Firenze Card

La Firenze Card es una tarjeta turística personal e intransferible que cuesta 72 € - 78 usd, válida por 72 horas, con la que podrás entrar gratis a los museos y atracciones más importantes de Florencia.
 

¿Es rentable la Firenze Card?

A favor

  • Por lo que sin duda vale la pena la Firenze Card es por el tiempo que ahorrarás al no tener que hace cola para entrar a las atracciones, que en algunos sitios puede ser de más de una hora. Te dará tiempo para estar más en cada sitio, o visitar más lugares por día.
  • También entrarás directamente en los lugares en los que, sin la tarjeta, debes hacer reserva previa (en algunos casos con más de un mes de antelación).
  • Incluye más lugares que otras tarjetas turísticas.
  • Tienes transporte gratis (aunque no lo uses demasiado, es una ventaja indudable).

En contra

  • Si sumas el precio de las entradas de los sitios que visitarás en las 72 horas que dura la tarjeta, quizá no sea rentable.
  • La tarjeta te permite entrar una sola vez a cada sitio en forma gratuita.
  • No tiene opción para grupo familiar: cada miembro de la familia debe tener su propia tarjeta, y no hay tarifa reducida para estos casos.
     

¿Qué incluye la Firenze Card?

  • Una entrada gratis a cada uno de los 67 museos, iglesias, villas y jardines incluidos, sin hacer cola, basta con mostrarla en la entrada.
  • Entrada directa en aquellos museos que sólo pueden visitarse reservando con antelación, como la Galeria Uffizi. Con la Firenze Card entras directamente.
  • Viajes gratis ilimitados en la red de transporte público de Florencia, por las 72 horas que dura la tarjeta.
     

¿Dónde comprarla?

  • En los puntos de venta ubicados en las taquillas de Santa Maria NovellaGalleria degli UffiziPalazzo Vecchio y Museo Bargello, entre otros.
  • No se envía por correo, debes retirarla en alguno de los puntos habilitados a tal efecto (los mismos donde se vende la tarjeta). Tienes 12 meses para retirarla, a partir del momento de la compra.
     

¿Cómo se usa?

La tarjeta se activa en la primera visita a un museo o iglesia del circuito y expira a las 72 horas.