salgan al encuentro cuando vayas caminando. La situación puede llegar a ser algo incómoda y hasta intimidante. No les respondas a menos que estés interesado en la mercadería y sigue tu camino.
     
  • Si viajas en verano, organiza las actividades y paseos para primera hora de la mañana o última hora de la tarde, porque el calor durante el día es agobiante.
     
  • Si quieres tomar fotos a alguna persona, siempre pídele permiso antes de hacerlo. En general son bastante reticentes a las fotos. Con respecto a los artistas callejeros, encantadores de serpientes y vendedores ambulantes, si les tomas fotos quizás quieran reclamarte dinero por haberlo hecho. En algunas tiendas hay carteles prohibiendo tomar fotos.
     
  • No es necesario llevar mucho dinero al salir ya que en general los precios son muy bajos, tanto la comida como las entradas a atracciones o artículos que quieras comprar.  Sí es necesario tener monedas y billetes pequeños.
     
  • La comida callejera y de los mercados es fresca y segura. Pero el agua de grifo no es aconsejable. Compra agua embotellada en el supermercado (es más barata).

Los riads son casas tradicionales de marruecos que se caracterizan por contar con un patio o jardín interior , alrededor del cual se disponen las habitaciones. Adaptados especialmente para alojar al turista, muchos...