Itinerario y ruta de dos días por Bruselas

Puedes aprovechar mejor tu escapada a Bruselas si contratas un tour para recorrer los sitios imprescindibles en una mañana y visitas lugares cercanos como Brujas o Amberes en el tiempo restante.

Si prefieres recorrer Bruselas a tu aire, te sugerimos este itinerario para que aproveches al máximo tu visita a Bruselas. El centro histórico, donde están muchas de las atracciones imprescindibles, puede recorrerse a pie, y con ayuda de nuestro Mapa de Bruselas ubicarás fácilmente los sitios a visitar.

También te ayudará consultar cuáles son los mejores barrios para alojarte en tu visita a esta ciudad. 

Día 1 de ruta por Bruselas

El punto de partida casi obligado para recorrer las atracciones de Bruselas es la Grand Place, corazón de la ciudad, que además está rodeada por bellos edificios históricos. Uno de ellos es el Hotel de Ville, el Ayuntamiento, de 1459. Es el edificio más antiguo de la zona y uno de los iconos de la ciudad, con su torre rematada por la estatua de San Miguel.

También frente a la plaza se alzan las diversas Casas de los Gremios, todas joyas arquitectónicas. En la Casa del Rey está el Museo de la Ciudad, que puedes visitar para conocer más sobre la historia de Bruselas y ver el impresionante guardarropa de Manneken Pis. No dejes la plaza sin acercarte a la estatua de Everard't Serclaes para tocar su brazo y atraer la buena suerte.

Desde la Grand Place, siguiendo la Rue de l’Etuve encontrarás al famoso Manneken Pis, verdadero personaje popular de Bruselas.

Deja atrás la Grand Place y toma la  Rue de la Colline, en el norte de la plaza, para llegar a las Galerías San Huberto, un lujoso pasaje de compras de 200 metros donde encontrarás las mejores tiendas de la ciudad. Desde la Galería de la Reina puedes acceder a la Rue des Bouchers. Se trata de una calle llena de restaurantes pintorescos donde se sirven platos típicos de la cocina belga, especialmente los mejillones. Al estar situados en la zona turística suelen tener precios elevados, pero merece la pena pasearse por los callejones que los rodean. En uno de ellos, Impasse de la Fidélité,  encontrarás a Jeanneke Pis, "hermana" de Manneken Pis.

Saliendo por La Rue d'Arenberg y tomando la Rue Sainte-Gudule encontrarás la Catedral de Bruselas, principal iglesia católica del país y emblemático edificio construido entre los siglos XIII y XVI.

A pocos metros de la Catedral está la estación de metro Gare Centrale. En menos de 10 minutos de viaje estarás en la estación Merode, la del Parque del Cincuentenario.

Recorre el parque hasta la salida por Schuman y estarás en el Barrio Europeo. Verás los edificios Belayrmont, sede de la Comisión Europea, Justus Lipsius, sede del Consejo Europeo, y el Espacio Leopold, sede del Parlamento Europeo. Merecela pena acercarse hasta la Plaza Ambiorix; en el número 11 encontrarás la extravagante Maison de Saint Cyr, famosa casa de Art Nouveau barroco y conocida por tener una fachadada de sólo cuatro metros de ancho. 

Toma el metro en Schuman o Maelbeek para regresar al centro histórico. Dirígete hacia el Boulevard Anspach, donde está situado el famoso edificio de la Bolsa, más conocido por ser punto de encuentro de lo bruselenses. Justo enfrente comienza la animada zona de Saint Gery, llena de restaurantes y locales donde podrás disfrutar tanto de buena cocina y cerveza belga, así como de cocina internacional.

Día 2 de ruta por Bruselas

El segundo día puedes comenzarlo visitando el Heysel Parc para conocer uno de los iconos de Bruselas, el Atomium. Si estás alojado en el centro histórico, toma el metro 6 y baja en la estación Heysel.

Después de visitar algunas de las exhibiciones montadas en las esferas de este verdadero monumento nacional, aprovecha para recorrer Mini-Europe, el parque de maquetas a escala.

Regresa en el metro hasta el Parque de Bruselas. Antes de recorrerlo puedes almorzar en alguno de los muchos restaurantes y bares que hay en los alrededores. Después de pasear por el parque podrás visitar el Palacio Real de Bruselas, ubicado justo enfrente.

Saliendo del Palacio Real y cruzando la Plaza Real estarás cerca de tres importantes museos de la ciudad: los Museos Reales de Bellas Artes, el Museo Magritte, el Museo de Instrumentos Musicales. Como no tendrás tiempo de visitarlos todos, obviamente, te aconsejamos que elijas uno y lo recorras a tu gusto. Nuestro consejo es que conozcas los Museos Reales de Bellas Artes, uno de los más importantes de Bélgica, pero esto sólo si estás varios días en Bruselas.

Si visitas la ciudad por un par de días nada más, lo mejor es dejar los museos para una segunda visita  y aprovechar el tiempo en recorrer y conocer lugares emblemáticos. Camina por la Rue Royale hacia el sur hasta la plaza Grand Sablon, donde está la iglesia gótica Notre Dame du Sablon, una verdadera joya que vale la pena visitar para admirar sus vitrales y el púlpito labrado del siglo XVII.

Además, la plaza Sablon es un lugar muy animado, donde encontrarás muchas tiendas de antigüedades, varias de las más famosas chocolaterías de la ciudad y bares y restaurantes donde puedes terminar el día.

¿Tienes más días en Bruselas?

Hay muchos otros sitios para ver en Bruselas, como el imponente Palacio de Justicia, el Museo Horta o el Museo del Cincuentenario. Y también hay lugares muy cercanos que vale la pena conocer, como las medievales Gante y Amberes, o el señorial Ducado de Luxemburgo, todos lugares que puedes visitar con excursiones de un día.