Qué visitar en Oporto: 10 lugares imprescindibles

Una ciudad romántica a orillas del Duero, gobernada por el encanto de la música de fado, sus puentes y exquisitos vinos: así es Oporto. Si quieres pasar unos días de paz y tranquilidad conociendo edificios recubiertos de mosaicos, tomando una copa de vino a la vera del río y disfrutando del sencillo placer de ver la gente pasar, Oporto es el destino perfecto para ti.

Aquí te presentamos sus lugares más destacados, para que tengas un norte hacia donde apuntar tus pasos en el libre callejeo que es el verdadero imprescindible de la ciudad. Visítalos y te abrirán las puertas al Oporto más auténtico y genuino.

Y si después quieres seguir agregando cosas para ver y hacer en la ciudad, no te pierdas nuestro post, donde te presentamos 30 de los mejores planes en Oporto. ¡Vamos!

1. La Ribeira

El paseo por la Ribeira es una de esas cosas que simplemente no puedes perderte en tu visita a Oporto. Junto con el mercado del Bolhao, es uno de los mejores lugares para tomarle el pulso a la ciudad.

La ribera del Duero, en la zona que va desde el puente Don Luis I al puente de la Arrábida, es uno de los sectores más animados de Oporto. Allí tienes no solo bonitas y coloridas fachadas para admirar, sino también un sinfín de bares y restaurantes entre los que elegir y donde disfrutar de la gastronomía lusa. (Este tour, por ejemplo, te lleva a conocer Oporto al completo y a comer en un excelente restaurante con vistas al Duero).

Viajeros y locales se dan cita por igual en este paseo y comparten el placer de disfrutar las hermosas vistas del Duero al atardecer y las luces de las bodegas iluminadas de Vila Nova de Gaia cuando cae la noche. Lo que nos lleva a nuestro siguiente imprescindible…

La Ribeira - Oporto

2. Torre de los Clérigos

La Torre de los Clérigos se ha vuelto un símbolo indiscutido de la ciudad. Tal vez sea por su omnipresencia: es difícil encontrar un punto de la ciudad desde el que la torre no sea visible, y el repicar de sus 49 campanas se oye a kilómetros de distancia. O tal vez deba su fama a su imponente arquitectura o su interesante historia. Como ves, la Torre de los Clérigos tiene mucho con lo que enamorar.

Otro de sus encantos son las fabulosas vistas que ofrece de Oporto desde las alturas. Después de subir sus más de 200 escalones tienes una increíble panorámica de la ciudad, con el Duero y Vila Nova de Gaia a la distancia. El desafío puede parecer grande, pero la recompensa lo paga con creces. Si tienes la oportunidad de hacer el ascenso, no lo dudes.

¿Sabías qué?

La torre de la iglesia tiene 76 metros de alto y está ubicada en una de las zonas más elevadas de la ciudad, por lo que durante mucho tiempo fue tomada como punto de referencia por los marineros que surcaban el Duero.

Si te estás preguntando cómo llegar a este y otros imprescindibles de esta lista, el autobús hop on-hop off te lleva hasta muchos de ellos de la manera más sencilla.

Torre de los Clérigos - Oporto

3. Bodegas de Vila Nova de Gaia

Técnicamente no es parte de la ciudad de Oporto, pero al estar tan cerca (solo tienes que cruzar un puente), Vila Nova de Gaia se ha convertido en un imprescindible cuando visitas la capital del Norte.

Vila Nova de Gaia es sinónimo de buen beber, y lo fundamental para hacer cuando la visitas, es conocer alguna de sus famosas bodegas. Pero la experiencia es fabulosa no solo por los vinos, sino también por la belleza de esta ciudad con callejuelas de piedra que ascienden desde el Duero. Todo el paseo por Vila Nova de Gaia, sembrada de casitas con techos de tejas rojas, es sumamente romántico.

Si eres amante del vino no hace falta que agreguemos mucho más sobre la visita. El vino portugués más famoso se produce en el valle del Duero y se almacena en las bodegas de esta ciudad. Al visitar Vila Nova de Gaia puedes conocer algunas de las mejores bodegas de la región y hacer una cata de sus productos.

Ahora bien, si no eres aficionado al vino, déjanos decirte que el paseo vale igualmente la pena. Piensa que te sumergirás de lleno en una parte esencial de la cultura de la región, que tiene una larga historia y tradición tanto en la Vila como en Oporto. ¡No te la pierdas!

Bodegas de Vila Nova de Gaia - Oporto

4. Catedral de la Sé

El templo más importante de Oporto te robará el corazón con su dura apariencia de fortaleza militar. No hay sutilezas ni delicadezas en su fachada, sino la imponente elegancia de la piedra y las líneas geométricas.

Por dentro la sensación sigue siendo de robustez, con altos techos abovedados y una decoración sobria y austera. Tal vez lo que más llame tu atención cuando la visites sea el claustro, que sí está profusamente decorado con azulejos del siglo XIV que relatan escenas religiosas. Desde el claustro puedes acceder también a la Casa o Cabildo, donde se encuentran expuestos varios tesoros religiosos.

La visita a la catedral de la Sé también vale la pena por sus excelentes vistas. Al estar ubicada en la parte alta de la ciudad, desde su explanada puedes ver Oporto a tus pies, con el Duero y Vila Nova de Gaia detrás.

¿Sabías qué?

Muy cerca de la catedral comienza la Rúa das Flores, donde encuentras la bonita iglesia de la Misericordia y más edificios con deliciosos balcones decorados con mosaicos. No te la pierdas.

