Verona

A unos 160 kilómetros de Milán y 120 de Venecia está Verona, una ciudad que vale la pena visitar no sólo por su encanto, sino por su importante patrimonio histórico y cultural, que le ha valido estar inscripta como Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.

Verona nació en el siglo I AC y rápidamente se convirtió en una importante ciudad, por su ubicación estratégica. El período de mayor florecimiento fue en los siglos XIII y XIV, bajo el gobierno de la familia Scaligeri.

Te recomendamos una excursión a Verona desde Milán para conocer su origen e historia a través de las numerosas construcciones de distintas épocas que aún se conservan y descubrir los rincones más lindos de la ciudad de Romeo y Julieta.

Qué ver en Verona

Piazza Bra

Es la plaza más grande de la ciudad y a su alrededor se alzan varias de las construcciones históricas más interesantes, además de comercios, restaurantes y cafeterías. En la plaza hay una estatua ecuestre de Víctor Manuel II y una fuente, la Fuente de los Alpes, rodeada por un bosquecillo de cedros y pinos.

Arena de Verona

Alrededor de esta plaza veremos la Arena de Verona, un antiguo anfiteatro romano construido aproximadamente en el año 30 DC y donde, desde 1913, se realiza anualmente un festival de ópera por su excelente acústica.

Piazza delle Erbe

Es la plaza más antigua de Verona. En la época del imperio romano era el centro neurálgico de la ciudad, lugar que retomó durante el dominio de los Scaligeri, hasta que fue desplazada por la Piazza Bra. En el centro de la plaza hay una fuente coronada por una estatua romana del año 380, a la que se bautizó Madonna Veronese.

Torre dei Lamberti

Frente a la plaza se alza la Torre dei Lamberti, de 84 metros, la torre más alta de Verona.  Tiene dos campanas, llamadas Marangona y Rengo. Se puede subir a lo más alto para tener una hermosa vista de Verona.

La casa de Julieta Cappelletti

 Y a pocos metros conoceremos el lugar más romántico de Verona, la Casa de Julieta, originalmente un palacio medieval, ahora convertido en museo. Aunque Julieta nunca existió, sí es cierto que en esta casa habitó una familia Cappelletti en el siglo XII.

Qué más ver en Verona

  • Via Mazzini: es la calle comercial más importante de Verona. Une la Piazza Bra con la Piazza delle Erbe.
  • El Palazzo Barbieri, un palacio de estilo neoclásico que es sede del Ayuntamiento de la ciudad.
  • El Palazzo de la Gran Guardia, cuya construcción comenzó en 1610 y finalizó en 1843. Actualmente se usa como centro de exposiciones y eventos.
  • Arche Scaligere: un imperdible de Verona. Se trata de un conjunto funerario monumental verdaderamente espectacular, de estilo gótico, que contiene las arcas funerarias de cinco señores della Scala.
  • Casas Mazzanti: con sus fachadas coloridas decoradas con escenas mitológicas, estos antiguos palacios son un icono de Verona.
  • Palacio Maffei: fue el primer palacio barroco de Verona. Su fachada es verdaderamente espectacular. Junto al palacio se alza la Torre del Gardello, construida en el siglo XII.
  • Basílica San Zeno Maggiore: es la iglesia más famosa de Verona, ya que aquí, según la novela de Shakespeare, se casaron Romeo y Julieta. Es de estilo románico y su fachada está decorada con bajorrelieves con escenas históricas y religiosas. En la cripta subterránea está el sepulcro de San Zenón.
  • Teatro romano: data del siglo I y es uno de los monumentos más importantes de Verona. Es sede del Museo Arqueológico de Verona y además allí se realiza anualmente el Festival de Shakespeare.
Vista panorámica de Verona

Cómo llegar: 

Trenitalia Frecce desde Milano Centrale a Verona Porta Nuova. Tarda alrededor de 1,5 horas.