Fátima

A menos de 200 kilómetros al sur de Oporto se encuentra el Santuario de Fátima, uno de los centros de peregrinación más importantes de la cristiandad. Miles de devotos de la Virgen María llegan hasta allí cada año.

Aunque se puede llegar por carretera, muchos eligen hacerlo a pie por los Caminos de Fátima, que unen el Santuario con distintas ciudades del país. El llamado Camino del Norte, de unos 260 kilómetros, pasa por Oporto y Coimbra.

Un poco de historia

La historia de Fátima comenzó en 1915, cuando Nuestra Señora del Rosario se apareció por primera vez a tres pequeños pastores en la cima del Monte do Cabeço.

Durante 1916 hubo tres apariciones de un ángel, dos en Loca do Cabeço y una en la casa de Lucía, una de los tres videntes. Entre 1917 y 1921 la Virgen volvió a aparecer en siete ocasiones, seis veces en Cova da Iria y una en Valinhos.

Según relataron los niños, la Virgen pidió que se construyera una capilla en el mismo lugar de las apariciones.

Capillas del Santuario

El Santuario está compuesto por varias iglesias y capillas.

La principal es la Capilla de las Apariciones, construida en el mismo lugar donde ocurrieron cinco de las visitas de la Virgen. Un pedestal indica el lugar donde estaba la encina sobre la que se vio la imagen de la Virgen del Rosario.

La Basílica de Nuestra Señora del Rosario de Fátima fue erigida en el lugar donde los pastores vieron caer un relámpago, en mayo de 1917. Fue construida en 1928 y es verdaderamente imponente. Tiene una torre de 65 metros de alto rematada por una corona y una cruz, y un carillón de 62 campanas. En la fachada hay estatuas de ángeles, la Santísima Trinidad y el Inmaculado Corazón de María. En el interior hay 14 altares con bajorrelieves que representan los misterios del rosario. Dentro de la Basílica están sepultados los tres pastores, fallecidos en 1919 (Francisco Marto), 1920 (Jacinta Marto) y 2005 (Lucía de los Santos).

La Basílica de la Santísima Trinidad fue consagrada en 2007. Su construcción se decidió debido a que la Basílica de Nuestra Señora del Rosario ya no tenía capacidad suficiente para la cantidad de peregrinos que visitan el Santuario. Es la cuarta iglesia cristiana más grande del mundo.

Entre ambas basílicas se extiende una explanada llamada Recinto de Oración.

La Columnata es un impresionante conjunto arquitectónico que une la Basílica con los edificios anexos. Tiene 200 columnas, 14 altares (las 14 estaciones del Via Crucis) y 17 estatuas de santos.

Monumentos del Santuario

En Loca do Cabeço, un monumento que representa a un ángel hablando a tres niños señala el lugar donde apareció en dos ocasiones el Ángel de la Paz.

Otra escultura similar se levanta en Pozo de Arneiro, en la que fuera la casa de Lucía de Jesús de los Santos y donde apareció por segunda vez el ángel.  

Finalmente, en Valinhos se alza un nicho con una imagen de la Virgen, en conmemoración de su cuarta aparición, en 1917.

Visita Fátima

Para conocer los lugares destacados del Santuario y la historia de las apariciones de la Virgen, te recomendamos una excursión de un día con guía en español. Te recogerán del hotel con un minibús para llevarte a este bello destino, donde, además de disfrutar del entorno con el guía y en solitario, irás a un restaurante para degustar un almuerzo tradicional

Santuario de Fátima

Cómo llegar: 

Autobús Rede Expressos: tiene más de 20 salidas diarias desde la Terminal de Sete Rios hacia Fátima, entre las 6 de la mañana y las 5 y media de la tarde. Tarda entre 2 horas y 2 horas y media y el billete cuesta entre 17,50€.

El tren no es conveniente porque la estación Fátima/Chão de Maçãs está a 23 kilómetros del Santuario y hay que tomar un taxi para llegar. Además tarda casi lo mismo y cuesta lo mismo que el autobús.