Catedral de la Sé - Oporto

5. Estación de San Bento

Llegar a Oporto en tren es una experiencia magnífica. No solo por la comodidad y practicidad de este medio de transporte, sino porque cuando llegas tienes un recibimiento inmejorable: la estación de San Bento. Construida a principios del siglo XX, la estación tiene los más increíbles murales de azulejos que puedas soñar. Además, sus altísimos techos y las grandes arcadas de sus puertas le dan un estilo elegante y refinado.

Los azulejos relatan distintos hitos en la historia de Portugal y muestran escenas típicas de su vida en otros tiempos: la agricultura, la religión y las batallas están todas representadas en los azulejos.

Si no se te presenta la ocasión de usar el tren en tu visita a Oporto, no dudes en dedicarle una visita especial a la estación de San Bento. No te arrepentirás. Y si quieres sacarle todo el jugo al paseo, considera hacerlo junto a un guía experto que te descubra todos sus secretos.

Estación de San Bento - Oporto

6. Librería Lello e Irmão

La librería Lello e Irmão es uno de los lugares más famosos de Oporto, y, para muchos, una de las librerías más bonitas del mundo. Su valor histórico y artístico es innegable.

Lo primero que querrás hacer al visitarla es fotografiar su increíble fachada, adornada con las figuras del Arte y la Ciencia. No podrás evitar preguntarte si el interior estará a la altura de tamaña belleza. ¡Y lo está! Es más, el interior es aún más bonito que el exterior, si cabe. La increíble escalera que lleva al piso superior y la decoración de los techos te dejarán boquiabierto. Más que de una librería, parece tratarse de un teatro lírico o un palacio.

La entrada tiene un costo pero se deducirá de tu compra si te tientas con algo. No será difícil que suceda, si eres aficionado a la lectura (y dominas el portugués). No solo la arquitectura del lugar es excelente: sus títulos también.

Puedes visitar la librería como parte de un recorrido por lo mejor de Oporto en este tour y aprovechar la cata de vinos que viene incluida.

Librería Lello e Irmão - Oporto

7. Rua de Santa Catarina

Pasear por la calle principal de una ciudad es muchas veces una experiencia imperdible. Y este es justamente el caso con la Rua de Santa Catarina. Repleta de tiendas, bares y restaurantes, rezuma vida y ambiente durante todo el día. La calle es peatonal, y ya sea que quieras ir de compras en Oporto o ver su costado más cosmopolita, este es el lugar adecuado para visitar.

Muchos lugares famosos de Oporto se encuentran en esta calle; entre ellos, la impactante Capilla de las Almas o el elegante Café Majestic. Inaugurado en 1921 y centro de reunión para artistas de intelectuales, el café Majestic es también un imprescindible a la hora de sumergirse en la historia y la cultura de la ciudad.

Rua de Santa Catarina - Oporto

8. Mercado do Bolhao

El mercado do Bolhao reúne, en un antiguo edificio de principios de siglo XIX, puestos de alimentos frescos, flores y artesanías. Es uno de los lugares más auténticos de Portugal, y si quieres conocer el ritmo de su gente, no puedes perdértelo.

En una visita al mercado do Bolhao te sumerges en un caleidoscopio de colores, sabores y aromas sin igual.

El mercado original se encuentra en reformas hasta 2020, pero todavía puedes visitar el provisional, en el que vibra el mismo ambiente genuino. No te pierdas los zumos naturales y los vasos con fruta fresca. También puedes aprovechar para comprar aquí tus recuerdos y surtirte de provisiones para el viaje: pan, vino, quesos, conservas… ¡Hallarás de todo! La ubicación provisional es junto al centro comercial La Vie Porto Baixa, a doscientos metros del mercado original.

Mercado do Bolhao - Oporto

9. Puentes

Al llegar a Oporto pronto descubrirás que sus puentes son parte esencial de su encanto. Hay seis puentes que cruzan el Duero y unen Oporto con Vila Nova de Gaia:

  • Ponte Luis I.
  • Ponte Maria Pia.
  • Ponte Sao Joao.
  • Ponte de Arrabida.
  • Ponte Freixo.
  • Ponte do Infante Dom Henrique.

Cada uno de ellos tiene un aura especial. La mejor manera de disfrutarlos es con un crucero que te acerque a ellos desde el agua. Hay pocas cosas más románticas que pasar debajo de estos puentes mientras disfrutas de un paseo por el agua y te deleitas con las vistas de ambas orillas del Duero.

Puentes de Oporto

Puedes reservar un tour por Oporto que incluye un crucero por los puentes y una visita a una bodega con cata de vinos incluida. ¡La mejor síntesis que encontrarás de la experiencia Oporto!

10. Capela das Almas

En Oporto hay muchas iglesias, y callejeando por la ciudad sin duda llegarás a ver muchas muy bonitas. Entre ellas, la Capilla de las Almas destaca por los espléndidos azulejos azul y banco que la cubren del piso al techo. Pocas cosas son tan típicas de Oporto como esos azulejos. Y la Iglesia Capilla das Almas está cubierta por nada menos que 16.000 de ellos.

Su porte no es majestuoso, sino más bien humilde, y en esa humildad reside su encanto. Además del recubrimiento de su exterior, la capilla tiene un bonito campanario y una hermosa puerta de entrada. Vale la pena detenerse a admirar sus detalles. Pero sin duda lo que se roba el corazón de los visitantes son las imágenes de San Francisco de Asís y Santa Catalina, a quienes está dedicado el templo.

¿Sabías qué?

Oporto es conocida mundialmente por los preciosos azulejos que adornan las fachadas de sus casas, iglesias y otros edificios. Si te entusiasma la idea de conocer otros, no te pierdas los de la Caja General de Depósitos de Oporto, la iglesia del Carmen y la de San Ildefonso.

Capela das Almas - Oporto