Iglesia de San Maurizio al Monastero Maggiore

La construcción de la Iglesia San Maurizio comenzó en 1503, en el lugar donde se alzaba un templo probablemente del siglo VI, y finalizó en 1518.

El templo está junto a un monasterio de monjas benedictinas, el Monastero Maggiore, construido en el período lombardo con partes de edificios romanos. Dentro del monasterio funciona el Museo Arqueológico de Milán, con colecciones de restos romanos, griegos y etruscos, pero que no es de gran interés.

El interior de la iglesia, de una sola nave, está dividido en dos por un muro. La parte del frente estaba reservada a los fieles y la más cercana al coro a las monjas de clausura, y estaba prohibido pasar de un sector al otro.

Te recomendamos la visita a esta iglesia llamada "la Capilla Sixtina ambrosiana", por su bellísima decoración interior, imposible de adivinar desde el exterior.

El interior de San Maurizio

Las paredes están cubiertas con coloridos y detallados frescos del siglo XVI perfectamente conservados.

Las escenas pintadas en el muro divisorio representan la vida de San Mauricio, mientras que los demás frescos tienen como tema la vida de Jesús.

A lo largo de la nave central hay varias capillas coronadas con bóveda de cañón, cuya decoración fue patrocinada por distintas familias nobles de Milán.

En la galería superior hay imágenes de santos y mártires.

Vale la pena detenerse para ver la sillería en madera del coro y el órgano con su caja decorada, fabricado en 1554 y aún en funcionamiento. 

Horario: 

Martes a domingo: de 9:30 a 19:30.

Precio: 

Gratis.

Dirección: 

Corso Magenta 15.

Cómo llegar: 

Tram: línea 16, paradas Corso Magenta Via Nirone y Via Meravigli. Autobús NM1, parada Via Meravigli.