Consejos para tu visita a Sevilla

Planifica el viaje

  • Las opciones de alojamiento son muy variadas. Encontrarás desde hoteles elegantes hasta habitaciones sencillas en fincas con bonitos patios sevillanos. Reserva con antelación para asegurarte dónde dormir, ya que es una ciudad con gran afluencia turística.

  • Contrata excursiones guiadas para conocer los principales atractivos que ofrece la ciudad. Lugares como la Catedral o el Real Alcázar merece la pena recorrerlos con guías expertos y conocer todas las historias que guardan entre sus muros.

  • Evita visitar Sevilla durante los meses de Julio y Agosto, ya que puede hacer temperaturas superiores a los 35º, además de mucha humedad. Si vas entre mayo y octubre, utiliza gorro, protector solar y lleva una botella de agua siempre contigo.

 

Atracciones turísticas

  • Las colas que se forman en la Catedral suelen ser muy largas. Aprovecha la hora de la comida, entre las 13 y las 15 hs, es cuando hay menos multitud.

  • No olvides llevar tu carnet de estudiante o jubilado siempre encima, puedes conseguir descuentos para algunas de las atracciones de la ciudad.

  • Durante la temporada alta se suelen organizar conciertos gratuitos por la noche en los jardines del Real Alcázar. Infórmate en las oficinas de turismo, ya que es un espectáculo muy bonito de ver y que pocos turistas conocen.

  • Cuando visites la Plaza de España alquila una barca y navega por el lago. Obtendrás bonitas vistas del parque y pasarás un momento verdaderamente relajante.

  • El EME Catedral Hotel se ubica justo en frente de la Catedral. Acércate al caer la tarde, y sube a tomar algo al bar de su terraza que es abierta al público, obtendrás magníficas vistas de la Giralda iluminada.

  • No abandones Sevilla sin ver un espectáculo de flamenco. Visita el centro cultural "Casa de la memoria" y disfruta de un espectáculo íntimo de música y baile. Además puedes visitar su museo por solo 3€ y tener un acercamiento a la historia del arte flamenco y sus principales exponentes sevillanos.

  • Camina por el barrio de Triana y empápate de la verdadera esencia gitana. Cruza el Puente de Triana, pasea por la ribera del Guadalquivir y no dudes en entrar en alguna de sus típicas tabernas; si tienes suerte encontrarás un lugareño tocando guitarra flamenca.

 

Sobre el terreno

  • La siesta es sagrada en el sur de España. No es extraño encontrarse con tiendas cerradas y calles desiertas entre las 14 y las 17 hs, sobre todo en días de más temperatura.

  • Evita los restaurantes de las zonas más céntricas, como suele suceder en todos los centros turísticos, probablemente encuentres mejor calidad y precios alejándote hacia calles menos transitadas por turistas.

  • Sevilla es un lugar perfecto para hacer el famoso ritual de tapeo. Pasea por la calle Betis en el barrio de Triana, mientras vas entrando en diferentes bares y probando sus tapas.

  • Lleva calzado cómodo para caminar todo lo que puedas, sin que las calles empedradas de Sevilla te jueguen una mala pasada.

  • Alquilar una bicicleta puede ser una gran idea. El tamaño de la ciudad la hace idónea para recorrerla en dos ruedas, y cuenta con una buena red de carril bici.

  • Ten a mano un mapa cuando recorras el Barrio de Santa Cruz. Es pequeño, pero muy fácil perderse entre sus callecitas.

  • Todos los lugares de interés, así como los restaurantes de Sevilla cierran un día a la semana. Consulta en las oficinas de turismo qué días son, ya que cambian entre temporadas.