Paamul

Se trata de una pequeña bahía rodeada de un igualmente pequeño pero precioso arrecife y alejada del resto del mundo. Es el lugar ideal para relajarse y disfrutar de las vistas del Caribe en paz y tranquilidad. La playa está rodeada por un hotel, algunas casas particulares y un restaurante.

Retirado pero con todos los servicios

Paamul es la opción perfecta para alejarse de las playas más concurridas del Caribe y seguir disfrutando de servicios de primer nivel. En la playa hay camastros, parasoles y palapas. Por su parte, el restaurante ofrece un excelente servicio y una exquisita gastronomía marina. Además, en Paamul hay una bella piscina, un centro de buceo y estacionamiento con vigilancia.

Vida silvestre

La playa es una zona elegida por las tortugas marinas para desovar. En algunos momentos del año se puede ver a las tortugas gigantes poniendo huevos o a las pequeñitas recién nacidas en su carrera hacia el mar. Las tortugas están protegidas en toda la costa maya y está prohibido tocar los nidos o perseguir a los ejemplares que sea posible divisar.

En el agua también podrás ver todo tipo de fauna marina. Como el terreno es pedregoso dentro del mar, es recomendable llevar calzado de neoprene.

Acceso restringido

Como en muchas playas de la Riviera, el acceso no es libre, sino que está controlado por personal privado. En la garita de acceso controlarán que no lleves bebidas o alimentos, así que procura dejar tus provisiones en casa. Recuerda que en la playa podrás adquirir todo lo que necesites.

Cómo llegar: 

Con los servicios de vans que recorren la carretera 307, desde Playa de Carmen hacia Tulúm. Bajar a la altura de Paamul y caminar 800 metros hasta la costa.