Menorca

Menú

20 cosas que ver y hacer en Menorca

Ya te has entretenido con nuestro recorrido por los 10 imprescindibles de Menorca y vienes por más? (Si no lo has hecho, entonces ve que te esperamos, no hay apuro). Pues aquí nos tienes con esta lista de 20 cosas para ver y hacer en Menorca que te llevarán a sumergirte todavía un poco más en el encanto de la hermana menor de Mallorca.

En este apunte te contaremos cómo ponerle sal a las visitas imperdibles de la isla, cuáles son algunos de sus mejores lugares para comer y dónde están los mercadillos que no puedes dejar de visitar. Además, encontrarás también jugosos consejos y datos clave para moverte en la isla como un menorquí. ¿Qué más se puede pedir?

Después de leer estos puntos, solo te quedará pendiente visitar Menorca para tachar cada uno de ellos y volver a casa con los recuerdos de un viaje inolvidable. ¡Empecemos!

1. Disfrutar las maravillosas torres defensivas de la isla. La más famosa es sin duda la Torre Fornells, pero hay otras igualmente bellas, como la torre de San Nicolás en la Ciutadella. ¡No te las pierdas!

Fortaleza de San Nicolás, en Menorca

2. Darle la vuelta entera a Menorca en el Camí de Cavalls. Bueno, tal vez eso es mucho, pero sin duda debes hacer por lo menos un tramo del camino. ¿Cuál? A nosotros nos encanta el que va desde Addaia hasta Pou d’en Caldes, porque ofrece un popurrí de paisajes naturales de todo tipo. El trayecto es de poco más de 6 kilómetros, que pueden recorrerse en tres horas aproximadamente.

3. Visitar el monumento más antiguo de Europa. Se trata de la Naveta des Tudons, un edificio funerario que tiene alrededor de tres mil años de antigüedad. Está sorprendentemente bien conservado. Ah, los lunes la entrada es gratis ;)

4. Entrar en contacto pleno con la biodiversidad de Menorca en S’Albufera des Grau. El parque propone tres itinerarios distintos. Si eres amante de las aves, te recomendamos el de Santa Madrina, que bordea la ribera sudoeste de la albufera y tiene muchos miradores perfectos para la observación de aves. Por supuesto, ¡no olvides tu cámara!

5. Conocer el faro de Favàritx, en plena reserva S’Albufera des Grau. Es una imagen de ensueño. Y siguiendo el Camí Vell de Favaritx podrás llegar hasta Cala Presili y Cala Tortuga: el broche de oro para un paseo perfecto.

6. Ya que estamos hablando de calas, no dejes de conocer las famosas calas Macarella y Macarelleta. Están pegadas la una a la otra, se encuentran rodeadas de pinos y tienen un agua turquesa de película. ¿Un plus? Junto a Macarella hay un chiringuito súper completo que ofrece bebidas, comidas y duchas (sin restar encanto a la playa). 

7. Sentarte a tomar algo en algún bar del puerto de Ciutadella. Te recomendamos la pizzería Corallo. Tiene una ubicación ideal, con excelentes vistas al mar y buena atención. Especial si van con niños: tienen opciones infantiles muy divertidas. Los precios, razonables: pizza y bebida por 11 € aprox.

8. Recorrer el paseo marítimo de Binibeca Vell y terminar en el desembarcadero para ver las barcas meciéndose sobre las olas. No olvides tu cámara: seguramente querrás fotografiar las hermosas construcciones que lo rodean, con sus balcones de madera y sus techos blancos.

9. Recorrer la bahía de Fornells en kayak. Es una de las bahías más grandes de la isla, y como está protegida de los vientos puedes remar con facilidad. Puedes reservar tu kayak en línea y lanzarte a la aventura apenas llegues a Menorca. No dejes de hacerlo, ¡es una experiencia inolvidable!

Kayak en Menorca, una experiencia para disfrutar

10. Visitar los mercados y mercadillos artesanales. En verano los encuentras casi que en cada pueblo. Dos que funcionan durante todo el año son el de Ciutadella, en la Plaza del Borne, los viernes y sábados por la mañana; y el de Mahón, en la Plaza Esplanada, los martes y sábados por la mañana.

11. Comer en Es Molí des Racó, en Es Mercadal. Este restaurante ubicado en un antiguo molino restaurado es una auténtica belleza y un emblema de Menorca. Sirven comida mediterránea y el precio del menú es de 16,50 €. Conviene reservar porque se llena.

12. Conocer uno de los puertos naturales más bonitos del mundo en Mahón. Con 6 kilómetros de longitud es el segundo más grande de Europa y uno de los más grandes del mundo. ¡Prepárate para las fotos de postal!

13. Vivir una noche fuera de serie en la Cova d'en Xoroi. El lugar mola durante todo el día, pero es especialmente imperdible por la noche. ¿Imaginas un boliche dentro de una cueva de ensueño junto al mar en Menorca? No hay mucho para agregar. Solo una cosa: revisa online la agenda de la cova porque la programación incluye fiestas especiales.

14. Hacer un viaje retro-futurista recorriendo la Fortaleza de la Mola en bici o coche eléctrico. Así es, puedes moverte por la enorme fortaleza en vehículo para aprovechar el tiempo al máximo y poner una cuota de diversión al asunto. Los alquilas en la misma fortaleza y con ellos podrás recorrer la inmensa superficie de la fortaleza y aprovechar las vistas al mar de una manera muy entretenida.

15. Conocer la Menorca sumergida. Si eres submarinista, encontrarás preciosos arrecifes, pecios y cuevas donde bucear a tus anchas, como los arrecifes de la isla del Aire. Y si lo tuyo es el snorkel, llévalo siempre contigo mientras estés en la isla, porque encontrarás muchas oportunidades para usarlo. Incluso puedes combinarlo con una excursión en kayak por las costas de Fornells o un paseo en velero por la Reserva Marina del Norte. Dos experiencias inolvidables.

Snorkel en Menorca

16. Visitar el Santuario de la Virgen del Toro, en la cima del Monte Toro. Además de ver la hermosa Virgen de madera, que es orgullo de los menorquíes, aprovecha para sentarte en el pequeño bar con vistas panorámicas. Puedes tomarte solo un café o comer allí mismo. Tienen un buen menú por 13 € durante la semana y 17 € en fin de semana.

17. Y si de gastronomía se trata, no puedes irte de la isla sin haber probar la berenjena rellena, una de las delicias de la cocina menorquina. Te recomendamos pedirla en Fang i Aram, en Ciutadella. Es uno de los restaurantes vegetarianos más antiguos de Menorca y tiene mucha popularidad en la isla. Tanto la variedad de platos como la atención son formidables.

18. Conseguir unas auténticas abarcas menorquinas. El calzado típico de los campesinos locales es furor en toda España durante el verano. ¿Qué mejor oportunidad para conseguir unas que estando en la isla?

19. Encontrar el alojamiento ideal. Si es en la playa, mucho mejor. Así podrás aprovechar la naturaleza de la isla desde que te levantas hasta que te acuestas.

20. Disfrutar los atardeceres. Desde el mar desde los faros en la playa... hay 101 formas de vivir los atardeceres en la isla. ¡Encuentra tus favoritos y atesóralos!

Atardecer en Menorca

Viaja más, por menos dinero

Suscríbete a nuestra newsletter y recibe descuentos y ofertas personalizados.


6

tours en Menorca desde

Ver todos