Alameda de Hércules

La Alameda es el parque público más antiguo de España. En la actualidad es una zona muy animada, con bares y restaurantes que ofrecen una interesante propuesta gastronómica, desde las clásicas tapas hasta platos elaborados.

Comienzos de la alameda

La historia de la alameda se remonta al tiempo en el que el Guadalquivir atravesaba de norte a sur el centro de la ciudad de Sevilla. Con el paso de los años, el cauce del río fue relocalizándose lentamente hacia el oeste, dejando tras de sí una zona baja e inundable que se llenaba de agua cuando el río desbordaba.

Drenaje

En 1574 la zona fue drenada con acequias y poblada de árboles por el conde de Barajas. En esa época también se colocaron dos columnas romanas en el extremo sur del paseo, traídas de un templo ubicado en el histórico Barrio de Santa Cruz. Sobre estas columnas se emplazaron esculturas de Julio César y Hércules, de ahí el nombre del paseo.

Llegada de los álamos

A pesar de los intentos por transformar el humedal en una zona de recreo, las inundaciones continuaron, por lo que en 1764 se hubo de hacer un nuevo intento: se plantaron entonces más de 1600 álamos y se colocaron dos nuevas columnas con esculturas de leones sobre cada una de ellas. A partir de entonces comenzaron a celebrarse en el lugar las fiestas de San Juan y San Pedro y la alameda se transformó verdaderamente en un espacio público concurrido.

Polo cultural

En la actualidad la zona rebosa vida cultural y comercial, con paseantes que la visitan tanto de día como de noche. En los alrededores hay un sinfín de bares, restaurantes, sitios de copas y actividades de esparcimiento para toda la familia. La alameda se ha convertido en un punto de encuentro indiscutible tanto para locales como para turistas, con interesantes propuestas itinerantes, principalmente durante los fines de semana y las festividades.

Dirección: 

Alameda de Hércules, 33, 41002

Cómo llegar: 

Autobús: 32, C3, 27
Metro: L1