Itinerario y ruta de 4 días por la Riviera Maya

Día 1: Chichén Itzá, cenote Ik kil y Valladolid

Para comenzar a recorrer la Riviera Maya nada mejor que ir a conocer las fabulosas ruinas de Chichén Itzá. Te pondrás en contacto con la cultura maya y descubrirás los increíbles conocimientos astronómicos y matemáticos de su pueblo.

En las ruinas no puedes perderte la pirámide de Kukulcán, el principal edificio de la zona arqueológica, la plataforma de los cráneos, el observatorio astronómico El Caracol, la cancha del Juego de Pelota y el Templo de los Guerreros. Además, podrás acercarte al Cenote Sagrado, uno de los principales sitios de peregrinación de la península de Yucatán hasta la llegada de los españoles.

Pirámide de Chichen Itza

Después de salir de las ruinas podrás almorzar en alguno de los restaurantes de comida típica que encontrarás sobre la carretera Cancún-Mérida dirigiéndote hacia el este. Kasta-Kan es una buena opción, con buenos precios, esmerada atención y platillos mexicanos típicos. Además, se encuentra cerca del cenote Ik kil, el siguiente punto del itinerario si vas en auto (si vas en autobús, te recomendamos dirigirte directamente a Valladolid con el Ado desde Chichén Itzá. En esa ciudad también podrás disfrutar de un cenote).

Ik kil es un bello cenote que se encuentra a solo 3 kilómetros de Chichén Itzá, en el camino hacia Valladolid. El cenote es abierto, por lo que es un sitio ideal para sacar fotografías aprovechando la luz del sol. La vista es tan impresionante desde arriba como desde dentro del cenote, con las paredes tapizadas de raíces y plantas. El agua es fría pero agradable y la profundidad es grande.

Después de un refrescante descanso en Ik kil es tiempo de continuar rumbo a Valladolid. Siguiendo la carretera 180 durante 40 kilómetros hacia el este se llega a esta ciudad de estilo colonial. Allí podrás pasar la tarde recorriendo sus iglesias, el Museo de San Roque, en el que encontrarás piezas arqueológicas de gran valor, y el Mercado Municipal, con productos frescos de la cocina típica mexicana (cuidado, cierra a las 16:00).

En la ciudad podrás encontrar también excelentes sitios para comprar artesanías, recuerdos y ropa típica como la que verás que usan los locales.

Si todavía te has quedado con ganas de más naturaleza, en medio de Valladolid podrás visitar el cenote Zaci, a solo unas cuadras de la plaza principal.

Antes de que caiga el sol te recomendamos emprender el regreso, ya que todavía tendrás por lo menos 2 horas de viaje hasta tu hospedaje en cualquiera de los destinos de la Riviera Maya. Los autobuses Ado te llevarán desde Valladolid hasta las principales localidades de la Riviera (puedes consultar por tu pasaje aquí).

Día 2: Tulúm, Playa Paraíso y Gran Cenote

Puedes comenzar tu segundo día en la Riviera Maya con otro gran sitio arqueológico: las ruinas de Tulúm. La zona arqueológica se encuentra a 65 kilómetros al sur de Playa del Carmen y resguarda los restos de una ciudad amurallada que funcionaba como enclave estratégico para el comercio en la península de Yucatán, conectando las rutas marítimas con las terrestres.

En Tulúm podrás conocer El castillo, una construcción que funcionaba como faro para guiar a los navegantes de manera segura hacia tierra firme; el Templo del Dios Descendente,  magníficamente decorado con una imagen de esta deidad; y el Templo de los Frescos, con los restos muy bien conservados de un mural maya.

Ruinas en la Playa de Tulum

Después de pasar la mañana recorriendo la zona arqueológica podrás dirigirte a pie hacia Playa Paraíso, una playa dentro del Parque Nacional Tulúm en la que podrás disfrutar del sol y hacer snorkel en su maravilloso arrecife, muy cercano a la costa. Puedes optar por quedarte toda la tarde allí o dirigirte por la carretera 109 con dirección a Cobá para llegar al Gran Cenote, a solo 9 kilómetros de distancia. También puedes tomar un autobús Ado hasta el Gran Cenote desde Tulúm (zona arqueológica o pueblo, con dirección a Valladolid).

