Basílica San Lorenzo

En el sitio en el que hoy se levanta San Lorenzo, una de las iglesias más antiguas de Florencia, existía originalmente un edificio románico, que había sido consagrado en el 393 d. C a San Ambrosio, con el nombre de Basílica Ambrosiana. Fue la catedral de Florencia hasta el 420, aproximadamente, en que Santa Reparata (posteriormente llamada Santa Maria del Fiore) fue consagrada como catedral.

En el 1060 la iglesia original se amplió y fue nuevamente consagrada, esta vez  como Basílica San Lorenzo. En tiempos de Cosme de Medici la familia compró la Basílica, haciendo uso de su poder político y económico,  y la convirtió en su capilla personal.

Vista aérea de San Lorenzo

Sacristía Vieja y Sacristía Nueva

Entre 1418 y 1419 Giovanni di Medici encargó a Brunelleschi la reconstrucción y ampliación de la iglesia, con su financiación personal.

En el transepto norte se encuentra la Sacristía Vieja, la parte más antigua de la iglesia, diseñada de Brunelleschi y decorada por Donatello (son su obra los cuatro medallones policromados). Las tumbas de Giovanni y Piero de Medici fueron diseñadas por Verrocchio.

En 1427 Brunelleschi agregó el Claustro de San Lorenzo, que luego constituyó el acceso a la Biblioteca Mediceo-Laurenziana, proyectada por Miguel Ángel.

En 1524 se agregaron la Sacristía Nueva, diseñada por Miguel Ángel para panteón familiar dedicado a Lorenzo y Giuliano de Medici, y la Capilla de los Príncipes, un sector de las Capillas Mediceas destinado a albergar las tumbas y monumentos funerarios de otros miembros de la familia Medici.

Miguel Ángel también hizo un diseño para la fachada de la Basílica, contratado por el Papa León X Medici, pero la obra nunca se realizó.

Elementos de la Basílica de San Lorenzo 

Si por algo se caracteriza esta basílica, además de las sacristías, es por las proporciones armónicas y la belleza excepcional de su: 

  • Fachada: Aunque tiene una apariencia inacabada, tiene una imagen muy particular que pone en relieve su valor cultural. A un lado se puede ver la sacristía vieja de Brunelleschi y la nueva realizada por Miguel Ángel. 

Fachada de la Basílica de San Lorenzo

  • Planta Baja: Cuenta con tres naves laterales con varias capillas laterales. Desde la entrada se puede observar perfectamente toda la planta hasta el final. Por otro lado, la cúpula del altar mayor, que es cuadrada y la luz que proviene de las grandes ventanas, configuran una escena tan mística como misteriosa. 
     
  • También destacan los dos púlpitos creados por Donatello, la Anunciación de Filippo Lippi, el fresco del Martirio de San Lorenzo, de Bronzino, y el tabernáculo de mármol de Desiderio da Settignano. 
Iglesia de San Lorenzo de Florencia

Horario: 

Lunes a sábados de 10:00 a 17:00 h, domingos de 13:30 a 17:00 h.

Precio: 

General: 3,50€ (No incluye entrada al Museo de las Capillas Mediceas)

Dirección: 

Piazza San Lorenzo, 9.

Cómo llegar: 

Autobús: línea C1, parada San Lorenzo; línea C2, parada Panzani; línea D, parada Santa Caterina.