Duomo Catedral Milán

El Duomo, símbolo de la ciudad, es una de las iglesias más grandes del mundo. Desde el momento mismo de su construcción fue el corazón de la ciudad, tal como prueba el diseño urbano del centro de Milán, con calles radiales que tienen el edificio como centro.

Breve historia

La construcción comenzó en 1368 bajo la supervisión del Arzobispo Antonio da Saluzzo, a comienzos del gobierno de Gian Galeazzo Visconti. En el lugar elegido se alzaba la iglesia Santa Maria Maggiore, que fue demolida. Muchos materiales de esta iglesia fueron reutilizados en la catedral.

El estilo elegido por Saluzzo fue el gótico radiante, más habitual en Francia que en Italia. Para este proyecto monumental llegaron a Milán ingenieros, arquitectos, escultores y artistas de toda Europa, ya que la decisión de Gian Galeazzo Visconti de recubrir el exterior de la iglesia en mármol era algo innovador para la época y requería la participación de expertos.

Las obras se extendieron por varios siglos. Recién entre los siglo XVIII y XIX se completaron la espira principal con la Madoninna que la corona, los elementos decorativos y las vidrieras.

Durante el siglo XX se hicieron grandes trabajos de restauración y remodelación.

Exterior de la Catedral

La presencia de arquitectos y artistas de toda Europa, y la duración de las obras, tuvieron como consecuencia  que el Duomo de Milán sea como un compendio de todas las catedrales góticas del continente y un ejemplo de gótico "europeo", más que de una zona determinada.

Durante años el Duomo tuvo como fachada la de Santa Maria Maggiore, que fue finalmente demolida en 1683. La construcción de la nueva fachada principal comenzó en 1790 y terminó en 1813. Varios arquitectos y diseñadores trabajaron en ella y cada uno aportó su propio proyecto.

Las fantásticas espiras son, sin duda, el detalle más característico y reconocible de esta Catedral. Están totalmente ornamentadas con nichos, esculturas, y relieves. La mayoría miden alrededor de 17 metros de alto y están coronadas por una estatua.

Es posible acceder a una terraza panorámica ubicada sobre los tejados, que permite observar de cerca las espiras y sus detalles decorativos.

La espira principal, coronada por la estatua de la Madoninna, mide 108,50 metros de alto. Esta Virgen es el símbolo de la ciudad y patrona de los milaneses.

La decoración de los muros de mármol es impresionante. Hay 3400 estatuas y más de 700 figuras en relieve de mártires, santos, profetas y patriarcas, además de elementos ornamentales propios del gótico.

Interior del Duomo de Milán

La planta interior está dividida en cinco naves. Tiene 158 metros de largo, 92 de ancho, y en la parte más alta 108,50 metros.

La decoración interior es tan imponente como la exterior: arcos ojivales entre las naves, hermosas bóvedas de crucería, pilares en distintos estilos rematados por esculturas, enormes vidrieras que representan escenas religiosas, monumentos, sarcófagos y frescos.

Órgano de la Catedral

El órgano actual fue construido en 1938. Tiene 15.800 pipas, cinco órganos y cinco consolas, y es el segundo más grande de Europa.

Las dos familias que participaron en su construcción, Mascioni y Tamburini, están entre los más importantes constructores de órganos del siglo XX.

duomo milan

Horario: 

Todos los días de 8:00 a 19:00 horas.

Cripta San Carlos: de lunes a viernes de 11:00h a 17:30h. Sábados de 11:00h a 17:00h. Domingos de 13:30h a 15:30h.

Precio: 

Catedral, cripta y museo: 3€.

Dirección: 

Piazza del Duomo.

Teléfono: +39 02 7202 2656

Cómo llegar: 

Metro: línea 1 y 3, estación Duomo.

Tranvía: 2, 14, 15, 16, 24 y 27.