Consejos

Planifica tu viaje

  • Si quieres conseguir una buena oferta en tu vuelo, así como mejores precios en los tours y excursiones, viaja en temporada baja: de enero a marzo (cuando el calor no es tan agobiante), después de semana santa a junio y del 20 de agosto al 15 de diciembre. De julio a noviembre es la época de lluvias (y tal vez huracanes), pero la ciudad tiene un excelente sistema de prevención de huracanes. Puede serte de utilidad nuestro buscador de vuelos low cost.
     
  • Un equipo de sorkel (con aletas y visor) es algo que será de suma utilidad en muchos momentos durante tu viaje. Tal vez debas considerar comprar uno en vez de rentarlo a cada momento. Hay playas que están un tanto alejadas y no ofrecen el servicio de alquiler, y no querrás perderte ninguna oportunidad de ver la espectacular fauna marina de la Riviera.
     
  • Si bien toda la costa de la Riviera ofrece inigualables vistas y la posibilidad de encontrarse con fauna marina, tal vez la mejor manera de llegar a los puntos de avistamiento sea contratando un tour con guías especializados. Además, los tours también resolverán la cuestión del transporte y te permitirán conocer varias bellezas en un solo día sin pérdidas de tiempo ni complicaciones.

Atracciones turísticas

  • Combina las atracciones arqueológicas con una tarde de playa. Si vas por la mañana a Chichén Itzá o Tulúm podrás evitar las aglomeraciones de turistas y aprovechar la tarde en la playa. Desde Tulúm se puede llegar a pie a hermosas playas como Playa Paraíso.
     
  • México es hogar de algunos de los mejores ecoparques del mundo. No te pierdas la posibilidad de conocer al menos uno durante tu viaje. Te recomendamos que eches un vistazo a Xcaret, que sin duda te sorprenderá con su amplio abanico de actividades.
     
  • La Riviera Maya es uno de los pocos lugares en el mundo en los que encontrarás cenotes: magníficas piscinas naturales de aguas límpidas donde nadar y hacer snorkel. No puedes dejar de visitar al menos uno durante tu estadía.

Sobre el terreno

  • Playa del Carmen es un excelente punto intermedio para visitar las mejores playas y zonas turísticas de la Riviera. Puedes considerar alojarte en esta ciudad y hacer excursiones durante el día para no perderte nada.
     
  • Si te gusta salir de noche, te recomendamos que Cancún sea tu base de operaciones. Durante el día podrás disfrutar de las mejores playas y por la noche de una interesante oferta de clubs, pubs, restaurantes y discotecas.
     
  • Si quieres conocer las playas de la Riviera por libre, te recomendamos rentar un auto o usar las vans que recorren la carretera 307. Podrás bajarte en cualquier punto de la carretera y llegar hasta la mayoría de las playas caminando no más de 1 kilómetro.
     
  • Si bien las playas son el mayor encanto de la Riviera, no olvides que estás en México, y puedes disfrutar de la excelente gastronomía local. Aprovecha para probar los mejores tacos, panuchos, empanadas y, por qué no, un buen tequila o mezcal.
     
  • Cuando visites parques como Xcaret o Xel-Há, recuerda que ofrecen entradas diferenciadas que incluyen actividades básicas o Premium. Averigua cuál es el plan que mejor se adapta a tus deseos y posibilidades antes de comprar las entradas.
     
  • Si bien las playas en México son públicas, muchos accesos a ellas están ocupados por hoteles, que cobran una entrada para permitir el acceso. En general parte o todo el monto de la entrada puede ser descontado en consumiciones dentro del predio. Recuerda que en estos lugares muchas veces está prohibido ingresar con alimentos o bebidas propios. Puedes encontrar en nuestra guía información sobre las mejores Playas de la Riviera.