Arezzo

La ciudad de Arezzo se encuentra a unos 83 kilómetros de Florencia. Su origen se remonta al siglo I, época del asentamiento romano, en que era una ciudad de gran importancia estratégica, por su altura.

Qué ver en Arezzo

Museo arqueológico

El Museo Arqueológico de Arezzo está en el antiguo Convento de San Bernardo, del siglo XIII. Allí se exhiben objetos provenientes de excavaciones arqueológicas, como cerámicas, estatuillas etruscas y romanas, bronces, vasos griegos, desde los siglos VI AC a III DC. El museo se encuentra junto al Anfiteatro romano, que forma parte del complejo.

Plaza Mayor

En la parte más alta de la ciudad está la Plaza Mayor, sobre la que se encuentran varios edificios medievales destacables. Esta plaza es escenario, una vez al año, del festival medieval llamado “Justa del sarraceno”, celebración originada en el siglo XII, y en la que participan los barrios de la ciudad, según la división que tenían en la Edad Media: la Porta Crucífera, la Porta del Foro, la Porta Sant’ Andrea y la Porta Santo Spirito. Dos representantes por cada barrio, con vestimenta de color que los identifica, intentan vencer, en justa caballeresca, al “Buratto”, un muñeco que representa al “Rey de las Indias”, a la vez que deben evitar ser golpeados por la lanza que porta el Buratto, accionado mecánicamente.

La Catedral

Frente a la plaza encontramos el Duomo de Arezzo, la catedral de San Donato. La iglesia original dedicada a San Donato se encontraba fuera de los límites de la ciudad hasta que, en 1203, el Papa Inocencio III ordenó su traslado. La catedral se comenzó a construir en 1278 y se terminó en el 1511. Entre las obras de arte de la catedral están los vitrales realizados por Guillaume de Marcillat, una Maddalena de Piero della Francesca, la Trinidad, de Andrea della Robbia y el Coro de la Capilla Mayor, de Vasari.

Fortezza Medicea

Uno de los hitos turísticos de Arezzo es la Fortezza Medicea, ubicada en lo alto de la colina San Donato. Se trata de un típico fuerte  renacentista, construido por Cosme de Medici, entre 1538 y 1560, sobre los restos de la antigua ciudadela medieval. En 1893 fue cedido a la ciudad, que adaptó las instalaciones con jardines y paseos públicos, aunque todavía es posible visitar sus salas y túneles. Desde allí tendremos las más hermosas vistas de Arezzo y el Valle del Arno.

La casa de Vasari

Arezzo fue la cuna de dos personajes célebres: Vasari y Petrarca. La Casa de Vasari, particularmente, resulta una visita interesante, ya que fue decorada por él mismo. Según sus propias palabras, “una casa bellísima, en una de las mejores zonas de la ciudad”. La casa se encuentra rodeada por un jardín geométrico, típico de las casas de Arezzo.

Basílica de San Francisco

Podemos terminar el recorrido por Arezzo visitando la Basílica de San Francisco, donde, en la Capilla Mayor, se encuentra el famoso fresco de Piero della Francesca, La leyenda de la Verdadera Cruz, pintado entre 1453 y 1464.

arezzo toscana

Cómo llegar: 

En tren regional de Trenitalia en dirección a Roma (Firenze, Arezzo, Chiusi/roma), desde Santa Maria Novella o desde Firenze Rifredi. El viaje tarda entre una y dos horas, dependiendo del servicio. El billete cuesta 8 € - 8,63 usd.