Seguridad en Río de Janeiro

La ciudad de Río de Janeiro no es ni más ni menos peligrosa que cualquier otra gran ciudad.

A pesar de todo lo que se escucha habitualmente con respecto a las favelas y el narcotráfico, caminar por las calles de Ipanema, Leblon o Santa teresa no implica ningún peligro en sí mismo.

Como en todas las grandes ciudades, hay que cuidar las pertenencias personales, tratar de no andar por la calle con joyas costosas, ni hacer exhibición innecesaria de objetos valiosos. Si llevas cámara de video o fotos, llévala dentro de la mochila, y no colgada del cuello: el tirón existe como en todos lados.

Es recomendable no llevar demasiado dinero en efectivo encima, al salir, por seguridad. Si vas a la playa, lleva algo de efectivo para el gasto del día, y deja las tarjetas en el hotel.

Ten en cuenta que, en Carnaval, hay una increíble cantidad de gente en Río, y es el momento cuando ocurren la mayoría de los robos callejeros. Siempre sé precavido cuanto estés en lugares con mucha concentración de gente.

Obviamente, es desaconsejable andar a pie de noche por zonas alejadas, solitarias o desconocidas, o por las playas, aunque están muy bien iluminadas.

Por las noches es preferible tomar taxi privado que autobús.

Salvo excepciones (como Virdigal o Vila Canoas), las favelas no deben ser visitadas por propia cuenta, sino en tour.

Todas las zonas turísticas son bastante seguras y hay mucho control policial en todas ellas.

Teléfonos útiles:

Ambulancia 192

Bomberos: 193

Defensa Civil: 199

Policía federal: 194

Policía Militar: 190

Centro Integrado de Atendimento ao Turista 2541-7522 / 2542-8004 / 2542-8080