Pueblos Blancos

No lejos de la ciudad de Sevilla, en la Sierra de Cádiz y la Serranía de Ronda hay una serie de pueblos de singular encanto, enclavados en lugares agrestes, con calles pequeñas y empinadas y pintorescas viviendas pintadas a la cal. Son los famosos Pueblos Blancos, asentamientos de romántico encanto en los que conviven castillos y pequeñas casas de techos de teja unidos por caminos zigzagueantes.

Legado cultural

En el recorrido se puede escoger entre una veintena de pueblos distintos para visitar, a cual más bonito que el otro. En sus calles tesoros arquitectónicos y culturales esperan ser descubiertos por los viajeros: basílicas, iglesias, callejones, palacios, castillos, preciosas plazas, mercados locales y puestos de artesanos. Además, aquellos que se detengan lo suficiente en los lugares podrán encontrar innumerables muestras de saberes ancestrales pasados de generación en generación, como la elaboración artesanal de pan, dulces, quesos y licores caseros.

Parque natural de la Sierra de Grazalema

Muchos de estos pueblos se encuentran dentro del parque natural, que protege un área con uno de los mayores índices de pluviosidad de la Península Ibérica. Se trata de municipios como El Bosque, Prado del Rey, Zahara de la Sierra, Algodonales o El Gastor. Al visitar estos pintorescos pueblos, no solo se puede admirar el encanto de su arquitectura y sus tradicionales costumbres, sino también la belleza de su entorno natural, declarado Reserva de la Biosfera por la Unesco.

La ruta de los Pueblos Blancos incluye los municipios de:

  • Alcalá del Valle
  • Algar
  • Algodonales
  • Arcos de la Frontera
  • Benaocaz
  • Bornos
  • El Bosque
  • El Gastor
  • Espera
  • Grazalema
  • Olvera
  • Prado del Rey
  • Puerto Serrano
  • Setenil de las Bodegas
  • Torre Alháquime
  • Ubrique
  • Villaluenga del Rosario
  • Villamartín
  • Zahara de la Sierra
Pueblos Blancos