Consejos para tu visita a Milán

Planifica el viaje

  • Recuerda que Milán es un centro financiero importante y suele albergar reuniones corporativas, por lo que no te fíes de la disponibilidad hotelera y reserva tu alojamiento con antelación.

  • Puedes visitar Milán en cualquier época del año ya que presenta un clima muy agradable, pero intenta evitar los meses de agosto y de enero que son los meses de calor y frío más extremo. Visitar la ciudad durante la Navidad o Fin de año supone un encanto extra, ya que la ciudad se llena de luces, mercados y atractivos eventos callejeros.

  • El aeropuerto Malpensa de Milán es uno de los más importantes de Italia y recibe vuelos de todo el mundo. Hay vuelos a Milán desde las principales ciudades de España y conseguirás buenos precios si compras el billete con antelación.

Atracciones turísticas

  • Milán no es una ciudad de grandes dimensiones, como pueden ser Londres o París; sin embargo ofrece muchas atracciones y actividades para realizar. Consulta nuestros itinerarios para saber qué ver cada día.

  • La MilanoCard es la tarjeta turística de la ciudad. Tiene un precio de 6.50€ por un día y de 13€ por tres días. Te permite utilizar el transporte público de forma gratuita y visitar los museos y principales atractivos de la ciudad con descuento.

  • ¿Quieres conocer un restaurante mítico de Milán a la vez que pruebas uno de los grandes manjares italianos? Visita “Luini” y pide un panzerotti. Está sobre la Via Santa Radegonda, a metros de la plaza del Duomo.

  • Visita alguno de los rincones verdes que hay en la ciudad, como el Parque Sempione, o el Jardín Montanelli. Entre grandes extensiones de césped, árboles centenarios, lagos y monumentos, encontrarás un sitio perfecto para hacer un descanso, comer algo o tomar un café.

  • Si quieres conocer en vivo La última cena de Leonardo da Vinci, puedes reservar tu excursión por Milán que incluye la visita a esta impresionante obra, siempre acompañados de un guía en español. 

  • Dentro Parque Sempione se encuentra la Torre Branca, una torre de 108 metros de altura a donde puedes subir en ascensor en pocos minutos y obtener las mejores vistas panorámicas de la ciudad. En los pies de la torre podrás visitar el café Just Cavalli Milano, propiedad del reconocido diseñador de moda Roberto Cavalli.

Sobre el terreno

  • Milán es una ciudad con las dimensiones perfectas para conocerla a pie. Si no quieres caminar o necesitas llegar rápidamente a un lugar utiliza el metro o tranvía.

  • Caminar por las calles de Milán significa cruzarse con una gran cantidad de gelaterías. No dudes en entrar en alguna de ellas y degustar un buen helado, una de las grandes especialidades italianas. Dos recomendaciones infalibles: Tre Gazelle y MiSciolgo.

  • Cuando visites el Duomo no olvides utilizar vestimenta apropiada: si tienes una camiseta muy escotada, los hombros al descubierto o bermudas demasiado cortas, puede que no te dejen pasar. Lleva un abrigo o algo para cubrirte.

  • Si tienes pensado ir a cenar a algún restaurante por la zona del centro histórico, es recomendable que hagas una reserva. Además ten en cuenta que la gran mayoría exige un código de vestimenta...recuerda que es la ciudad del glamour!

  • ¿Quieres ver una ópera en el mítico Teatro de la Scala sin dejarte una gran presupuesto en ello? Acércate a las taquillas del teatro el mismo día de la función y pregunta por las entradas restantes para esa misma noche: las venden el mismo día con hasta un 30% de descuento.

  • La ciudad cuenta con servicio de Wifi gratuito en las calles del centro. Lo encontrarás bajo el nombre de "Open Wifi Milano".

  • Los carteristas no se toman vacaciones en ningún centro turístico: cuida tus pertenencias cuando visites los lugares más concurridos como la plaza del Duomo, las Galerías Vittorio Emanuele o Santa Maria delle Grazie.