El Gran Cenote te sorprenderá con su bonita forma. Podrás sumergirte en él sin importar tu nivel de experiencia en el agua, ya que tiene partes muy bajas y otras muy profundas. En las aguas hay peces y tortugas y sus cavernas son hogar de murciélagos.

Al atardecer podrás emprender el rumbo hacia tu hospedaje en la Riviera Maya o quedarte tomando un trago en alguno de los bares del centro de Tulúm, como La Malquerida (Centauro Sur s/n Loc. 1, Centro, 77760).

Día 3: Xcaret

El ecoparque más importante del mundo entero amerita una visita de un día completo, por lo que en tu tercer día en la Riviera te recomendamos recorrer Xcaret desde la mañana al atardecer.

Empieza el día anterior preparando tu mochila con lo indispensable: cámara a prueba de agua, bloqueador solar biodegradable toalla y alguna muda extra si lo deseas). El día de la visita llega al parque bien temprano, a las 8:30, el horario de apertura.

Recoge tu mapa en la entrada y guárdalo bien, pues allí podrás ver todas las atracciones bien señalizadas y sabrás cómo llegar a cada una de ellas gracias a los caminos con código de color que marcan las rutas a seguir.

Xcaret

Una vez en el parque, hacia la derecha, encontrarás la entrada al sistema de cavernas, que te llevará a la plaza principal. Si te adentras algunos metros en el parque y pasas bajo el puente elevado para tomar la senda roja conocerás la Hacienda Hequenera con su Museo de Arte Popular y la Capilla de Guadalupe, un recinto de arquitectura neoclásica del siglo XX. Después podrás subir al mirador para disfrutar de la espectacular vista a 30 m de altura y disfrutar la belleza de la Riviera Maya a 360°.

Al bajar del mirador puedes regresar a la hacienda y en frente encontrarás la entrada al Río del Paraíso, un río subterráneo que podrás recorrer a bordo de una barca. Saldrás junto a los casilleros así que tendrás que regresar al puente elevado para tomar ahora hacia la izquierda, ver el juego de pelota e iniciar el camino hacia el Pueblo Maya. Cerca de allí podrás ver también el mariposario, el aviario y los grandes felinos.

Después continúas siguiendo la Ruta Playa hasta llegar al restaurante la Caleta y poder comenzar el recorrido de la línea azul, donde podrás ver delfines, tiburones y otras especies marinas. Al salir del acuario estarás en las ruinas mayas y si sigues volverás de nuevo a los casilleros. Después de dejar en ellos todo lo que no pueda mojarse puedes tomar la ruta del río subterráneo que elijas.

A la salida del río subterráneo puedes dirigirte hacia la zona de snorkel, el punto 30 del mapa. Al final de día podrás ir hacia los vestidores para cambiarte antes de disfrutar del espectáculo nocturno.

Día 4: Cobá y Multum-Ha

El cuarto y último día de recorrido por la Riviera te llevará a las ruinas de Cobá, que te recomendamos visitar bien temprano por la mañana.

Como las ruinas tienen edificios que se encuentran alejados unos de otros te recomendamos rentar una bicicleta para hacer el recorrido cómodamente. Ya sea que vayas sobre dos ruedas o caminando podrás disfrutar de la sombra de los grandes árboles, ya que la zona arqueológica se encuentra en plena selva.

Si puedes, no dejes de subir a Nohoch Mul, la pirámide más alta de la península. Desde sus 42 metros de altura se disfruta de maravillosas vistas, que incluyen los dos lagos que rodean a Cobá. Visita también el Grupo de Frescos y el campo de juego de pelota.

Ruinas de Cobá

Cuando termines tu visita a las ruinas, dirígete hacia Multum-Ha, un cenote subterráneo a 8 kilómetros de Cobá. Para llegar tendrás que tomar la carretera Nuevo Durango hacia el sur y desviarte por un camino de tierra que conduce hacia Chanchen 1 durante 4 kilómetros. Luego dobla a la derecha para llegar al cenote.

En Multum-Ha podrás nadar en sus aguas cristalinas bajo su cúpula de estalactitas luego de descender por una escalera en forma de caracol de 18 metros. La experiencia será realmente única. Al atardecer, regresa a tu hospedaje y disfruta de un delicioso platillo yucateca, como los panuchos para cerrar el día.

De esta manera termina tu itinerario de cuatro días por la Riviera Maya. Esperamos que te ayude a disfrutar tus vacaciones al máximo.